30 nov. 2013

DE UN CAFÉ CON SIGNO NOTARIAL (I)


Antiguo signo notarial
A mí lo que más me gusta de lo de los notarios es el signo notarial[1]. Recuerdo que de enano que me gustaba ver como el notario Feduchi (José María Martínez Feduchi) “dibujaba” su signo. Me parecía increíble que aquella complicación la repitiera una y otra vez, y siempre le saliera igual.

El viernes 29, por “Los cafés del Meliá” y con signo notarial incluido, pasó el notario de Benidorm, Antonio Magraner Duart. Eran muchas las cuestiones que nos animaban a invitarle a “echar” la tarde con nosotros: conocer más sobre el mundo notarial y, en su caso, saber más de quien es Académico de la Real de Cultura Valenciana; de quien fue (hasta diciembre de 2006) consejero de la CAM; de quien estuvo un par de años en el Instituto Valenciano de Finanzas; de quien es sobrino de don Luis Duart, sacerdote, historiador y arqueólogo, quien tanto estudió los orígenes de Benidorm; de quien es notario de Benidorm… de un amigo de muchos de los tertulianos.

Antonio Magraner Duart
Foto: Mario Ayús
Vamos, que dio mucho de sí.

Nació en Almussafes (hoy, la referencia es la FORD) y estudió Derecho en Valencia; Promoción 1972-77. Allí entabló amistad con otros estudiantes, hoy abogados, de Benidorm (Moll, Farach, Llinares…) y comenzó una relación con esta ciudad. Su esposa, María José, es también benidormera. Y bueno, el caso es que al final aprobó “notarías” y su primer destino fue Biar (con protocolos notariales desde Jaume I). Luego, l’Alfàs del Pi (inauguró él la actividad notaríal alfaçina). Y desde 1988, Benidorm: 25 años ya de Notario en Benidorm.

Y comenzamos por saber que Benidorm cuenta con protocolos notariales desde 1781, o que el primer notario fue Pedro Miquel Orts… aunque el notario “más famoso” es sin duda Álvaro Llorca, el que en marzo de 1740 subiera al londro que Antonio Bayona y Miguel y Vicente Llorca y otros marineros habían conseguido arrebatar al mar, cuando barco iba desarbolado y a la deriva, y donde estaba la imagen de la Virgen del Naufragio… ahora, incomprensiblemente, Virgen del Sufragio. En aquellos protocolos la moneda era el maravedí[2]. Ah, y las parcelas de primera línea de Levante nunca “limitaron al Sur con África, mar Mediterráneo por medio” como muchas veces se ha dicho. Eso no consta en ningún protocolo.

Por cierto, la actual Ley Orgánica del Notariado español, en vigor aunque con Reglamentos que la desarrollan más actuales, es de mayo de 1862. El año pasado se celebró el 150ª Aniversario y uno de los tres congresos de la efeméride se desarrollo, recalcó, en Benidorm.

Bueno, repasamos la historia notarial de Benidorm con los notarios del XIX y del XX saliendo a relucir nombres como Tadeo Ruzafa Falcó, José Mª Rodríguez Hernández, Lamberto Castell Torrejón y otros más… hasta llegar a los 9 notarios de hoy.

Lo que sí llama la atención del estudio de los protocolos notariales de Benidorm es que desde sus inicios la mujer tuvo un protagonismo muy especial en todos ellos en unos tiempos en que la mujer estaba “sin capacidad de obrar”; que era el marido el principal actor. 
Bueno, eso se explica en la especial idiosincrasia de esta población donde los hombres estaban embarcados bien al corso, bien al cabotaje, bien a la mercante, bien a la de guerra, bien a la almadraba; el caso es que los varones pasaban muchos meses fuera de Benidorm y eran las mujeres las que capitalizaban los documentos públicos.

Y salieron a relucir las anécdotas (muchas y sonadas) y el absoluto desconocimiento de la realidad notarial que nos rodea. Insistió por ello, el notario Magraner, en la necesidad de una Introducción al Derecho y una Introducción a la Economía en vez de muchas de las absurdas asignaturas que pululan por las programaciones académicas. Es que hay un desconocimiento bestial en cosas de sucesiones y otros temas donde entras los llamados Documentos Públicos.

¿Sabían Uds. que en la Comunitat Valenciana, por mor del Derecho Civil Valenciano, desde julio de 2009 el régimen económico matrimonial es de separación de bienes?; ¿conocen Uds. la cadena de sucesión testamentaria?; ¿sabían Uds.…? Bueno, estaríamos aquí de cháchara un buen rato ante el desconocimiento de muchas cosas más para el común de los mortales, pero no es objeto de este post.

Hablamos incluso de las Notarías del siglo XXI: más cargadas de actos a partir de los que se dice que se unirán en 2014… ó 2015: casar y divorciar… y otros. De momento ya hay “juras de bandera”… Y no te digo en el microcosmos ese de los testamentos y todo lo que colea.

El mundo notarial es fascinante.

Bueno, mañana entraremos en eso de las otras cosas que acompañaron un buen café con Antonio Magraner, notario de Benidorm.







[1] Figura y/o dibujo que los notarios agregan a su firma, y rúbrica, en los Documentos Públicos. Es el elemento distintivo que acompaña e identifica al notario. Viene del “ius sigili” medieval. Es el instrumento de validación de sus expediciones.
[2] Moneda de cobre de curso legal en España que, con sucesivas acuñaciones, estuvo vigente en España desde los Reyes Católicos hasta la primera reforma del Sistema Monetario español en tiempos de Isabel II (en 1848). A finales del XII bien pudo ser un dinar almorávide que el rey Alfonso VIII imitó acuñándolo en oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario