21 mar. 2012

DEL AGUA, ANTE EL DÍA MUNDIAL DEL AGUA




Partamos de una base: en el planeta Tierra tenemos la misma cantidad de agua desde el principio de los tiempos: 1’83 Km3.

Las reservas de agua en la Tierra son inmensas: tenemos 1’38 Km3. Pero tan sólo el 3% de esa tremenda cantidad de agua es dulce. Y sólo el 1% sirve para uso humano. El agua de consumo humano no debe tener más de 0’5 gramos de sales por litro. Si tiene más, o menos de 0’1 gr/l, es nociva para el organismo, que encima es sanamente exigente.

-.-

Total que, en medio del Decenio Internacional para la Acción “El Agua, fuente de vida” (2005-2015) enfrentamos este 22 de marzo el Día Mundial del Agua que este año va, como todos, de concienciación; pero esta vez de concienciación alimentaria: “El Agua y la Seguridad Alimentaria”. Flota en el ambiente la pregunta de si ¿Habrá alimentos para todos en el 2050?

A base de bombardearnos con la cantidad de litros de agua necesarios para producir esto y lo otro (15.000 litros de agua para 1 kg de carne de vaca que echarle a la parrilla, ó 1.500 litros de agua para producir 1 kg de trigo) lo que se persigue (¿?) es ¡¡reducir el desperdicio de alimentos!! Porque, ojo al dato, no llegamos a consumir ni el 70% de los alimentos que producimos y el agua que hemos necesitado para producir el 30% restante, el que desperdiciamos, se pierde sin producir beneficio a nadie. Sencilla y llanamente, se apuesta por el raciocinio en materia de agua.


No alcanzo yo a tener claro que la gente se conciencie de que son necesarios 35 litros de agua para una sola taza de té, 120 para una copa de vino, 170 para un vaso de zumo de naranja o 200 para un vaso de leche;  13 para un tomate, 25 para una sencilla patata, 135 para un huevo o 2.400 para una hamburguesa. Y si se conciencia, ¿qué? ¿Dejarán de irse, en el Primer Mundo, a McDonald’s a comerse un menú, o a un buen restaurante a hacerse un buen chuletón?

No lo tengo yo claro. Eso de que producir 1 kg de arroz precise de 2.450 litros de agua no sé yo hasta dónde conciencia. Si el arroz está casi siempre dentro del agua y ésta le llega, en el Cinturón asiático del arroz, del monzón. Otra cosa es en l’Albufera, en la Marjal de Pego o en las Marismas del Guadalquivir. En Calasparra vienen de aportes de los ríos Segura y Mundo (quién lo diría).

A mí me impacta más que a estas alturas del calendario más de mil millones de habitantes del planeta no dispongan de abastecimiento básico de agua y que millón y medio de críos mueran cada año por beber agua no potable. En Barcelona, hace unos días, se lanzó una campaña de concienciación (Centro Comercial Les Glòries-UNICEF Catalunya-Agbar) utilizando botellas con agua sucia que, en muchos caso, es lo que disponen para beber muchas familias del Tercer Mundo. Un SMS con el mensaje H2O al 28028 (1’20 €) garantiza 1 mes de agua potable para 9 de aquellas familias.

En fin, lo de siempre: que yo necesito entre 2 y 4 litros de agua que me bebo al día y entre 2.000 y 5.000 litros para producir lo que me como. Machacar con esto no sé yo, hablando de agua, hasta dónde cala.

¿Se pueden producir alimentos con menos consumo de agua? En ello estamos. Ya lo del riego “a manta” es de película en blanco y negro; ahora casi todo está en “riego localizado”. La agricultura se tecnifica a pasos agigantados, pero la ganadería sigue ahí… al igual que la industria y los servicios.

Y hablamos del agua con alegría y más estos días que venimos de poner un ¡Ay! en el cuerpo con la sequía, los alimentos y los precios. La campaña de concienciación, creo yo, que la ha hecho la propia naturaleza. Y eso que ayer nos cayó un chaparroncillo.

Para mí que este día deberíamos haberlo celebrado, aprovechando “la pertinaz sequía” de este invierno, con una operación de limpieza de nuestros embalses, generalmente aterrados, que nos restan, de media, un 15% de la capacidad de almacenamiento. Sabemos que desde 1952, cada 14 años se producen 1 ó 2 de sura sequía. Pues aprovechemos y limpiemos. Ahora bien, ¿Qué gaitas hacemos con esos lodos? Jó, qué problema; qué dos problemas.

Mejoremos la gestión hídrica. Ese sí que sería un buen principio para este Día Mundial del Agua. Tenemos que revisar todas las políticas de gestión de agua en agricultura/ganadería, industria, servicios y consumo. Todo está inventado; la cuestión es trabajar por y para el agua que necesitamos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada