21 nov. 2010

De Bendiorm y la OMT/UNWTO

Me marchaba “preocupado” con lo de ser, Benidorm, miembro de la OMT -Consejo de Destinos- como (¡ja, ja, ja!) “primer Ayuntamiento” y señalando para lo que, a mi entender, servía eso de ser miembro de la OMT/UNWTO.

Con mi candente preocupación a cuestas era yo consciente de no iba a poder disfrutar de mi -disculpen por la inmodestia- merecido ocio galés. Así es que, tiré de amigos en Madrid para saber quién era el sub-sub del vice-vice al que dirigirme para endilgarle la cuestión y que aliviara mi pesar en dos frentes: en lo del “primer ayuntamiento”, sabiendo que al menos el de Calpe era ya pagano de la membresía en los últimos 14 años, y “¿qué podría representar -y repercutir- tamaña gesta a Benidorm?”.

Total, que el mismo viernes 12 me dirijo a Kate Holmes (Prensa UNWTO) como periodista (con todos mis avíos colegiales) y le pregunto por el papel de Benidorm en el Comité de Destinos, por la repercusión de pertenecer a ese comité y por si conocían en la OMT el papel del IUITT y del INVAT.TUR. Y, para recochineo, le dejo caer la guinda: ¿Será Benidorm, como ha dicho su alcalde, un fenómeno a estudiar por la OMT?

Luego, uno sabe que su pregunta llegó a Rok Klancnick y a Márcio Favilla Lucca de Paula (director ejecutivo de Relaciones Exteriores) e incluso más arriba, pero la respuesta es que no tiene desperdicio: que BND sea “miembro afiliado” demuestra el interés del destino por “demostrar un claro compromiso con el turismo sostenible, ético, y socialmente responsable, que contribuya al desarrollo económico y social de esta actividad en el mundo”, por “unirse y estar conectados globalmente a la gran red de organizaciones no gubernamentales del turismo mundial, compartiendo conocimiento, innovación y buenas prácticas” y por “aprovechar tanto las referencias y la actividad de la OMT, como la experiencia y conocimiento de sus Miembros Afiliados, para orientar las políticas de organizaciones, empresas y entidades a la mejora de sus productos y al incremento de sus niveles de competitividad”. Esto lo debí estudiar yo en una asignatura que debió llamarse “Filosofía del Turismo”, famosa por que todos hacíamos pellas en ese lapsus de tiempo académico.

Me responde Javier Blanco, director de Miembros Afiliados de la OMT, al que agradezco la diligencia, y me lo deja claro: “Las repercusiones de esta afiliación se verán con el transcurso del tiempo”. Cierto Javier, y sin desmerecer me cuestiono el concepto “tiempo”.

Blanco es optimista ante la incorporación benidormera: “le manifiesto nuestra enorme satisfacción por contar entre nosotros con un destino turístico de referencia mundial. Estoy convencido de que se establecerá un marco fructífero de colaboración de interés para ambas organizaciones”.

Y la pregunta clave (que les recuerdo): ¿Será BND, como ha dicho su alcalde, un fenómeno a estudiar por la OMT? Y la lógica (al menos para mí) y esperada respuesta: “Comprenderá que no entremos en valoraciones sobre presuntas declaraciones que no conocemos y que, en cualquier caso, respetamos”. No solamente lo comprendo, sino que lo aplaudo.

Y el colmo, para hacérnoslo mirar. Sobre el Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas de la Universidad de Alicante y sobre el INVAT.TUR de la Generalitat: “tampoco tenemos opinión cercana sobre las respetables entidades a las que usted se refiere en su correo”. Tremendo. Ni una palabra más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario