14 dic. 2010

Premio HOSBEC al Paseo de Poniente (de Ferrater y Martí)

Esta mañana, a pesar de estar de "vacaciones", tras cumplir con la empresa me armé de avíos deportivos y cogí la moto hasta las inmediaciones de "Les Fontanelles" para, ya que iba a ser premiado a la hora de comer, recorrer el Paseo de Poniente de Ferrater y Martí, tantas veces premiado. Uno es que vive en Levante y eso de ir hasta Poniente... En fin, que me encantó y disfruté el paseo hasta que, de pronto -¡Oh, cielos!-, la comitiva oficial. Pies en polvorosa (huir con precipitación y ligereza, ya que ante la ausencia de río Órbigo palentino, eclipse y moros que limpiar, me vale con esto). Y eso que el lugar merece la pena: un hito urbanístico de primera magnitud contiguo a una antigua Vereda Real de Ganado (la playa de Poniente), con su abrevadero natural, Les Fontanelles, que competía como lugar de aguada de la Armada con el río de Altea (Algar, llamado por algunos). El paseo merece la pena. Ya me lo dijo mi cuñado Isaac, pero es que Poniente me queda tan lejos. Verlo, lo había visto. Sabía de él por los premios, una docena ya (varios internacionales), pero nunca antes había tenido la ocurrencia de disfrutarlo. En ausencia de sol, hoy, es que se sentía uno como una ola en la suave ondulación del trazado. ¡Hip, hip, hurra! por el diseño de Ferrater y Martí.



Y a las 13'50, puntual que es uno, al CDT "Domingo Devesa" para celebrar la Navidad con HOSBEC. Comida, con imposición de distinción, y discursitos varios.

Antonio Mayor, el presidente, hizo su reseña anual: "resistencia y fortaleza" en un año duro donde se ha demostrado que se pueden salvar los muebles (se superaron los datos de ocupación del 2009) y mantener empleo y actividad. Mención al volcán islandés de impronunciable nombre y a la impronunciable actitud, hace diez días, de los controladores aéreos. Satisfacción por lo buenos proyectos a los que se ha sumado la asociación (Turismo Senior Europeo y Proyecto Open Apps) y lamento borincano por no haber conseguido sumar Benidorm a la ampliación de las 200.000 plazas del IMSERSO (toque de atención al respetable). Y había quién debía escuchar todo eso: estaban todas las administraciones.

Todo eso lo hemos vivido, así es que... Y nos dio el notición Antonio Mayor: "Thomson nos elogia y nos pone como ejemplo de sostenibilidad", dijo. Ayer, sin ir más lejos, insistió, en Londres, ante la prensa gorda turística, puntazo hacia el "Efecto Benidorm" de la oci-urbe del Mediterráneo. Y eso primó en todos los turnos de palabra... que fueron un montón... y con gusa.

Carlos Ferrater, el arquitecto premiado, destacó la satisfacción que les produce (a él y a Xavier Martí) este premio llegado desde la patronal hotelera de Benidorm. Aquí si hubo, con permiso doña Leire, acontecimiento planetario (conjunción astral, que dijo en su modestia el arquitecto). No ha habido críticas en un proyecto complejo, de "riesgo intelectual". Y se explicó: "hedonismo, vacación, ocio, sol y mar"; para Ferrater eso es el Paseo de Poniente. Un paseo que se ve y se siente; incluso se oye. Doy fe: desde la arena, la estructura recoge el sonido del mar. No es la Ópera de Sidney, pero... Y, finalmente, un "Benidorm es un modelo a tener en cuenta".

Antonio Bernabé, director general de Turespaña, elogió Benidorm: no podía ser de otra manera. Efusivos estuvimos en la entrada. Es agradable recordar viejos tiempos.

Gema Amor, gerente del Patronato de Turismo de la Costa Blanca se sumó a los elogios a HOSBEC señalando "profesionalidad y competitividad". Gema jugaba en casa y como los tiempos mandan reclamó ser aún más competitivos e incluso animó a HOSBEC, y a COEPA, y a la Cámara (allí estaban todos), a ser los primeros a la hora de tentar la privatización de las torres de control de los aeropuertos en plan gestión directa... y "El Altet" está ahí en primera fila y sería como gestionar la nuestro.

Agustín Navarro, el alcalde, se vio delante de todas las administraciones existentes y les dejó caer: "Si invertís en Benidorm no hacéis un favor a Benidom; estáis haciendo justicia", y "por mucho que invirtáis en Benidorm nunca igualaréis lo que Benidorm da a todos". Navarro sabe jugar a esto.

Por fin, la consellera Belén Juste que anunciaba que en nada y menos se presentaba el Plan ese de Marketing del que ya les hablé, y que posicionará Benidorm como la "oci-urbe mediterránea del siglo XXI" y más sobre el "Efecto Benidorm" ese que desde Londres Thomson Hollidays ha lanzado a los cuatro vientos (¿no eran doce?).

Finalmente, la maravillosa gente del CDT sirvió con profesionalidad y excelente menú y la sobremesa fue lo mejor.

En fin, que Benidorm siempre ha crecido a golpe de efectos urbanísticos desde su PGOU de 1956: el paseo de Ferrater y Martí es el de ahora. Hemos de ir buscando ya el próximo.



Y llegados aquí, las puntillas de la moraleja (sacadas del informe Thomson): "los hiper resorts son el futuro del turismo sostenible" y "Benidorm  ofrece su arquitectura vertical y es, a fin de cuentas, una ciudad compacta que lo tiene, y lo ofrece, todo".

¡Qué más se puede pedir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada