19 mar. 2014

DE LA PRIMAVERA…


Según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional - Ministerio de Fomento), la primavera de 2014 comenzará el jueves 20 de marzo a las 17h 57m hora oficial peninsular, a las 16h 57m en Canarias. Esta estación durará 92 días y 18 horas, y terminará el 21 de junio con el comienzo del verano.

-.-

No obstante, desde hace unos días -y unos años; desde 1956- “ya esPrimavera en El Corte Inglés” y este año el spot lo han grabado en Benidorm. Una genialidad más. Puede amenizar esta lectura con la canción de Los Pasos “Primavera en la ciudad”…

.-.


Primavera.

A mí me contaron que Zeus tuvo tres esposas: Metis, Temis y Hera (que parece ser que aún es la actual, salvo que en Sálvame me desmientan). Pero resulta que Zeus no hacía remilgos a nada; incluso a su hermana Démeter. Y de aquél devaneo (¿o tal vez fue algo más?) llegó Kore (“la hija”), a la que terminaron llamando Perséfone (o Proserpina, según un lado u otro del Mediterráneo). Y resulta que Perséfone viene a significar “la que lleva la muerte”; vamos, una gozada de criatura, pero…

Me contaron que era muy hermosa. Tanto que, un buen día, su tío Hades (dios de los infiernos; dueño del Érebo) se prendó de ella y cuando andaba, otro día, por el campo de Enna (oiga, en Sicilia; de los que era dueña la ninfa Nisa) cogiendo flores -con sus hermanastras Atenea y Artemisa- al reparar en un lirio (¿o fue un narciso?) fue a cogerlo y desde el inframundo su tío Hades abrió la tierra, largó su mano y la raptó; se la llevó en su temible carro negro, tirado por cuatro caballos zahínos, hasta los infiernos.

Es, aún, famoso el mosqueo de la madre, Démeter, cuando Perséfone no apareció al caer la noche. Cuentan que anduvo 9 días, con sus 9 noches, buscándola. Y como Démeter era la diosa nutricia de la agricultura mientras se dedicó a buscar a su hija esto fue un solar; no crecían ni las malas hierbas. Iba Démeter como alma en pena buscando a su hija -y la tierra sin producir- hasta que Hécate (la diosa de los partos) le dijo que había oído gritos (pero no sabía por dónde) y que le preguntara a Helios que -por estar ahí arriba- lo veía casi todo y podría informarle. Y éste le contó lo del rapto.

Démeter, entonces, se abandonó aún más a sus lloros y dejó la tierra bastante más abandonada. Entonces, Zeus -que no podía aguantar la agonía en que se debatía la tierra sin nada que producir- tomó cartas en el asunto, obligó a Hades a devolver a Perséfone a su madre, y mandó a Hermes (el mensajero) a por ella. La condición para la vuelta es que Perséfone no comiera nada de por allí abajo y, cuentan, que Perséfone comió granos de granada. Y no se me ponen de acuerdo en cuántos, pero el castigo fue que debía regresar al inframundo tantos meses como granos de granada hubiera comido (lo que a los productores de ricas granadas de Elche no les hizo nada de gracia la cosa).

Pero, no obstante, Zeus permitió que Perséfone visitara cada año a su madre, Démeter, por un tiempo. Y cuando Perséfone vuelve, Démeter se pone muy contenta y demuestra su alegría haciendo reverdecer la tierra.

Pasado ese tiempo (la Primavera… e incluso el Verano, opinan algunos teniendo en cuanta los granos de granada que la chica se comiera) Perséfone vuelve al Tártaro (por seis meses al menos), un lugar que no tiene nada que ver con Crimea-Putin-Maidán & Co. El Tártaro era el lugar del inframundo donde los malvados eran castigados, donde estaba la prisión de los Titanes, donde se ubicaba la mazmorra del sufrimiento, donde... Vamos, al infierno del invierno. Y aquí llegado me he acordado de la Bardena del Rey, a la que bajan los roncales (a comer migas con sebo por lo menos cuatro meses), donde, dicen, tienen 9 meses de invierno y tres de infierno. Eso, Perséfone, no lo sabía.

Fantástica composición de la NASA con los
solsticios y equinoccios de 2011 y 2011
Total que, vista a los ojos de la mitología griega, la Primavera (el primer verdor) es épico y casi romántico. Pero la realidad lo que estamos a punto de conmemorar no es más que un tránsito estelar que se inicia con un aequinoctium -noche igual (al día)- que es cuando el sol se sitúa justo sobre el plano del ecuador terrestre en una línea recta de luz y oscuridad. Y ya está. Y a partir de ahí iremos ganando 3 minutos de luz solar (a la latitud en que se encuentra la península; que más al norte es más) que es lo que llaman Primavera porque hay más luz solar y el agro lo agradece.

El 30 de marzo nos cambiarán la hora y esa hora “que nos quitan” es como si nos fuéramos 48 días para atrás en esto de ver amanecer y… seguiremos en Primavera hasta que el 21 de junio nos digan que ha comenzado el Verano. Veremos si nos enteramos.

Seguro que esta primavera nos va a dar que hablar, mucho, del Ciclo Solar 24 en el que estamos, la supuesta etapa de letargo en que parece vivir el Astro Rey y todo lo que queramos entre calentólogos y gentes de bien.

Al tiempo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario