6 abr. 2012

DE LA DELGADEZ DE LAS AZAFATAS DE RYANAIR… Y EL APRIL FOOLS DAY



Ya en los Cuentos de Canterbury (1392) hay una referencia al 1º de abril y a la locura. Los ingleses llaman a ese día April Fools Day… y es el equivalente a nuestro Día de los Santos Inocentes, donde se da la inocentada.

Un año más, desde Ryanair se ha celebrado el April Fools Day con otra de las suyas… y como parece que todo el monte es orégano, hemos vuelto a caer: “Ryanair pone a dieta a sus azafatas para ahorrar combustible”. Y todo el mundo se ha lanzado a lanzarle improperios al pseudo orate hiper mega espabilado de O’Leary. Felicito a su equipo de Comunicación y Marketing.

Vamos a ver: como hemos vuelto a caer y van… propongo que para 2013, en todos los calendarios, me pongan en color añil fosforito el 1º de abril, y la leyenda April Fools Day, y así sabremos cómo interpretar el titular y la noticia que nos mande el lila de Ryanair.

De todos modos, las 3 propuestas presentadas para reducir peso son -cuando menos- interesantillas y muy “a tener en cuenta”: azafatas que pesen menos, menos cubitos de hielo para las bebidas y revistas con menos páginas. La inocentada la gastó Ryanair… y todos a destripar a O’Leary como posesos.

Y no es la primera vez. Vuelos libres de niños, sólo adultos, fue la del año pasado. Pasajeros de pie para que cupieran más en los vuelos, fue del anterior. No paran de inventar paridas que tomamos como noticias y ellos se marcan otra raya en la culata de su revólver de chorradas por el April Fools Day.

Ya abogaba Roc Gregori, el 24 de marzo en el Diario Información (léalo, y reléalo,aquí), a propósito del contencioso de Ryanair y Aena por los embarques en remoto o con finger en El Altet: para entender y negociar con O’Leary la cosa va “de psicólogos”.

Querido Roc: yo, que lo mamé en casa, distingo entre Psicología (de le mente) y Sicología (del higo) y los seguiré llamando psicólogos.

Recuerden: cuando haya noticia de Ryanair, psicólogo al canto que la traduzca. Y como la cosa ya no sé si va de la mente o de lo que le sale del higo a este señor, pues también un sicólogo.
Por favor; no se me vuelvan a alterar por las cosas del irlandés recalcitrante. Como Nerón, él también toca su lira irlandesa mientras incendia el panorama de la comunicación…

Pero recuerden, somos muchos a los que no nos importa su filosofía con tal de volar más por menos. Si queremos volar con él, sabemos a qué nos atenemos. A lo mejor, los demás deberían pensárselo. Siempre ha habido clases.

Como en los Cuentos de Canterbury, después de ver el revuelo formado por la noticia sobre el peso de las azafatas, les espero en The Tabard, la posada en dónde se celebraba la comida premio de los cuentos. Lástima que la demolieran en 1837… pero Uds. vayan, que a lo mejor les esperamos O’Leary y yo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada