15 jul. 2013

DE LA EVOLUCIÓN DE BENIDORM COMO DESTINO TURÍSTICO… UN NUEVO ESTUDIO DE VERA, IVARS Y RODRÍGUEZ (y V)


Y el turno de conclusiones. Vera, Ivars y Rodríguez son muy claros al señalar que “no pueden explicar por completo la complejidad de los sistemas turísticos locales y su interacción con el mercado. La dificultad aumenta cuando se analiza el destino único de Benidorm, que presenta factores internos derivados del contexto local, que desempeña un papel clave por su modelo de turismo urbano. La evolución de Benidorm ilustra características no deterministas de los modelos evolutivos que refuerzan la posición neo-fordismo e identifican la importancia de la capacidad local para participar en los procesos de reestructuración productiva”. Es que en Benidorm, y esto es determinante, siempre se ha tenido claro, desde los pioneros en esto del turismo, que “la adaptación a los cambios estructurales es esencial para mantener la competitividad”.

Y esa competitividad se va renovando siempre inmersa en su estructura urbana que es la que ha posicionado a Benidorm: “La evolución de este destino turístico se ha caracterizado por la relación integral entre el modelo urbano que es la base del sistema de alojamiento y las actividades comerciales y recreativas que se desarrollaron dentro de la estructura urbana”.

Es cierto que hasta ahora los intentos de captar nuevos mercados no están saliendo todo lo bien que se quisiera. Benidorm sigue siendo un imán para las clases medias y es ahí donde se puede hacer un salto cualitativo, sin abandonar el segmento, hasta ver la evolución de las nuevas iniciativas que se plantean, ya ajenas en el tiempo al estudio de Vera, Ivars y Rodríguez en el entorno de Terra Mítica (nuevos hoteles e iniciativas indoor en una parcela de 750.000 m2 del PEDUI de Terra Mítica).


Evaluación de la evolución del turismo en Benidorm acuerdo con la oferta y las variables clave de la demanda (en Vera, Ivars y Rodríguez)

Hasta la fecha, los empresarios mantienen la competitividad mediante la renovación de sus instalaciones “y la implementación de nuevos modelos de negocio adaptados a las tendencias del mercado” como constantes en la vida económica de la ciudad. La cuestión es atraer clientes directos para aumentar la competitividad. La dependencia de los TTOO desciende gradualmente, aunque no se abandonará, y entran en liza nuevas estrategias y los consecuentes nuevos métodos de gestión.

Y claro, así llegamos al número de conclusiones más perfecto de los imperfectos: 6; la perfección serían 7… según la Biblia.

  1. La ventaja competitiva de Benidorm se debe a su modelo turístico urbano único, que se basa en los hoteles y las economías de escala que crean una masa crítica de alojamiento y servicios de esparcimiento. Por lo tanto, Benidorm como ciudad de ocio se distingue de los destinos turísticos de temporada a lo largo de la costa mediterránea.
  2. Los efectos en el mercado de los ciclos económicos interactúan directamente con las fases evolutivas de un destino.
  3. La industria hotelera ha podido renovarse debido a los incentivos públicos y la legislación de la planificación local, porque la mayoría de los hoteles eran de propiedad privada y los propietarios estaban comprometidos con el destino. Como resultado, muy pocos hoteles se convirtieron en residencias o pasaron a utilizarse para otros fines.
  4. El turismo de masas es compatible con la gestión sostenible de los vectores ambientales como el ciclo hidrológico, el consumo de suelo y la movilidad urbana, que afectan a la capacidad de carga del destino.
  5. Una serie de productos diferenciados para los distintos tipos de consumidores en el mismo destino siguieron desarrollándose.
  6. La renovación de las operaciones, como la creación del parque temático, tuvo un impacto limitado, mientras que la renovación general de los hoteles tuvo un impacto positivo significativo.
En fin, que a la vista del último estudio de Vera, Ivars y Rodríguez sobre Benidorm y su capacidad de adaptarse y evolucionar revelan que “el estado de Benidorm como destino turístico excepcional”. Y para los investigadores clave en el destino Benidorm es “su capacidad de adaptarse a la evolución del turismo en los últimos cincuenta años”.

Siguiendo el ejemplo de Benidorm -y estando en su situación geoestratégica en la Europa del Sur y en el Mediterráneo- es imposible equivocarse… porque no me negarán ustedes que para conseguir 10’5 millones de pernoctaciones hoteleras, 2’3 millones de pernoctaciones en apartamentos reglados y 1’6 en campings, más los incontables de apartamentos no reglados (por no estar reglados)… estamos por encima de los 5’2 millones de turistas/año… más que toda la isla de Puerto Rico (1’1 millones), Cuba (2’8 millones) o la mitad de la isla que ocupa la República Dominicana (4’1 millones). Y no comparo con destinos peninsulares e insulares patrios por aquello de la pelusa… que a todos nos molesta.

En fin, que 5’2 millones de “locos” es un parámetro que el “loquero” debe estudiar. Si hay más de 5’2 millones de “locos” -¡bendita locura!- hay que replantearse el término… y el calificativo. ¿No será que hay alguien conduciendo en dirección contraria? Nosotros vamos por nuestro camino.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada