19 may. 2012

¿DEL SEXAGENARIO BIQUINI… EN BENIDORM? (III)



El que el bikini se enseñoreara de las playas de Benidorm tan pronto, en un país como este -con varios cientos de miles de meapilas-, levantó muchas ampollas.

Tengamos en cuenta, por ejemplo que en 1951 el alcalde de Alicante, Francisco Alberola Such, se puso duro con la moralidad en las playas  y “una mujer fue arrestada durante 15 días por usar un traje de baño inmoral[1]. En 1954 el obispo Pablo Barrachina lanza la Cruzada de la Decencia… que puso el punto de mira en las playas. Pero es que en 1960 se llegó a “prohibir el uso del pantalón corto fuera de playas y piscinas[2]. Y en 1962, desde la Dirección General de Seguridad, aún se prohibía “para todas las personas mayores de 14 años: a) el uso del traje de baño por las calles de cualquier ciudad o pueblo… b) el uso de pantalón corto por el caso urbano…[3].

Y lo de hacer la vista gorda al bikini en Benidorm trajo cola.

Ante las “quejas”, Gabriel Arias-Salgado y Cubas, ministro de Información y Turismo del 6º Gobierno de Franco, “le puso la proa” a don Pedro e instó a don Marcelino Olaechea Loizaga, arzobispo -de armas tomar- de Valencia, para que tomara cartas en el asunto. Y bueno era don Marcelino; don Marcelino inició el proceso de excomunión del alcalde de Benidorm por haber autorizado el bikini. Aquello fue en 1957, pero venía de atrás.
Don Pedro aún se enervaba, ya en el siglo XXI, cuando pronunciaba esa palabra: excomunión. “Tú -me decía- no te puedes imaginar lo que eso significaba para mi mujer y mis hijos”. Total, que… cuenta la leyenda que se fue a Madrid en su Vespa a ver a Franco; en 8 horitas en la puerta de El Pardo.

Lo que a mí me contó don Pedro fue que nada más ser informado de la maniobra pidió a don Camilo Alonso Vega (don “Camulo”, a la sazón Ministro de Gobernación) que le organizara un encuentro con Franco para explicarse… y ese momento no llegaba y don Pedro se me impacientaba. Tanto, que insistió e insistió ante don Camulo y… por fin pudo explicarse. Y esta vez sí, don Pedro se nos fue a Madrid. Y me contaba: “Le dije a Franco la verdad, Necesitábamos divisas y el turismo nos las ofrecía. Franco me indicó que volviera a Benidorm y que me olvidase del tema”. Luego, en más de una ocasión, don Pedro añadía que le había dicho también que “en interés del turismo nacional, el biquini debe ser autorizado… que los extranjeros que venían de vacaciones trasladaban una imagen sensacional de España… y que entraban divisas”. Esto, más o menos así, está escrito en varios libros; pero a mí me lo contó él mismo.

Total, que Pedro se volvió de Madrid… y en nada y menos Doña Carmen Polo en Benidorm… sin lucir biquini, claro. Esto también se ha contado hasta la saciedad; pero cabía.

Y a todo esto, el primer bikini que de verdad está fechado en Benidorm es de 1955: el de Beatriz Ledesma.  Pero internacionalmente, el más famoso de todos aquellos bikinis benidormeros primeros fue el de Pascale Petit, una actriz francesa que fotografió de Quico en la Playa de Poniente, en 1965…





[1] Diario Información; 20.06.1951 y 03.07.1951
[2] Diario Información; 05.07.1960
[3] Diario ABC; 07.07.1962

No hay comentarios:

Publicar un comentario