29 jun. 2011

Raiders of the Lost Ark (6)

            
Diario de fuera a Bordo; 6ª anotación (29 de Junio): Esto ya es otra cosa.

El Viajero” va camino de Pamukale. Ya puesto, hay que visitar hasta los sitios turísticos donde, al menos, encuentra teléfono, vida y mínimas condiciones. ¿No ibas a la aventura?; pues dos cazos.

Ya se ha hecho todo el Sur, hasta Marmaris, que, por cierto, está enfrente de Rodas y a ver si me dejo caer este verano, porque me la ha puesto muy bien. Eso sí, la península de Datca es un erial con pistas de cabras por carreteras, a pesar de todo el encanto que pueda tener.

Muchas ruinas romanas y muchas ideas que brindan los lugares por donde pasa. En Side, cuenta, hay artilugios para ir “remojando” a la gente y hacerle más agradable su estancia en la playa. Habrá que esperar la foto para estudiar la propuesta, no sea que ya funcionara en el balneario romano de la época.

Tras pasar por la Capadocia, la toba calcárea le ha impresionado: Derinkuyu, Göreme, Nevsehir, Kaymakli… ciudades subterránea -lugares del cristianismo bizantino- y paisajes casi lunares. Hasta el valle de las chimeneas de casas de hadas y el valle de Zelde; geología de máxima belleza.

Más de 8.000 kilómetros hechos y sólo en 2 ocasiones se ha topado con nuestro idioma: una austríaca afincada en Canarias que hace su misma locura y una pareja belga en la que ella habla “sudamericano”. Ni un paisano más. Hombre, eso se veía venir. Menos mal que ha encontrado algún Lidl, que en los demás sitios todo está en turco.

Hasta va aprendiendo el idioma: comienza sus escritos ahora con un “Merhaba iyi gunler” y se despide con un “Gule”. Un prodigio lingüístico.

De sus crónicas, “El Viajero” hace su propio relato que con muchos días de retraso me envía, detecto el porqué de los problemas del Papandreu, primer ministro griego actual (el tercero de la saga): una pasta gansa en obras públicas con importantes deficiencias que las hacen inservibles (vaya herencia que gestionar; y en qué bolsillo los euros andarán???). Y las cosas de Turquía: manda huevos con las carreteras (por llamarlas de alguna forma), con las mujeres trabajando en los campos y los hombres, ociosos, dándole al cay (té). Bueno, es lo que hay.

Por cierto, una palabra preciosa, “jícara”, aparece en una de sus crónicas; no recuerdo ahora la fecha. Cuenta como son los postes del tendido eléctrico y señala ese tradicional elemente aislante, generalmente de vidrio, que hemos olvidado a fuerza no verlo: la jícara.




No hay comentarios:

Publicar un comentario