29 dic. 2010

Manual de Pedos

Debe ser que uno no está ya en edad de aguinaldos y la gente se estruja la sesera para llegarle al corazón con detallitos nimios, pero eficaces, aunque confundan el culo con las témporas (confundir el culo con las partes nobles de la cabeza, junto al hueso temporal). Este año, el tradicional libro que me llega desde el Reino Unido lleva por título “Farts; a spotter’s guide”; algo así como “Pedos; guía del seguidor”. El autor se llama Crai S. Bower; vive en Seatle (Washington, USA) y escribe cosas como esta que le dan de comer y le permiten vivir bastante bien. Hay tipos que nacen con estrella.



El libro se centra en 10 tipos de pedos y viene acompañado de un reproductor de sonidos que iguala, sin pudor, cada una de las características de cada uno de ellos, al tiempo que el texto detalla los escenarios en que son detectados, los personajes propensos, la cuestión sonora, la posibilidad fétida, los efectos instantáneos sobre los protagonistas, la distribución de sus “daños colaterales” y la descripción pormenorizada del proceso. Es de agradecer que sólo sea audiovisual y no organoléptica esta guía.

En su introducción, el autor se retrotrae hasta Aristóteles, el primer naturalista del mundo que mentó esta cuestión de la condición humana. Cita a Carl von Linneo, al capitán Robert Fitz Roy (del HMS Beagle), a Charles Darwin… y a otros naturalistas que, asegura, se interesaron por el tema antes que él. Alude a dos reputados científicos norteamericanos que desarrollaron buena parte de su labor en la Universidad de Harvard: al padre de la sociobiología Edward O. Wilson, y al biólogo evolutivo Steven Jay Gould, para centrar “sus investigaciones” en la materia y “se lamenta” de que todos estos grandes científicos le indicaran el camino, pero que ellos prefirieran otros campos de la ciencia. Así, Bower establece 10 tipos de ventosidades que él mismo “bautiza” como:
a)     Explosión sísmica” (The seismic blast), considerado como una alternativa al mismísimo etanol;
b)     Silencioso, pero mortal” (The silent but deadly), el del ascensor;
c)      Humo que sopla” (Blowing smoke), el de la parada del autobús;
d)     El que se escapó” (The one that got away), el de la cena familiar ¿de Navidad?;
e)     Vuelo de abejas” (The flight of the buttock bees), el que se produce en el trabajo;
f)       Puf” (The poof); el sonrojante de la recepción oficial;
g)     De aquí para allá” (In between states); el que te avisa de la inminencia exigente de acudir al excusado;
h)    El perro dormido” (The sleeping dog); el que emana de una posición de relajamiento en la práctica comunal de yoga y a los demás atonta;
i)       El largo adiós” (The long good-bye); individual e inusual que descarga el prtagonista en espacios abiertos en la confianza de que nadie se entera; y
j)       El imposible” (The aftershock); para sorpresa de visitantes y en tu hábitat puro.

Sensacional concatenación de oportunidades sonoras que, rayando la escatología, evidencian la concepción humana del homo sapiens-sapiens. Una genialidad que no todos llegan a entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada