7 oct. 2012

DE BENIDORM… EN EL ATLANTE ESPAÑOL



Leía hoy en INFORMACIÓN sobre una fábrica de redes de Villajoyosa creada en el XVIII (“desde 1778”) y que sigue tan pimpante, y en el cuerpo de la noticia me aparecía “El “Atlante español” y, ¡cielos!, en él, en el libro, también se nombra a Benidorm, y se le dedican 4 páginas (38 a 41), que en realidad son 3 (quitando la farfulla y el título), en el tomo X -de 14-, de una obra de un paisano de Pep Guardiona, un tal Bernat Espinalt (Bernardo Espinalt García) un geógrafo ilustrado de finales del XVIII, Oficial de Correos que llegó a Administrador Principal del Correo de Valencia y fue socio de número de Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, y autor de un libraco para enseñar a escribir y mandar cartas -Dirección general de cartas en forma de Diccionario, para escribir a todas las ciudades, villas...- publicado en Madrid por la Imprenta de don Pantaleón Aznar, 1775, llamada entonces Oficina de don Pantaleón, y hasta de una Guía general de Postas y travesías de España (Madrid, 1794) que es una fantástica fotografía de cómo estaba por aquél entonces lo de viajar y enviar cartas por este país.

Don Bernardo parió entre 1778 y 1795 sus catorce tomillos de El Atlante español ó Descripción general Geográfica, Cronológica, e Histórica de España, por Reynos, y Provincias: De sus ciudades, Villas, y Lugares más famosos: de su Población, Rios, Montes, &c. Adornado de estampas finas, que demuestran las Vistas perspectivas de todas las Ciudades: Trages propios de que usa cada Reyno, y Blasones que les son peculiares. Con semejante título y mínimo tamaño de los tomos (volúmenes de a octavo, de 18 cm) se entiende que necesitara de 14 tomos para contar lo que contó.

Lo más novedoso es que por primera vez da la posición geográfica de cada lugar en Latitud y Longitud .

Así, “En la orilla del Mediterráneo a 16º44’ de Longitud y 38º45’ de Latitud está la villa de Benidorm…”.  Ahora decimos 39º32’03’’ N y 0º7’53’’ E.
Benidorm, “cabeza de la Baronía de su nombre, la habitan 352 vecinos, con Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol y Santa Ana con cura párroco y algunos beneficiados…”. Y apunta un dato que no había encontrado yo ni en Cavanilles ni otros coetáneos… ni nunca: “Antiguamente fue pueblo de mayor vecindario por la cosecha que había en él de tabaco…”. Ahí va… nosotros, por aquí y entonces, cultivando tabaco. No me lo puedo creer. Pero es que don Bernardo dice que: “…en el día se ven vestigios de fábricas de ese fruto”. No sé de qué vestigios se trataría.

Bueno, prosigamos.

Y sin rehacerme de la sorpresa del cultivo en tierras de Benidorm de la planta que dio origen a la hierba de Nicot leo lo de siempre: “Su terreno es seco y árido y se halla plantado todo de moreras, algarrobos, viñas y árboles frutales que se riegan, como sus huertas, con el agua que saca de las muchas norias que hay…”.
Lo del increíble castillo me vuelve a salir: “Tiene esta villa para su defensa un buen castillo y una torre con el nombre de la Villa…”. No ha sitio, pero…

Y llega la almadraba: “Los más de sus naturales son marineros que se dedican a la pesca de atunes, para lo que tienen una buena almadraba…”. Don Bernardo, tocaba de oído, pero tocaba.

Vuelve a los tópicos: “Fue esta villa fundada del Aduar de un moro rico llamado Darhim, y en la conquista tocó a Beltrán de Bellpuig, natural de Lérida… …hoy es su señor temporal el Conde de Montealegre”.

Y como andamos en fiestas de Moros y Cristianos y los del pueblo se me fueron a Valencia a pedir el académico benidormero Pere María Orts y Boch que les preparara una Embajada para las fiestas y él les mostró su asombro aunque les parió un rollo del Príncipe de Kairuán -que la cabra siempre tira al monte-, hoy les quisiera brindar un episodio mucho más a celebrar, como casi todos los de estas fiestas (menos de Alcoy que van de una algarada de al-Azraq, el de los ojos azules -el Blau-… y por eso a los de la Marina -comarca ésta en la que nos encontramos y que se divide en Alta y Baja- les llaman “Blavets”, en recuerdo de aquél). Y sale en “El Atlante español”, en las páginas de Benidorm: “Es esta villa digna de memoria por el combate naval que, a la vista de su puerto, hubo el día 17 de abril del año de 1755 ente cinco Xabeques del Rey, mandados por el capitán Don Joseph Flon, y tres Xabeques Argelinos. Los cinco del Rey echaron a pique, a los tres Argelinos, recogiendo su tripulación que consitía en cuatrocientos noventa y nueve Moros, mandados por el famosos Xachimuza, con sólo la pérdida de cinco hombres muertos y cinco heridos de los Xábeques del Rey”.

¡Coño!, si tenemos batalla, ¿por qué recurrir a la chapuza del imaginario príncipe de Kairuán/Qayrawan que lo más seguro es que de haber existido nunca hubiera osado poner los pies en un lugar rocoso entre dos albuferas que se iban colmatando poco a poco? Si hasta tenemos jefecillo penoso-lastimero derrotado, el tal Xachimuza… que no será tan famoso como Hardin Cahidiablo, pero estuvo por aquí… como el otro, sembrando el pánico con sus razzias y dando inseguridad a la costa hasta casi entrada la segunda mitad del XIX.

En fin, felices fiestas de Moros y Cristianos, de un moro abdelazí. Sepan que en julio, cuando puedo, me invisto de dignidad festera y desfilo en el bando de la Media Luna, a los acordes de Ximo, con traje de fiesta y alfanje en una filà que recuerda al hijo del Moro Muza (Musa ben Nusair), Abdelazíz inb-Musa, el que pactó con Tudmir… pero eso ya es una leyenda germánica con las mujeres escondiendo los cabellos bajo los yelmos… y aquí andamos de fiestas... de Moros y Cristianos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada