2 dic. 2010

Buscándole color a la marcha...

Un negro, con un sapo verde en la cabeza, pide cita a un doctor y cuando llega a la consulta le pregunta el galeno: ¿Qué le pasa? Y el sapo contesta: ¡que me ha salido un negro en los cojones!

Pues así estamos con Marruecos; y como un sapo verde nos ven los alauitas.

Pues no que varias organizaciones juveniles marroquíes han convocado una nueva marcha contra España.

La marcha de Casablanca, contra el PP, se quedó en la ciudad, aunque la encabezó Abás El Fasi, que hace de primer ministro de Mohamed VI, y contó con la participación hasta de ¡¡organizaciones de Derechos Humanos!! (¿?).

Ya con esta que están montando, alguien debería pedir alguna explicación.

Pero la cosa va a más. El domingo, como digo, en Rabat se pone en marcha otra, en plan marcha -¡marcha, marcha, queremos marcha!-, que se dirigirá a Ceuta… para ¡¡reclamar la soberanía de Ceuta y Melilla!!, territorios “ocupados”, según la nota de prensa de la agencia oficial MAP… lo que evidencia que cuenta con el apoyo de las autoridades por mucha organización juvenil que figure en la mencheta organizativa.

Para recochineo, ayer en el Parlamento Europeo, el jefe de la diplomacia de Rabat, con un par, señaló que el desmantelamiento del campamento fue “pacífico”… y no se rasgaron las cortinas del templo porque no las habían puesto. Lo de echar las culpas a España estaba en el sueldo. Nadie puso ni un video; ni marroquí ni saharaui.

La cosa va a más.

Lo que ha publicado esta mañana El Confidencial Digital merece más atención que el “Sálvame De Luxe” de Assange: “Majestad, Usted no se meta en este asunto”, dicen que le dijo Mohamed VI a Don Juan Carlos, cuando a instancias del Gobierno ZP llamó por teléfono al “primo” marroquí, para hacer el “primo”. Y a esto se unen las advertencias, ya recibidas por Rubalcaba, en boca de la plana política del sultancito, siendo la más grave la de: “Si tomáis partido, ateneos a las consecuencias; tengo a mi favor Ceuta y Melilla”… y en eso estamos, con que nos ha salido un negro en los cojones.

Un negro cojonero que no es miembro de la Unidad Africana desde que éstos admitieron a los chicos del Sahara, como RASD, y que sigue defendiendo que El Poniente -y no me refiero al almeriense-, Al Magrib, es “tierra de Dios” y es donde ellos se ubican.

El caso es que hasta 1905 Marruecos importaba un bledo al mundo entero. Pero los alemanes, siempre pinchándose con los franceses, dieron por saco y se montó la Conferencia de Algeciras en la que los ingleses apoyaron a los franceses que se cocinaron el proceso y nos metieron de marmitones, aunque el emplasto –atascaburras, como lo definió algún cocinillas de entonces- se llamara Protectorado español de Marruecos, de infausta memoria -que todo hay que decirlo- por lo de Abd El Krim, Alhucemas y el episodio negro de la Guerra del Rif… que tuvo hasta su guerra química. Un rollo, éste, que Marruecos sigue recordando en sus escuelas… haciendo amigos juveniles que luego “te organizan” marchas.

Por cierto, si quieren conocer de primera mano las claves del Sahara no pueden perderse "Huracán sobre el Sahara" (Editorial Base, 18 €) de mi buen amigo Pablo Dalmases (Pablo-Ignacio de Dalmases), por aquellos días director de RNE in situ. Ha tardado 35 años en contarlo, pero merece la pena. Las claves del problema afloran ahora. Gracias Pablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada