29 sept. 2011

A PROPÓSITO DEL TAL FISCHER



En el último Post poco menos que critiqué la elección de la “guía” del siglo XIX (1803) del tal Fischer como argumento inicial para homenajear al pueblo alemán con motivo de los actos del Día Mundial del Turismo en Benidorm.

Hay un “turista” alemán previo a Fischer. El problema es quen Jerónimo Münzer, el documentadísimo primer turista teutón “oficial” (1494-5), el muy tudesco, se quedó en Alicante y no vino a Benidorm. Y si vino no lo reflejó en su diario de viajes. Vamos, que no vino.

Total, que hay que esperar a 1798 para que salgamos en una “guía” que se edita en alemán y el “alumbrado” benidormer -que no iluminado- que trabaja en Turisme de Benidorm lo descubriera en francés y llamara Chrétien A Fischer a Christian A Fischer.

Y uno, en su bordería, quiere insistir en que no es una “guía” sino un libro, mondo y lirondo, del editor Heinrich Gräft, que tuvo hasta publicidad, aprovechando la familla de Fischer (que hasta escribía relato erótico) en su momento: “de gran interés para ‘geógrafos, botánicos, comerciantes, economistas y aficionados’”.

Y lo mejor: confesado por el propio Fischer, resulta que sólo se detuvo en la ciudad de Valencia por espacio de ¡¡¡0cho días!!!

Vamos, que tuvo que tirar de material editado previamente. Y en el propio libro lo dice: en el prefacio “A los lectores”, cuentan Berta Raposo y el Grupo Oswald, “el propio Fischer declara que su libro tiene una gran deuda con la obra del ‘famoso Cavanilles’, de quien reconocer que ‘ha proporcionado una cantidad importante de observaciones botánicas, topográficas y físicas’”. Vamos, que el fantasma de Fischer copia a Cavanilles y el “alumbrado” -que no iluminado- del Área de Turismo de Benidorm, sin tener ni repajolera idea de lo que hace, premia al alemán.

Y sí, Cavanilles, el botánico y naturalista, en el Libro Tercero de “Las Observaciones…” explica a las claras las cosas de Benidorm que visitó, pisando el terreno, un año antes. El libro de Cavanilles pasó al francés y al alemán, de donde fusiló el tal Fischer.

Es más, la referencia a Benidorm, de Fischer, aparece en “Cuadro de Valencia” (Gemälde von Valencia) y no en la “Viaje por España”, en realidad “Reise von Amsterdam über Madrid und Cadiz nach Genua in den Jahren 1797 und 1798, donde no pasó por aquí, y que se dijo en el acto.

Y para escribir de Benidorm, Fischer tuvo que leerse previamente, ocho días no daban para conocer nada más que Valencia, todo lo publicado por viajeros anteriores, como Richard Twist, Joseph Townsend, JJ Volkmann, Antonio Ponz, Jean Pierre C Florian, Jean François Bourgoing… y algunos otros más.

Bueno, ahora que he dejado arder en la pira al “alumbrado” y cómo sólo se me ha chuscarrado, creo -y debo reconocer- que Fischer es el único que coloca eso de invitar al lector a pasar 3 ó 4 días en Benidorm; es más, es el único que cita a Benidorm… además de Cavanilles, claro.

En fin, pelillos a la mar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario