8 abr. 2012

DE LOS DONUTS; 50 AÑOS YA CON NOSOTROS




Lo acabo de leer en Valencia Plaza (valenciaplaza.com). ¡¡El 12 de abril, el jueves próximo, los donuts cumplirán 50 años!!

¡Qué mayor soy! Es que recuerdo de siempre el ¡Andá, la cartera!, en blanco y negro aún… pero lo recuerdo. No sé exactamente de cuando, pero lo recuerdo; ¡¡cincuenta años ya!! Me tranquiliza saber que el anuncio que yo recuerdo (véalo aquí) es de 1973… pero los donuts son del 12 de abril de 1962. El primer anuncio fue en radio: Ring del teléfono. Descuelgan y una voz dice ¿Diga? Al otro lado le responden vocalizando muy lentamente Do-nuts. Y cuelgan. Esa machacona respuesta hizo a la gente interesarse por el donuts y averiguar qué era aquello.

Donuts es un invento de don Andreu Costafreda Montoliu natural de Alfarràs, un pueblín leridano cuya toponimia original (al-Kharráz) ya quiere decir molino… que de casta le viene al galgo, que dicen.

Huérfano de padre, con 19 años (en 1928) llega a Barcelona y abre un horno de pan, con su madre y hermana. Emprendedor, en 1958 se centra en la producción de aditivos de panificación con la firma Costafreda Sugarline (le iba el inglés). Y fue a más.

En 1961, con el apoyo económico de la familia Rivera, crea Panificio Rivera Costafreda (PANRICO, ahí es nada) y comienza una exitosa andadura con el bombazo inicial de los grisines (palillos de pan, colines, para una picaeta, dicen que de procedencia italiana). En ese mismo año marcha a Estados Unidos y conoce las doughnuts, unas rosquillas de pan dulce fritas en grasa de cerdo que terminaremos por conocer en España como donuts. Dicen que derivan del oliebollen (bolas en aceite) navideño holandés que en 1847 Hanson Gregory agujereó con un pimentero para hacerles el agujero central.

Costafreda, impactado por la maquinaria para producirlos (que yo he visto en miniatura en las ferias de navidad berlinesas y es la repera) y previendo el éxito,  se las ingenia para conseguir fabricarlas en España y con todos los papeles en regla se vuelve y, ¡oh, prodigio de la autarquía patria de entonces!, consigue los permisos necesarios para importarlo todo menos la harina necesaria… y tiene que valerse con la autóctona que, en principio, no servía para el proceso por basta. Y no era cuestión de refinado.

Pero mezclando esto con aquellos consigue la fórmula que le dará el éxito, y con harinas españolas de todo pelaje es capaz de hallar la combinación del éxito, y ya en solitario crea un invento español, Donuts Corporation (1962), que en 1999, a la muerte de Costafreda, se unirá a Panrico. La fórmula de harinas es aún hoy un secreto como el, dicen, de la Coca-Cola.

Por supuesto, inventa también el palabro “donuts” que en la vieja piel de toro nadie conocía antes de abril de 1962. La grafía, tampoco; ni aquí ni en ningún otro lado del planeta.

Dice PANRICO que el 99’7% de los españoles conoce los donuts, y por ahí leo que se consumen 16 donuts por segundo (500 millones de unidades al año); un negocio redondo con más de 128.000 puntos de venta.

Don Andreu Costafreda sí tuvo en 1962 un día redondo; ¡felicidades, donuts!




No hay comentarios:

Publicar un comentario