22 dic. 2010

De 1951 a 2010... poco ha cambiado el Turismo

En 1951 se creó el Ministerio de Información y Turismo; en 1950 ya habíamos recibido 750.000 turistas y urgía ordenar el sector. El Gobierno asumió la función promotora del turismo: propaganda exterior, estímulo de la actividad empresarial y concienciación de la sociedad sobre la importancia del Turismo. La Dirección General de Turismo se encargaría de ello hasta 1962.

En 1953 llegaría el Plan Nacional de Turismo que puso en marcha los objetivos básicos:

·         facilitar los trámites de fronteras,
·         ordenar la oferta turística existente,
·         aumentar la capacidad de alojamiento (especialmente en la Red de Alojamientos propiedad del Estado),
·         aumentar la cantidad destinada a propaganda en el exterior,
·         montar una Escuela Superior de Hostelería,
·         regular el camping y
·         crear un instrumento específico de planificación: las zonas de interés turístico.

En 1962 el Banco Mundial (que entonces se llamaba Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento) aprueba el Informe sobre la Economía española donde el Turismo tiene ya un fortísimo peso específico como factor de desarrollo económico. En los tres Planes de Desarrollo que se pondrán en marcha [I (1964-7), II (1968-71) y III (1972-5)] el Turismo será el protagonista.

Ya en 1962 se crea la Subsecretaría de Turismo (y de inmediato dos Direcciones Generales, el Instituto de Estudios Turísticos, la Escuela Oficial de Turismo), y se impulsa la prestación de servicios turísticos por el Estado. Llegará así la Ley y Reglamento de Centros y Zonas de Interés Turístico Nacional, la EXPOTUR, el programa “Conozca Ud. España”, la 1ª Asamblea Nacional del Turismo (1964), los Premios al Turismo, una docena de organismos intermedios, dos docenas de provinciales y tres de locales, y -atención- las Asambleas Hispano-Luso-Americano-Filipinas de Turismo, una genialidad de la época que, naturalmente, no sirvió para nada.

Y, faltaría más: “arrancá de caballo y pará de burra”. Se acabó lo que se daba en 1964. Había foros y mecanismos de desarrollo turístico.

Hasta 1973 no se repara en lo que se había creado una década antes y, entonces, se echa mano de los análisis (Informe del 3er Plan de Desarrollo): “El turismo español tiene de una excesiva concentración geográfica, estacional, emisora y en el sol-y-playa”:

·         Concentración geográfica en el litoral mediterráneo y en el archipiélago balear, con el problema consecuente de la congestión, en algunos casos de esas zonas.
·         Concentración temporal o estacionalidad, con el problema derivado de la infrautilización de la capacidad de alojamientos turísticos fuera de temporada.
·         Concentración de procedencias del turista, con la consecuencia de una escasa diversificación del riesgo de cambios de coyuntura económica en los países de origen, y
·         Concentración de motivaciones, especialmente en sol y la playa, lo que motiva una excesiva especialización de la oferta turística.

Les suenan estas cuestiones; pues son de 1973.

Y tras este informe se inició la “fase de modernización del Turismo en España” (1974-1982) que arranca  con la 2ª Asamblea Nacional del Turismo (diciembre de 1975) que en su retahíla de conclusiones encontramos:

1.- …
2.- …
3.- Llevar a cabo una política turística (hasta entonces, ¿qué se llevaba?)
4.- Crear un Ministerio de Turismo (lo mismito que se plantea ahora)
5.- …
6.- Definir el Municipio Turístico (¡cielos!, ya se empeñaban en ello)
7.- Encontrar las fórmulas de financiación que necesitan las Haciendas de los municipios turísticos (¿están, como las llaves, en el fondo del mar?)
8.- …
9.- …
10.- Estimular las Mancomunidades Turísticas y crear nuevas (¡Vaya, hombre!, resulta que Don Pedro tenía razón)
11.- Incentivar el estudio y la investigación turística (en ello estamos… aún)
12.- …
13.-…
14.- …
15.- …
16.- …
17.- …
18.- Fomentar la enseñanza profesional (… y así nos va)
19.- …
y 20.- …

¿Les suenan estas conclusiones?

Como guindas les diré que en 1975 en Ministerio de Información y Turismo contrató al equipo de Mario Gaviria para que averiguara ¿qué -coño- son los TTOO? y que el Ministerio, y lo digo por la Fundación esa que el alcalde anuncia y HOSBEC anima, ofreció 10 millones de pelas al CIT siempre que éste aportara otros 10 millones y que el conjunto se dedicara a promoción. Nunca llegó ese dinero: había que poner otros 10 millones… y poner es un verbo de muy irregular conjugación por aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario