12 nov. 2011

DENUNCIO: NOS QUEDAMOS SOLOS EN AFGANISTÁN



Me acabo de enterar y no me puedo callar.

¡Joder, con ZP! No se levantó al paso de la bandera yankee, nos sacó de Irak por la puerta de atrás -y con sonrojo militar-, y él se va (20N)… y nos quedamos solos en Afganistán en diciembre.

Los yankees se van, con su programa de retirada en marcha, de la provincia de Qala-i-Naw nada más asome la patita el mes de diciembre.

El Gobierno sabe, desde hace bastante tiempo (yo no sé cuánto), que “en diciembre las compañías de combate norteamericanas dejarán Badghis” y frente al valle de Bala Murghab, el principal bastión talib, sólo quedarán las tropas de la ASPFOR (Spanish forces in Afghanistan. Ah, eso sí: contarán con el apoyo de las unidades afganas entrenadas por ellos mismos (por los españoles) hasta el momento: dos batallones de infantería y un grupo de apoyo.

En fin, que con estos mimbres, de los que no se ha informado a la opinión pública española, habrá que seguir cumpliendo la misión de la ISAF y mantener expeditas las rutas Lithium y Ring Road.

Hay una información oficial, a raíz del asesinato del sargento Moya, que tras la evacuación del militar español por un helicóptero yankee dejaba ver esta situación y señalaba “los norteamericanos mantendrán apoyo aéreo, si es requerido, y un grupo de operaciones especiales en el entorno”. Pero desde el 1º de diciembre nos quedamos solos; que para no querer una guerra, me llevan a los chicos a primerísima línea de combate y con el culo al aire. Mayor ignominia no cabe.

El sargento Joaquín Moya Espejo, de 35 años, murió asesinado en Ludina, en el sector, en misión de entrenamiento el pasado día 7. El disparo le entró por el único rincón que permitía su chaleco antibalas. La opinión de los militares es que si la bala salió de un AK-47 (de unos 450 m de alcance efectivo) fue cosa de chiripa. Los expertos abogan por la acción de un francotirador talib; por un asesinato. Se trata del primer militar español abatido por bala y a distancia. Moya, no estaba a menos de 700 metros de los extremos protegidos de la base. Fue desde mayor distancia. Y resulta que era el de mayor rango de los instructores presentes en el lugar. ¿Verde y con asas?… alcarraza[1].

El disparo salió de un arma calibre .50 (12’7 mm); y eso no se discute ya. Las tropas noruegas, en mayo de 2010, se hicieron con un pequeño arsenal en el que se encontraron dos fusiles Barret M82A1 con alcances efectivos de 2.500 metros. Los talibán los tienen; hay confirmación de su uso contra militares norteamericanos, británicos y canadienses. ¿Por qué no se informa de ello en España a los españoles? Esa es una terrible amenaza. Es más, no hace falta tal alarde tecnológico. En junio pasado, con un viejo Lee-Enfield un francotirador talibán acabó con la vida de dos soldados británicos y con la misma bala; excelente entrenamiento y altas dosis de chiripa; pero, a veces, ocurre. Fue capturado en un despliegue; arriesgó mucho. Desde entonces norteamericanos y británicos alertaron a todos y comenzaron a dispersar comandos caza-francotiradores (Marine Recons y SAS) en sus zonas y parece que el peligro ha desaparecido. Pero se desplaza a otras zonas. Han advertido a los aliados.

En Ludina es la segunda vez que pasa. El sargento Moya ha sido la víctima 98. Las 97 anteriores han sido éstas, con infografía de EL PAÍS.



ZP deja dicho que en enero de 2012 comenzaríamos a replegarnos de haber completado la misión; cosa que no ha ocurrido. Pero, ¡Ojo!, que a partir del 1º de diciembre quedamos en manos de nuestra capacidad y de la posible eficacia de las tropas del ejército afgano que hemos entrenado. Pero, ¿hasta cuándo? La ISAF no ha decidido calendario alguno inmediato y el compromiso, esta vez, es salir con la ISAF.

Ahora entiendo a la ministra Chacón: “Queda menos misión pero no menos peligro[2]. Es que nos quedamos solos frente a Bala Murghab.



[1] La alcarraza es una especie de botijo que refresca muy bien el agua. Se suele fabricar con un barniz verdoso en ciertas partes de Andalucía, siguiendo la tradición de los alfares musulmanes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada