5 dic. 2010

422 expedientes son pocos

442 expedientes, así por las buenas, me parecen pocos. Lo de los controladores ha sido demencial. Lo que le pase es poco. La foto de uno ellos haciendo la “V” de la victoria al incorporarse al trabajo le delata del mismo modo que delata a “El País” echar la culpa de lo que ha pasado al PP y no a “Islero”, el toro que mató a Manolote. Los controladores se merecen una acción ejemplar sobre el colectivo y el gobierno una reprimenda de tomo y lomo por su nefasta gestión del proceso y la hiper-mega actuación teatral una vez producido. Desde luego, no debe quedar libre de culpa el famoso sindicato de controladores: los “mandos” reclamaban la vuelta al estado operativo y los sindicalistas dorados pasaban de la llamada de sus jefes sindicales. En fin, que hemos dado al mundo la viva imagen de la realidad bananera de este país.

Los paganos han/hemos sido los de siempre; los sufridos contribuyentes, ciudadanos de pro, que haciendo de tripas corazón, se daban un voltio turístico por donde fuera tratando de huir de la realidad que día a día les va devorando por dentro.

Esto debería servir a los padres de la patria para poner coto al derecho de huelga y regularlo; unos por otros. Esto debería servir para que los controladores se tuvieran que pagar protección desde sus casas al trabajo; con lo que ganan no habría problema y tendríamos algunos parados menos. Esto debería servir para que el sector turístico, que es lo que me afecta un poco, clamara contra la prepotencia de estos millonarios de guante blanco; que lo son, por mucha responsabilidad que puedan llegar a tener cuando, de vez en cuando, ponemos nuestras vidas en sus manos. Esto debería servir para que Juan Español se diera por fin cuenta de en manos de qué políticos estamos. Los controladores son malos, mala sombra, malos de verdad; pero es que el gobierno es como una espina que sólo sabe pinchar, ¡y más malo que la quina!

Benidorm ha estado recibiendo todo el sábado, y buena parte de la mañana de hoy domingo, infinidad de vehículos de gentes que han optado por Benidorm. La dominical comenzó oscura y fría, pero desde las 10 ha venido mejorando con solazo de mediodía y ganas de volver a la manga corta. Benidorm ha estado parcialmente ajeno al cotarro, pero no es de recibo. Turismo es Turismo y en ello estamos todos.

Y en todo este proceso, me ha llamado profunda y satisfactoriamente la atención la acción de la Asociación Alicantina de Periodistas y Escritores de Turismo (AAPET) que preside Alberto Urbiola. Ayer se reunieron de urgencia, en el Hotel Marina, de Benidorm, para valorar la situación y emitieron este comunicado:

1. Manifestar nuestro rechazo total a la situación de caos en el trasporte aéreo español afectando los viajes y vacaciones de más de 600.000 personas.
2. Sin prejuzgar los motivos y razones de las discrepancias laborales entre el colectivo de controladores aéreos y sus empleadores, el Gobierno de España, exigimos a ambas partes la vuelta inmediata a la normalidad y a dirimir sus diferencias en una mesa de negociación laboral o, en su caso, en los tribunales de justicia.
3. Corresponde al Gobierno de España tomar las medidas preventivas necesarias para garantizar que ningún colectivo pueda llegar a crear un conflicto como el presente, máxime cuando ya han existido precedentes en los últimos meses.
4. El sujeto activo de la actividad turística son los turistas, es decir, personas. España es la tercera potencia mundial en recepción turística, representando este sector el 12 % del P.I.B. nacional, el de mayor peso del país.
5. Las consecuencias de la actual situación aeroportuaria van a ser, sin duda, muy dañinas y multimillonarias para la imagen y marca turística de España. Las importantes inversiones económicas públicas y privadas realizadas recientemente en promoción turística de nuestros destinos en Europa y resto el mundo se han tirado por la borda ante las noticias de este caos ocupando las portadas de todos los medios de comunicación.
6. La AAPET apoya y se solidariza con todos los agentes del sector turístico español y particularmente con los alicantinos, donde también es la primera industria provincial, exige las inmediatas soluciones del Gobierno de España, porque es su responsabilidad y es quien puede y debe hacerlo, garantizando que esta situación, que no debería haber pasado nunca, tampoco volverá a pasar en el futuro.
7. La AAPET entiende y aboga por ello, que además de compensar las pérdidas económicas cuantificables que el sector privado deberá abonar a los turistas, se hace imprescindible la ejecución de una campaña de Marketing y Comunicación que permita reposicionar la marca turística de España en los mercados emisores internacionales.


¡Chapeau, Alberto! Pocas reacciones tan diligentes y certeras se produjeron ayer sobre la vieja piel de toro. Lástima que no todos los medios que la han recibido han sabido darle el sitio que merece. La Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo, FEPET, aún ni ha dicho ni “mú”. Y así, muchos… que estaban de puente.

Lo dicho, 422 expedientes son pocos. Y las preguntas claves son: ¿en qué van a quedar esos expedientes?, y ¿por qué no son 2005 los expedientes? Leo por ahí (El País) que el número de controladores aéreos en España es de 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada