9 jun. 2012

DE SAIRA, SAIROTA VON HENFLICNHT, Y LA EUROCOPA



Se llama Saira; cosas de la vida.

Es mi primera sobrina nieta; uno ya peina canas. Ella tiene ya siete años; una señorita. Coqueta y muy femenina. Se le nota, le sacará punta a la vida.

No sé, fue el primer bebé de la familia (en grado superlativo) y se le coge cariño. Luego, ha pasado más tiempo en esta casa que en ninguna. Al salir del cole, es obligación dejarse caer por aquí. Ahora ya no persigue a “Putoperro” ni va por ahí mendigando “netetito un lápi”; ahora ya no pregunta “tío, ¿qué jases?”, ahora se sienta por aquí y es capaz de rivalizar con su miniordenador.

Pasa de su hermano, un elefante que está a punto de cumplir 2 años… y se le nota que es niño.

Ha llamado esta mañana y ha dicho que comienza la Eurocopa; que pongamos la bandera, que ella viene a ver el partido. Es demencial: Saira nos ha salido futbolera.

En la anterior Eurocopa, apenas un mico de 3 años, estaba todo el día con “Es-pa-ña, Es-pa-ña” y agitando su banderita. Celebraba los goles con pasión. Nos hacía gracia: apenas levantaba un palmo del suelo, hablaba trapajoso y coordinaba como un pelícano, pero ahí estaba: “Es-pa-ña, Es-pa-ña”. Y seguro que no entendía nada, pero ahí estaba: “Es-pa-ña, Es-pa-ña”.

Cuando el Mundial, retomó su pasión futbolera y vivía los partidos con más intensidad que los 23 de Sudáfrica. Hoy está ya preparada para derrotar a Italia.

Nos ha sorprendido gratamente; a sus padres también. Mañana estaremos todos más pendientes de ella que del terreno de juego.

Nos tiene a todos ya ganados; tanto que la he elegido como protagonista de mi docudrama sobre la intrahistoria de Benidorm, que arranca en 1950 y termina en los primeros días de 2001: “Sairota von Henflincht, de los Von Henflincht de Benidorm de toda la vida. Las bases de esta ciudad”. Ya está terminada, en plan novela, y cuenta la génesis de Benidorm a través de lo que cuenta la protagonista que es nieta de uno de aquellos alemanes que aparecieron por Benidorm en torno a 1947, nadie les preguntaba nada, vivían idílicamente, poco a poco se integraron… e irrumpieron en 1950 para contribuir al desarrollo de esta ciudad. Hay mucha realidad en esos folios, apenas unas dosis de imaginación; se ve cómo se forjó esta ciudad. Me lo han contado casi todo; yo lo he puesto en boca de Saira. A mí me fascina esa historia.

Pero, como aquellos “Poemes de Tardor”… los folios donde está escrita “Sairota von Henflincht…” mai veuràn el sol, doncs fora del meu món… tan sol son tonteríes…


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada