11 dic. 2011

DEL TURISMO DE LONGITUD 0... MUY CERCA DE BENIDORM



Aquí al lado, muy cerca de Benidorm, en el Pla de Petracos terminó la Reconquista con la última batalla y el final de la expulsión de los moriscos por el puerto de Denia. Aquí al lado, por la Llosa de Camacho, por Altea o por el puerto Luis Campomanes pasa el meridiano O… dos cosas dos que no termino de entender como no publicitamos más.

Lo del Pla de Petracos, lo del Cavall Verd, lo de Ezme -la bruja de la Vall de Laguard- tendría su cosa turística. No sé yo como no se explota más.

Lo del Meridiano O tiene también su aquél. Es lo de la Longitud O.

Longitud, en cartografía, es la distancia angular al meridiano base. En concreto al que nos dimos en 1884 como punto de partida para el sistema de husos horarios universales y que resulta que es el que pasa por Greenwich (Londres); el meridiano de Airy. En aquella reunión se configuró la hora de referencia mundial por aquello del ferrocarril. Había que poner un poco de orden en eso del reloj. Antes, era el reloj de sol y la campana de la Iglesia quienes marcaban las horas… y cuando en un pueblo habían tocado el Ángelus de las 12, en el de al lado aún estaban viendo venir esa hora para hacer lo propio. Con el ferrocarril la cosa cambiaba y era necesario unificar las horas. De ahí salió lo de referenciar la cosa con respecto a un eje concreto. 

Bueno, pues el Meridiano de Greenwich es el mismo que pasa por Altea y no le damos la relevancia que merece. Por ejemplo, en Castellón se cruzan el meridiano O y el paralelo 40 y han creado un parque, el Parque del Meridiano -donde nace la marjalería-, pero pocos saben de este intríngulis. 

A lo largo de la Historia, este meridiano O, cada uno se lo ha puesto donde ha querido. Eratóstenes de Cirene (s. III aC) ya desarrolló su mapamundi con 7 meridianos y paralelos (mapa plano, precursor de la proyección cilíndrica) aunque no se decantó por ninguno. Hiparco de Rodas (s. II aC) coloca el O en el centro de la isla de Rodas. Ptolomeo (s. II aC), para su mapa, elije el meridiano de Alejandría y al consumar el error de Posidonio (s. III aC) en sus medidas llegó a posibilitar que Colón llegase a América.

España siempre tomó como O para sus cartas náuticas el meridiano de Cádiz, aunque los mapas de la Compañía de Jesús, incluso en el XVIII, se basaban en el meridiano de Salamanca (Universidad de Salamanca) o los franceses, siempre, en el meridiano de París. Para los árabes, al principio, era la isla de Rodas en epicentro del eje, pero con el tiempo todo lo basaron sobre el meridiano de Bagdad.

La Longitud O siempre ha sido una cuestión fundamental y su cálculo ha movido el mundo. Sin ir más lejos, en esta vieja piel de toro, en 1598, Felipe III  ofreció una generosa pensión vitalicia a aquel que fuera capaz de resolver el problema. Fueron muchos los que lo intentaron, incluso Galileo, pero nadie acertaba con la suficiente precisión. No sólo fue cosa de España; también Inglaterra, Francia, Portugal y Holanda estaban enfrascados con el tema y obteniendo los mismos resultados.

En fin, que cada maestrillo tenía su librillo y esto de casar mapas era la ceremonia de la confusión. Por ello, el Cardenal Richelieu, en 1634, convoca una asamblea internacional de matemáticos, astrónomos y geógrafos para ver dónde se coloca ese meridiano 0. Deciden colocarlo sobre el meridiano que cruza la Punta de Orchilla, en la “isla de Ferro” (isla El Hierro), en las Islas Canarias, como consta en las Letras Patentes que proclama, de inmediato, Luis XIII. Y así fue hasta 1844.

La Punta de Orchilla, el extremo más occidental de la Isla del Hierro había sido hasta 1492 el punto más occidental del Mundo conocido. Y así, en 1634, recibió a los ilustrados franceses que le pintaron “la raya” que simbolizaba el Meridiano O. En 1724 se levantó allí un faro, sobre la misma “raya”, y el farero tenía la orgullosa encomienda de su cuidado. Hay una película malísima, pero deliciosa, “La Raya” (Koppel, 1997), cuenta la “numantina defensa” que de la raya hizo el farero ante la llegada de la Comisión de la Sociedad Cartográfica Británica de 1896 que comunica al atribulado farero que él ya no es el guardián de “la raya”. El caso es que en septiembre de 1884 la ya aludida Conferencia Internacional de Washington -25 países, entre ellos España- decidió que desde el 1º de enero de 1885 el Meridiano Inicial fuera el Meridiano de Airy y se situara sobre el Old Royal Observatory de Greenwich, y no en El Hierro.

En estas que yo reivindico el turismo de Longitud O.

Igual que bajando el Támesis, aún en el corazón de Londres y a unos seis kilómetros de la Torre de Londres (hay metro y bus, oiga), llegamos a Greenwich, que es una zona atractiva, relajada, turística y agradable, aquí, muy cerca de Benidorm, podemos montárnoslo casi igual; sólo que made in Spain. Allí se puede visitar el último superviviente de los veloces clippers, el Cutty Shark, en servicio hasta 1922 (incendiado en 2007, pero recuperado) y el viejo Observatorio Astronómico Real, el del Meridiano O, dónde lo mejor que se puede hacer, dicen, es poner el reloj en hora cuando a las 13’00 h. baja la “time ball”.

foto: José Tomás Lozano
Entonces yo, perdida la referencia internacional del XIX con “la raya”, reivindico una tournée por las muy cercanas referencias de la Llosa de Camacho, el puerto Luis Campomanes y Altea.

Altea es encantadora; su casco antiguo merece la pena. La Llosa de Camacho no es nada (Entidad de Ámbito Territorial Inferior al Municipio, dice la legislación vigente); pero tiene un mosaico, nada más salir del pueblo que dice que por allí pasa el O. Está a 12 kilómetros de Dénia y hundida entre las sierras de Suiguili y Castell de la Solana. Por no ver, no ve ni el sol; está en la umbría permanente. Por eso la saco hoy a colación: la roca viva es el suelo de muchas de sus calles y quedan artesanas de sombreros de palma.

Por cierto, también tenemos por aquí una cosa a modo de escultura en la carretera El Verger a Pego que señala el punto exacto por donde discurre el meridiano O.

Finalmente tenemos el Puerto Deportivo Luis Campomanes (38º 30' N Oº O' W or E), entre Altea y Calpe, que es casi lugar de peregrinación náutica para que te sellen con el OºO’; es el único que puede ostentarlo en todo el Mundo.

La verdad es que hay símbolos más rimbombantes que los nuestros. En la A2, entre Bujaraloz y Peñalva (provincia de Zaragoza) un arco que simboliza el meridiano O cruza la autopista y la señalética viaria te va indicando que estás punto de cruzarlo…

… Pero aquí, que tenemos en casa al meridiano O, ni lo mencionamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario