2 mar. 2012

DE LOS PLANTEAMIENTOS DE ANTONIO M. PUCHADES. POR UN BENIDORM DE ENSUEÑO



Antonio Manuel Puchades Orts ya pasó por Los Cafés del Meliá cuando “la Propuesta Ortuño” sobre el AVE. Estuvo callado; era el mecenas del estudio y cedió el protagonismo a Armando Ortuño, Mario Gaviria y José María Perea. En octubre de 2010 estuvo, en otro foro, más participativo: presentaba sus propuestas de dinamización de Benidorm, pero yo me las perdí.

Esta tarde nos las ha llevado a la tertulia vespertina de los viernes, y… el señor Puchades es un portento de locuacidad. Está convencido de lo que dice y siente Benidorm como pocos. “Rumbo a ilusionantes realidades” es, más que nada, una sucesión de deseos que de hacerse realidad pondrían la ciudad en vanguardia. Todo está en Internet.

Pesa, sin lugar a dudas, en Manuel Puchades un inmenso amor a Benidorm y una nostalgia inmensa por los tiempos de los grandes emprendedores; la sombra de Pedro Zaragoza, don Pedro, está presente en los postulados y en todas y cada una de las ideas de conjunto, pero sobre todo, en “La Libertad de Benidorm”, subyace el deseo de recuperar el liderazgo de Benidorm como ciudad, algo que parece que hemos perdido. Derivamos hacia un resort turístico y olvidamos la gran ciudad turística que fuimos.

Benidorm, defiende con vehemencia Puchades, conquistó en 1963 la libertad de altura en la construcción, la libertad de vistas y la libertad de orientación, y se hizo ciudad, pero una vez hecha, se ha ido abandonando en su conjunto y sólo los elementos puntuales se han adaptado a los tiempos. La escena urbana ha quedado a la zaga. Puchades propone recuperarla.

Suspender el PGOU de ahora, remodelarlo y adecuarlo. Sembrar ilusión y ponerse a trabajar. Es que, considera Puchades, a Benidorm, los años de democracia, le han sentado fatal en cuanto a la escena urbana. Se hizo tan bien Benidorm, se hicieron  tan bien las cosas entre 1956 y 1977, que aún vive de rentas. Pero ya entonces hubo dos grandes golpes de timón, dos volantazos que configuraron la ciudad que es hoy, pero después de finales de los 70… viviendo de las rentas.

Sus propuestas son revolucionarias, hacen más ciudad. Le avala su trayectoria profesional.

Él ha lanzado la idea y todos los colectivos ciudadanos tienen la memoria, los planos y los postulados; la documentación. Hasta ahora nadie se ha movido. Se precisa un líder, y él no quiere liderar nada: pone las bases y financia los estudios.

El dibujo de ciudad que presenta Puchades es sensacional; incluso revolucionario. Y más, ahora, con la que está cayendo. Pero el futuro es de los que apuestan por él.

Se busca un líder… o una “lideresa”… que por buscar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada