11 abr. 2014

DE LAS PLAYAS; DE ARENALES Y OCUPACIONES


Pues no que esta mañana me desayuno con que el GOB (Grup Balear d’Ornitología i Defensa de la Naturalesa) desde su sección menorquina presenta alegaciones a un segundo aparcamiento en Cala en Turqueta porque con lo que allí ya de por sí va “se está en los mismo parámetros que Benidorm”, dicen; y me lo cuantifican en 2 metros cuadrados de playa por usuario. Mire Ud., puede ser que sí y puede ser que no; más bien no.

Cala En Turqueta
Hombre… uno que ha pasado por Menorca; uno que hizo sus ratitos de radio en la isla; uno que vio muchas veces amanecer desde Villa Carlos, ahora Els Castells; uno que estaba cada San Juan en Ciutadella; uno que vio más de un homenaje a Farragut en el mar; uno que sabe que Cala En Turqueta está como a 10 kilómetros de Ciutadella, entre las puntas des Tambors y na Foradada y que sabe que el nombre “En Turqueta” por mucho azul turquesa de sus aguas va más de razzias de piratas turcos… pues uno no comparte la cosa. Benidorm es Benidorm, como En Turqueta es En Turqueta. No se les puede comparar, y mucho menos para despreciar e intentar ofender.

En Turqueta es la repera; un lugar aislado donde el mar penetra  del orden de 400 metros hasta besar la arena del piedemonte de la Talaia d’Artrutx, mientras los pinares lo cobijan todo; ya de por sí pone. Llegar en coche es fácil. Luego tienes que darse un paseíto de ¿800 metros? hasta la fascinación. Hasta merece la pena, confieso.

Benidorm. Playa de Poniente; al fondo Levante
Si En Turqueta es la repera, Benidorm el recopón. Menorca tiene su aquél y su público; como Benidorm tiene el suyo. Y sí, en En Turqueta con 400 personas puede parecer que estamos como sardinas en lata, pues resulta que en Benidorm 40.000 aún te dejan respirar. Benidorm son 5’3 kilómetros de línea de playa y 275.000 metros cuadrados de arenal urbano; vamos, que hasta puedes aparcar a 15 metros de la arena… aunque aquí, playas urbanas, vamos a pie.

Para comparar, hay que saber manejar magnitudes y Benidorm, pese a quien le pueda pesar, engaña en la primera visual, aunque la realidad surge cuando fijas la mirada. No existe tal problema.

Las playas están más que estudiadas. Sin entrar en particularidades y como media, las playas mediterráneas españolas tienen su máxima ocupación entre las 9 y las 12 h (34’2%), mermando mínimamente entre las 12 y las 16 h (30’2%) y descendiendo progresivamente en ocupación entre las 16 y las 2º h (del 14’3 al 3%). No se me alarmen por estas cifras porque aún queda un 18’3% que altera estos parámetros al no mantener un rango horario definido y que viene a incrementar las cifras entre las 11 y las 17 h sin permitir alojarlos en nicho propio.

Es más, hasta el mismísimo MOP (Ministerio de Obras Públicas) en 1970 definió la utilización de las playas: playas estacionales y playas no estacionales en función de la ocupación, y me voy hasta Víctor Yepes para el sistema playa-usuario, con una pequeña introspección hasta Gaviria-Iribas porque las mediciones, contando uno a uno los usuarios de las playas, no se han vuelta a hacer desde 1974; ahora se tira de foto aérea o cálculo a boleo… Y alfarrasar, lo que se dice alfarrasar… desde los cálculo de mi abuela Mercedes nadie ha vuelto a acertar.

Yepes habla de que existe una cierta capacidad de carga de una playa que cifra en confortable para densidades superiores a los 4 o 5 m2 por usuario entre la zona activa y la zona de reposo de la playa. Pero claro, eso depende del destino turístico. Encontrarnos con 10 m2 disponibles nos puede llevar, incluso, a síntomas de soledad; aunque el 1’8 m2 que midió Gaviria en el Mal Pas benidormer en 1974 es similar a la situación de los jurelillos de lata. Ahí ya podemos hablar de saturación y no es porque nos salpique el hervor del aceite bronceador sobre la piel del vecino/a sino porque la sensación finita de espacio se percibe. Mal Pas es una playa limitada por paredes verticales del cerro Canfali y con sólo un punto de entrada a nivel de vía pública.

Por eso interesa saber la capacidad real y el potencial de carga de una playa. Para ello, antes de hablar, hay que tener claro el volumen de usuarios potenciales de la playa, la carga potencial, el coeficiente de uso tanto del arenal como de las zonas de baño, las superficies de las área activa y de reposo de una playa, el número de usuarios reales y su reparto por horas, la estancia media en la playa y los coeficientes de ocupación diaria y laminación (los que se van y los que vienen), e incluso las horas de utilización de las playas. Con todos estos datos sí podemos determinar que 4 m2 por persona durante 3’46 horas (que es la media de estancia en una playa mediterránea española) está en lo aceptable. Menos de 4 m2 es estar en la saturación y más es acercarnos a la situación ideal de confort playero.

Para todo esto no hay que llevar encima más que una cabeza bien amueblada. Usted mira cómo está el arenal y si cree que cabe… pues a disfrutar. Las matemáticas están para lo que están. Con matemáticas y cifras podemos meternos también en zonas de baño, zonas de paseo playero, zonas de actividad, zonas lúdicas… hasta donde se quiera complicar uno la vida. Luego está la percepción personal.


Benidorm, Playa de Levante.
Viernes de Dolores de 2014
Bueno, y encima sin computar extras como Biblioplaya, zonas adaptadas (la playa es para todos), juegos para niños, aparatos de movimiento, pedalos, plataformas de agua, esculturas de playa y dinamización que incluye hasta gimnasia (e incluso taichí, sin llegar a tai chi chuan) para mayores.

Por eso, no se pude es comparar En Turqueta con nada; y menos con Benidorm. Y mucho menos si es por ofender, porque ofende el que puede y no el que quiere. Y porque Benidorm, por mucho que duela, sólo son unas playas que si estimamos en 35 metros la anchura de reposo nos ofrece un área de disfrute de 186.165 metros cuadrados que tienen detrás toda una ciudad de servicios. Y esto, muy pocos lo pueden esgrimir. Por caber, en las playas de Benidorm caben, en umbral de confortabilidad 46.500 usuarios… que cuando aplicamos los distintos coeficientes y las medias de estancia y los flujos de laminación nos vamos a pases de entre 161.000 y 178.000 usuarios en días punta sin que ninguna estructura se resienta y mucha gente se beneficie.

Comparar es establecer relaciones entre dos o más cosas… pero manejando las mismas magnitudes. No se puede comparar un charco con una fuente; la belleza es subjetiva y la realidad siempre objetiva.




No hay comentarios:

Publicar un comentario