16 jul. 2010

Los cafés del Meliá


Acabamos de cerrar la primera temporada de los Cafés del Meliá, la tertulia vivencial en la que diseccionamos los entresijos de Benidorm… y otras cuestiones varias más. A falta de que Benidorm defina su modelo de ciudad, que lleva unos cuantos años de retraso (las dimensiones descolocan ya), nosotros intentamos saber de dónde venimos y adónde vamos. Hasta el 2000, Benidorm sabía lo que quería; desde 2002... ¿quién sabe dónde?

En esta primera temporada de tertulias por la sala G del Meliá de Benidorm han pasado emblemas como Johan Galtung y Mario Gaviria, y por dos veces; profesores, como Francisco Amillo; doctores, como Juan Ángel Ferrer; alcaldes, como Agustín Navarro; ex alcaldes, como Manuel Catalán y Rafael Ferrer Meliá; concejales, como Toni Pérez, Manuel Cabezuelos y José Bañuls; directoras del Patronato de Turismo de la Costa Blanca, como Gema Amor; expertos en agua, como Francisco De Santiago; expertos en Turismo, como Josep Ivars, gentes que viven Benidorm… Vamos, que han pasado ciento y la madre y hemos tocado todos los palos. Me dejo a muchísimos, pero es que ha habido más nivel y personajes que memoria de alcance tengo esta tarde; hemos sumado el cava de despedida al negro café. Yo me he dejado a muchos sin nombrar, pero nos hemos dejado a muchos más por cafetear, pero por San Miguel volvemos.

Cada tarde de viernes hemos vivido una aventura apasionante pues a bordo de la tertulia está la Historia viva de Benidorm (Portolés, Monge, Pérez Martorell, Rafael Navarro, Roc Gregori, José Soriano El Cardenal…) y desde 1950 para acá se lo saben todo: es más, lo han hecho ellos, se lo saben. Son los protagonistas. No sé… José Mª Díez, Cecilio González, Juan José Campus, Maesba, el cónsul Nielssen, Alex Rodríguez, Monte Gascó, Reyes, María José… que también hay damas a bordo. Hasta Manolo Escobar, cuando está por Benidorm, se suma a la tertulia. Desde la vieja almadraba al primer Festival de la Canción; desde el cine Ronda de los años 40 a los Colci; desde las salas de fiesta a pie de playa la más reciente discoteca; anécdotas y anécdotas de Pedro Zaragoza y otros benidormers ilustres; alguna burrá y mucho coraje para crear este pueblo desde la nada. Deberíamos haber tomado nota de todo (yo tengo sueltos; uno no puede estar todos viernes a toque de corneta) y publicado un libro: hemos arreglado, viernes a viernes, la escena urbana, las playas, las EDAR, la cultura, las fiestas, el urbanismo y el turismo. El problema es que nadie nos hace caso, pero ¡cómo nos lo pasamos! Los munícipes que por aquí han pasado han tomado buena nota de todo, pero…

En fin: quien más y quien menos, ha sido monaguillo antes que fraile. Y si por nosotros fuera esto funcionaría mejor; no les queda duda.

Mi, nuestro, agradecimiento a Antonio Escobar, director del Meliá de Benidorm, que cada tarde de viernes nos acoge… y va a ser reincidente

No hay comentarios:

Publicar un comentario