19 mar. 2013

DE PLANES HIDROLÓGICOS, TRASVASES Y COSAS DEL AGUA (y V)




Y, finalmente, la historia del Júcar-Vinalopó ya es la repera: Solicitado en 1420 (siglo XV), en 1998 se aprueba el Plan Hidrológico de la Cuenca del Júcar, que incluye la Conducción Júcar-Vinalopó. Hombre, aún quedaría nuestro cordón umbilical con el agua, la conducción Taibilla-Amadorio… pero esa será otra historia. Ahora, al Júcar-Vinalopó… que llevaba rondando quinientos noventa (590) años…

El Tajo-Segura, con todos sus avíos... en un documento
ALEMÁN que he localizado. Igual, "en cristiano"
no lo he encontrado
Mediante Real Decreto ley se declara de interés general la transferencia de recursos hídricos del Júcar al Vinalopó y se constituye la Sociedad Estatal Aguas del Júcar, S. A. Al año siguiente, la Orden del Ministerio de Medio Ambiente de 13 de agosto recoge los criterios básicos para la asignación y reserva de los recursos del río Júcar, fijando en 80 Hm3 el volumen máximo anual a trasvasar al Vinalopó, y se firma el Convenio de Gestión Directa entre el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas del Júcar por el que se encomienda a esta última la ejecución del trasvase. 

En el año 2000 se aprueba la Declaración de Impacto Ambiental del trasvase. 

En 2001 se aprueba la Ley que recoge la Conducción Júcar-Vinalopó en el listado de inversiones (vamos, que dicen que se hace). Entonces se firma el Convenio entre la Junta Central de Usuarios y Aguas del Júcar que establece las obligaciones y derechos (financiación, caudales, tarifas, etc.) para la construcción y explotación del trasvase. De los 80 Hm3 anuales está previsto que 45 se destinen a regadíos y 35 a abastecimiento de poblaciones. 

Ya en 2002 el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, y el presidente de la Generalitat Valenciana, José Luis Olivas, colocan la primera piedra del trasvase en Cortes de Pallás. Un acontecimiento. La Conducción, de unos 70 kilómetros, se divide en siete tramos -7-, desde el embalse de Cortes hasta Villena. La inversión prevista era de 230 millones de euros, que son financiados por Aguas del Júcar (32,61%), Fondos FEDER (34,78%) y Usuarios (32,61%). 

En 2003 (en diciembre) la Comisión Europea comunica la concesión de 80 millones de euros en Fondos FEDER para financiar la ejecución de las obras, estableciendo una serie de condiciones ambientales (caudal ecológico, programa de sustitución de bombeos, aportaciones a la Albufera, etc.) y en agosto de 2004 el Ministerio de Medio Ambiente constituye la Comisión Técnica del trasvase Júcar-Vinalopó para que en febrero de 2005 (las cosas de palacio, van despacio) la Comisión Técnica del trasvase Júcar-Vinalopó presente sus conclusiones.

El Júcar-Vinalopó. Trazado final; desde el Azud
de la Marquesa... aguas "p'atrás"
Pero, oh prodigio, en el mes de septiembre se debe rescindir, por incumplimiento, el Convenio suscrito entre Aguas del Júcar y la Junta Central de Usuarios. En octubre el Ministerio de Medio Ambiente anuncia el cambio de trazado de la Conducción Júcar-Vinalopó, trasladando el punto de toma al Azud de la Marquesa en el curso bajo del río Júcar. No ganamos para disgustos; cogemos el agua del final. Es que, recordemos, se había producido un cambio de Gobierno y el nuevo presidente era José Luis Rodríguez Zapatero. Se cambia todo… y vuelta a empezar.

En junio de 2006 se aprobará la Declaración de Impacto ambiental del nuevo trazado y en julio se adjudican las obras de cinco nuevos tramos. Total que en diciembre la Comisión Europea anuncia el aumento de fondos FEDER destinados a financiar la infraestructura hasta 120 millones de euros.  Algo es algo.

Así, en febrero de 2007 Aguas del Júcar suscribe un nuevo Convenio con la Confederación Hidrográfica del Júcar por el que esta última será la encargada de repartir los caudales del trasvase a los futuros usuarios de la conducción. Y en julio el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Antonio Bernabé, coloca la primera piedra del nuevo trazado en Llanera de Ranes. Esta vez, y no sé por qué, con mucho menos boato. La cosa era hacerla ellos. Así el nuevo trazado de la conducción tiene una longitud aproximada de 90 kilómetros, incluyendo los nuevos tres tramos del trazado original. La inversión prevista fue de 320 millones de euros, financiados conjuntamente por la Comisión Europea con Fondos FEDER y el Gobierno de España.
 
El 19 de noviembre de 2010, por fin, el agua del Júcar comienza a llenar la Balsa de San Diego en el Alto Vinalopó.

Total que de 70 km y 230 millones pasamos a 90 km y 320 millones… y nadie puso el grito en el cielo… ni los papeles en la Fiscalía. Y así nos va. Y ese sobrecoste lo hemos de pagar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada