12 mar. 2011

Flexibilizar horarios; conciliar vida laboral y privada


Quería contar una cosilla del 11M, pero sigo buceando en el trastero en busca de los teletipos de ese día, que guardo, para montar una secuencia de hechos informados. Mientras tanto les dejo mi reflexión sobre la necesidad de flexibilizar horarios.

Ignacio Buqueras es el presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE). Miembro él de la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET), coincidimos como ponentes en el Congreso Internacional de Paraguay y esa condición nos acercó. Y mucho más que yo le señalara cuestiones de dinamismo turístico en un país tan atractivo y tan lejano, él me vendió -nos vendió- la necesidad de racionalizar los horarios incluso para el disfrute de las actividades de ocio como el turismo. Tiene propuestas para todo y todos; pero… somos mediterráneos.

Hicimos “buenas migas” en el tiempo que compartimos mesa ponente, mesa comensal y viajes (que fueron muchos y largos). Desde entonces mantenemos una buena comunicación epistolar.

Hace unos días me ha hecho llegar una nueva reivindicación: la titula “la reforma más necesaria”; con la que está cayendo, se la pueden imaginar: racionalizar los horarios. En elle alude al Presidente Rodríguez Zapatero y al, llamo yo, “espíritu del 23 de diciembre” (de 2010) donde nos auguró/amenazó con “al menos otros cinco (años) para corregir los desequilibriosque ha creado su inacción frente a la crisis económica.

Buqueras, buena persona y excelente profesional, sigue fiel a su objetivo de racionalizar los horarios españoles para hacerlos converger con Europa,  considera que la de los horarios es la reforma más urgente que se debe acometer… y ahora es el momento: “la reforma previa a todas las reformas”. Horarios razonables y flexibles predica por doquiera que va para conciliar vida laboral y privada. “La irracionalidad de nuestros horarios es responsable de muchos de los males que hoy padece España”, pontifica. “Para elevar la productividad hay que optimizar el tiempo y trabajar de forma más eficiente y flexible” y que, coincido, “hemos de sustituir la cultura de la presencia por la cultura de la eficiencia que logre la excelencia”.

Y coincidiendo con Buqueras en sus planteamientos me doy de bruces con la realidad: ¿podemos ser los españoles más productivos? Somos los que más horas pasamos en el centro de trabajo y no por ello somos más competitivos.

Beatriz Elías y Ángela Méndez evidenciaban desde las páginas de Expansión, el día 1 de marzo, el grave problema español: la media de horas “trabajadas” de un español son 1.775 al año, mientras que holandeses o alemanes hacen 1.413 y 1.432, respectivamente, y… no hay más vernos. Es más, los españoles -de media- sólo completamos el 59% de las tareas diarias que nos programamos, mientras que holandeses y alemanes prácticamente completan lo propuesto. Siempre se ha dicho que es que estamos minusvalorados por el jefe de turno y que en realidad cobramos una miseria… lo que no deja de ser cierto en muchos casos. Sólo porque hemos visto las orejas al lobo con lo de la crisis ésta hemos conseguido aumentar la productividad -en los últimos seis meses- en un 2’6% anual (IVIE dixit). El presentismo, para jugar con el ordenador, es nuestro principal enemigo; el teletrabajo, cuando se pueda, se olvida… porque hay una absoluta falta de confianza en el propio trabajador… porque algunos hacen que se dude de todos. La pescadilla que se muerde la cola.

Lo más grave de todo esto es que gran parte de la culpa la tiene “el jefe” que considera que el propio hecho de “ir a trabajar y permanecer en el trabajo” es un factor imprescindible. Hay jefes que consagran lo de “echar horas” como un punto básico. Mientras haya jefes que no valoren ni estimulen a los empleados por el trabajo realizado y por su contribución a los resultados estaremos perdiendo el tiempo.

Vale que existan muchísimos más puestos de trabajos más allá de una mesa de oficina, pero el principio de productividad es el mismo.

En http://www.horariosenespana.es tiene una buena página en la que descubrir realidades y buenas prácticas. “España en hora” es su órgano de comunicación; van por el nº 21.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada