19 ago. 2013

DE BLOQUES Y DE INFIERNOS, CHORRADAS DE GIBRALTAR



Cuando la Guerra de las Malvinas iba yo para Sevilla (abril de 1982) y a unos 15 km de la ciudad hispalense me tropecé con un convoy militar que estaba parado en un área de servicio. Eran del 74 de Artillería Antiaérea; iban desde El Copero sevillano al Cortijo de Buenavista, en San Roque… que es coña marinera lo de llamar al acuartelamiento que tienen frente a Gibraltar los del 74: Cortijo de Buenavista. Iban para una rutinaria “Tapón” pero dado el tema del lío con Argentina, pues… a joder; “a enseñar pabellón” que se llama. Vamos, como al HMS Westmisnter (F237, type 23) que ha llegado hoy al peñón: “a enseñar pabellón”. Más allá de rendir honores en el cementerio gibraltareño a los caídos de la IIGM no creo yo que no hagan otra cosa hoy. Y luego se van para Albania, de maniobras. Al-ba-nia, que ya son ganas. Por cierto el HMS Illustrious ha sido acompañado en su periplo por un buque español desde la altura de La Coruña a Rota porque resulta que los militares de Gran Bretaña y España mantienen buenas relaciones.


Ahora bien, con la ley de Boyle-Mariotte en ristre (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se contrae), leo en Internet la chufla académica de que “si el volumen del infierno se expande conforme van entrando almas condenadas a él (para que la presión y, sobre todo temperatura -infernal- se mantengan) hay que regular velocidad de expansión y número de entrada de almas porque si se expande más rápidamente que entran almas, la presión y la temperatura caerán hasta congelarse”. Vamos, que SI: el infierno se puede congelar.

Asín que, Sr. Ministro Principal de Gibraltar, el infierno, puestos a despotricar y decir chorradas como hace Ud. don Fabién (Fabián en inglé, me dicen), se puede congelar. Los bloques que han echado joden el fondo (la almeja) y a los pescadores españoles; nada más. Pero aquí le estamos dando un bombo que no veas.

Hombre, si hubiera dicho Fabién lo de que “cuando San Juan Baje el dedo”, pues… la cosa ya sería muy distinta. Es que chocamos con lo Divino. San Juan fue el que señaló al Mesías (“He aquí el Cordero del Señor”) y todos se lo imaginan que lo hizo señalándolo con el dedo y en todos lados le ponemos el dedo inhiesto. De ahí que no lo baje.

La frase del infierno no es nueva; no es nada original Fabién. El primero que la dijo fue un norteamericano; se la dijo a un ruso. Valerian Zorin representante de la URSS en la ONU, cuando la crisis de los misiles rusos en Cuba (octubre de 1962), le dijo al representante norteamericano Adlai Stevenson: “Tendrá la respuesta en el momento oportuno” (sobre si en Cuba había misiles que los americanos ya había fotografiado). Y Stevenson le endilgó la célebre frase que parcialmente copia el Fabién este: “Estoy dispuesto a esperar esa respuesta hasta que el infierno se congele - I am prepared to wait for my answer until hell freezes over”,dijo Stevenson.

Aquello, dicho en la sede de la ONU -en el Consejo de Seguridad-, era una muestra de buena voluntad por parte de los norteamericanos. Esto, dicho ante la prensa española, la perorata de Fabién de hace unas horas, es un exabrupto más que lo califica.

Jurisdicciones Marítimas en el Estrecho de Gibraltar –
Juan Luis Suarez de Vivero ARI nº 31-2002 – 22.07.2002
Gibraltar, recordemos, lleva reivindicando aguas propias desde 1878 al amparo de la Territorial Waters Jurisdictional Act (An Act to regulate the law relatinf to the Trial of Offences committed on the Sea withim a certain distance of the Coast of Her Majesty’s Dominions) que aún sigue vigente en el Reino Unido. El Instituto Elcano lo ha estudiado y lo ha dejado muy claro: No existe ningún acuerdo de delimitación España-Reino Unido. España fijó en 1967 (Decreto 2671 de 19 de octubre) los límites de las aguas del puerto de Algeciras-La Línea. Dicho límite evita interferir con las aguas que Reino Unido reclama para Gibraltar. Así, España no reconoce tal soberanía pero fija las aguas del puerto respetando las denominadas aguas inglesas. Esta delimitación viene a coincidir en gran medida con los límites de la zona prohibida de vuelo que España estableció en el mismo año (Orden de 11 de abril de 1967 de Presidencia del Gobierno) y que en el mapa se señala con un azul más intenso. Esta zona prohibida de vuelo fue revocada cuando se normalizó el tránsito entre Gibraltar y La Línea (reapertura de la verja).

Tradicionalmente, Reino Unido ha reclamado un mar territorial de 3 mn alrededor del Peñón (IBRU, 1992), aunque la ley de mar territorial (Territorial Sea Act 1987) fija la anchura de este espacio en 12 mn para el mar territorial adyacente a las Islas Británicas, más Irlanda del Norte, las Islas del Canal y la Isla de Man, no haciendo mención expresa de Gibraltar. La única referencia a Gibraltar aparece en la Territorial Waters Jurisdictional Act de 1878, donde la anchura del mar territorial era de 3 mn. En el último conflicto pesquero con Gibraltar (1998), las autoridades gibraltareñas procedieron al apresamiento de barcos de pesca de La Línea que faenaban en las aguas que rodean el Peñón en una anchura de 1 mn”. Esto ya da una idea de lo que pudieran ser las aguas inglesas.

Ahora la cosa se ha emponzoñado un poquito más por el empecinamiento de Fabién que quiere sacar rédito de la cosa. Gobierna en coalición; no es un líder de masas (si es que en Gibraltar se puede hablar de masas) y quiere sacar rédito de la cosa. Un Ministro Principal de la puñetera roca en cuanto acaba su mandato se despeña por el Salto del Lobo de la política británica de Ultramar. ¿Se acuerdan Uds. de Caruana, Peter?, ¿o de Bossano?, ¿o de Canepa?, ¿o de Peliza?, ¿o del emblemático Sir Joshua Hassan que lo fue por 2 veces? Pues se les acaba la primogenitura ministerial y se les acaba el rollo, a Sotogrande, que es Spain. Fabién busca algo más, una especie de sortilegio para quedar en la Commonwealth a nivel de Australia, por ejemplo.

Los gobernadores militares británicos del peñón eran un tostón, pero eran militares y mandaban sobre el alcalde. Desde el 64 hay Ministro Principal… y desde entonces yo me he vuelto más antigibraltareño.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada