31 dic. 2010

Feliz 2011... o algo así.

2010 está a punto de entregar la cuchara… y a otro casa, mariposa.

La verdad es que ha sido un año zaíno. Pero ya se va; aunque nos deja un estertor que no veas: no nos han querido comprar ni la deuda de las eléctricas que venía avalada por el Gobierno. Esto huele mal, muy mal.

Y para colmo el PP está en plan bonachón-bonancible, lo que trasluce, a mi entender, que 2011 no será el año de la recuperación y aquí nadie se atreve a decir nada más “Virgencita que me quede como estoy”. Alguno se pregunta hoy hasta dónde vamos a llegar; la cosa roza ya lo social.
Bueno, pues ante esto y como la realidad es tozuda, ahí van mis mejores deseos: ¡¡que 2011 no sea otro año perdido!!

Y van… 


No hay comentarios:

Publicar un comentario