27 dic. 2011

DEL NIÑO, DEL “CC”… Y DEL FRÍO QUE DICEN SE NOS AVECINA.




Chente es un buen amigo que al otro lado del Atlántico está a la que salta. Me ha enviado una noticia de TeleSur, un invento con sede en Caracas y de carácter pan latinoamericano, bendecido en su momento -y ahora- por los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Cuba, Argentina, Colombia, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, Perú y Uruguay para contrarrestar la influencia de las norteamericanas CNN y Univisión (que es la cadena en español más grande de los EEUU y surgió de la Spanish Independet Ntework y de Telesistema Mexicano) en aquellas latitudes, y -de paso- hacer lo propio con la creciente influencia, que no competencia, de TVE-Internacional, BBC y Deustche Welle… que también tienen su cuota por allí. Surge TeleSur como TV alternativa a los yankees, pero las mete de lado… hasta en cuestiones medioambientales.

Chente me envía la noticia y su paso por Youtube; “le echan la culpa de las fortísimas lluvias de 2011 al Cambio Climático que ha generado el fenómeno “natural” de El Niño”, me dice. ¡Jopé!, como está la cosa.

El Niño, la Oscilación del Sur (ENSO-ENOS), es un fenómeno climático, erráticamente cíclico, que consiste en un cambio en los patrones de movimiento en las corrientes marinas en la zona intertropical, con lo que se generan fuertes lluvias en América del Sur… y llega a más. Hay un estudio de Francisco Comín y Xavier Rodó, de la Universitat de Barcelona, que concluye que El Niño provoca sequía en España… y otro de Mercedes Laita, de la Universitat de les Illes Balears, que concluye que El Niño aporta más lluvia a las Baleares

En fin, con El Niño a cuestas, habida cuenta de que los investigadores ya han localizado episodios previos a la llegada de los españoles aquellas latitudes, que fue en el siglo XV, el “Cambio Climático” ese de TeleSur es más bien antigüillo; precolombino.

Fueron los nativos, por la influencia de los jesuitas, los que terminaron llamando, en el XVII, a este fenómeno “El Niño”;  llegaba por Navidad. Los pescadores peruanos lo conocían de antiguo: los bancos de peces buscaban aguas más profundas y ellos debían buscarse otros caladeros. Fue un grande, Jacob Bjerknes, en 1969 -profesor entonces en UCLA-, quien clarificó científicamente el proceso de la Oscilación Sur (SO), y a partir de entonces se le conoce como ENSO-ENOS (en inglés y en español). El efecto contario se llama La Niña… y también se deja sentir en lo económico; si el primero ocasiona pérdidas pesqueras y lluvias, el segundo llega con todo lo contrario. Ah, existe también la Oscilación del Norte (NO), en el Atlántico, que la sufrimos hace un par de años con intensidad por aquí cuando se colaban las borrascas por el Guadalquivir.

Y hablado de por aquí: Erick Quiroga, un ambientalista venezolano, pronostica, y lo recoge y lanza a los cuatro vientos la Agencia EFE, un invierno (2011-12) duro por mor del “efecto Ártico”, que provoca inviernos extremos. Es más: vaticina que “a partir de este invierno 2011-2012 pueden registrarse "ciclos de extremos inviernos" como parte de ese efecto, que tiene su origen en el deshielo del Ártico tras un lapso de "Calentamiento Global Sostenido", que comenzó, según dijo citando la Organización Meteorológica Mundial, en 1976. En fin, que a lo peor nos vamos a helar en invierno de aquí a unos añitos. Este Quiroga no es que sea mejor o peor que el del tiempo de TeleSur, pero tiene algún ascendente entre la comunidad científica internacional ya que es el personaje que ha conseguido implicar a la ONU para que cada 16 de septiembre se celebre el Día Mundial para la preservación de la Capa de Ozono.

El deshielo del ártico, ha explicado Quiroga en una conferencia en Caracas y lo han recogido los medios serios, afecta a los patrones de viento Ártico y a la Corriente del Golfo, lo que da lugar a ciclos de inviernos extremos que actúan "como un mecanismo natural para restablecer el equilibrio térmico del Ártico".

Quiroga ha explicado a la Agencia EFE que a partir de este invierno 2011-12 “en Europa Occidental pueden tener lugar "fuertes borrascas y ciclos de temperaturas árticas", así como "vientos con velocidades inusuales para la región". Aviso de abrigo al canto parece que viene.

Ya sin más, en la provincia de Alicante parece que ya le ha hecho caso el tiempo atmosférico  al pronóstico de Quiroga y las temperaturas se han desplomado esta noche más que en ninguna otra provincia del Estado español: según AEMET, entre 3 y 4 grados menos. Sacando anoche a “Putoperro” por Benidorm se notaba, pero nada que ver con la Nochebuena manchega.

En fin, que volviendo a las cosas de Chente y lo que nos cuenta de TeleSur, está mal achacárselo todo al Cambio Climático… ¿o es que el Cambio Climático empezó ni se sabe cuándo? La primera referencia escrita de El Niño es de 1891 en un artículo del Dr. Luis Carranza para la Sociedad Geográfica de Lima, de la que era presidente. La fuente, los de TeleSur, la tenían en casa. No llegó al Mundo referencia de El Niño hasta el 6º Congreso Geográfico Internacional (Londres, 1895)… y aún no había salido Svante Arrenius echándole la culpa al CO2 (1898).

La culpa, pues, para los de TeleSur… del Cha-cha-cha.



No hay comentarios:

Publicar un comentario