30 abr. 2014

DE UN SAINT GEORGE’S DAY PARADE EN MANCHESTER…



Estaba en Manchester… y por un instante la realidad del momento me trasladó a Brighton. Bueno, la verdad es que más que a las calles de la ciudad balneario el traslado fue a las imágenes vivas en la memoria de Quadrophenia, “la peli” de los Who (The Who) que a principios de los 80 me tragué. Hasta por un instante matinal he llegado a ver como caía por el acantilado la Lambreta (o lo que fuera aquella Vespa tuneada): ¡al infierno con lo Mod!, que parece que quería decir el director de la peli. ¿Pero cayó con la moto el protagonista? Creo que no, pero no me acuerdo. De la música sí; y de lo fuerte (y dura) -para el momento aquél- de la peli.

En fin, que el pestilente olor que dejaban en Olham Street el centenar de Vespas al más puro estilo Mod te devolvía a la realidad. Y es que así abrían el desfile del Saint George’s Day de este año. Sí, San Jorge fue el 23, pero como venían del Good Friday (18) y el lunes 21 había sido bank holiday… pues el desfile para el domingo 27 (digo yo).

Nada del otro jueves este desfile… y como tal me lo habían vendido. Y “lo del otro jueves” es porque cuando se ayunaba en viernes, los del terruño se pegaban unas comilonas de órdago el jueves… y así se podía ayunar el viernes. Por eso, cuando una cosa no da la talla le solemos endilgar lo de “nada del otro jueves”, en recuerdo de aquellos jueves que la mesa era la del bufet para un regimiento. Pues eso, nada del otro jueves: un par de buenos caballos Shire o Suffolk Punch, me dijeron (no se ponían de acuerdo mis interlocutores; y vaya Ud. a saber si eso coincide con lo que me dijeron, en inglé), dos bandas de música de la policía (marciales ellos), una de gaiteros escoceses, una charanga intentado que sonara a batucada, unas odaliscas de medio pelo entradillas en carnes que le echaban más humor que pasión, dos jeeps de la IIGM, un tipo imitando a Winston Churchill (calvo, gordinflón y con puro ¿o era Hitchcok?), unos perritos de la asociación de criadores de perros ratoneros, unas motos gordas por allí sueltas, unos imitando a Dick van Dyke en plan deshollinadores (y sin cantar el chim-chim-chery; ¡gracias a Dios!), dos camiones con niños de colegio canturreando, un viejo autobús de época (muy aplaudido) y una grúa para grandes trailers con un banderón inglés cerraba el desfile, precedido por el camión de los bomberos. Ah, un dragón y un San Jorge hinchables al principio. Lo dicho, nada del otro jueves… y muchas risas. A lo mejor iba de eso y yo no lo he entendido.

Nada que tuve que quitarme la depresión y no encontré mejor lugar que Marble Arch. Era un paseíto hasta Rochdale Road (hasta el nº 78, oiga)… y aún por dos veces más sufrimos el centenar largo de lambretas/vespas y su tufillo de aceite mal quemado. Entre aquél compacto grupo de viejos motores -y ambiente Mod- con gentes envueltas en banderas de San Jorge destacaba una vespita, casi ajena a lo que fue el movimiento Mod, que un sufrido señor paseaba con un par de banderas de España -¡Olé!- llevando, eso sí, un casco con la bandera de Gran Bretaña. Respondió a nuestros aplausos y siguió a lo suyo. Faltó el pelo del bigote de una gamba para soltar aquello de ¡Gibraltar español; Malvinas argentinas! (un guiño al país hermano); pero no íbamos a aguarles la fiesta y el desfile a esa gente cuando, por otro lado, con el ruido no nos iban a oír.

Lo dicho: Nada del otro jueves. Y para reponerme, a Marble Arch (Marble Brewery). Le tenía ganas. Es un viejo pub (1888; Wellington Inn, aunque la tradición se remonta a 1826 con Bernard McKenna, el primer cervecero de la saga) en lo que fue la cervecería original; ahora el universo cervecero está detrás y debajo del viejo pub; y ha expandido el negocio.

¡Y qué Pub! Edificio protegido y con inclinación, un talud “natural”: el suelo tiene el desnivel de la calle lateral y es que nada más entrar, como en un tobogán, vas directo a la barra donde te recibe un frente de hand pumps con su letrerito de la modalidad de cerveza, casi todas cask. Fascinante: es como si ese impulso final hacia las cervezas orgánicas te la da el mismo lugar. La salida se complica… porque es cuesta arriba. Un gran invento, oiga; pero dentro casi no se nota… aunque si miras fijamente bancos y ventanas notas que o el pub lo levantó Numerobis (o Palatabix) el arquitecto egipcio al que ayudaron Asterix y Obelix… o es que la cerveza hace efecto. Pero es que el suelo está inclinado.

Me encantan los azulejos pulidos y brillantes del frontal de la chimenea, el viejo espejo y las lámparas, el mosaico del suelo (con rosas Lancanshire, dicen), el techo ondulante y las vigas de hierro; el remate de cada pared con el techo donde figura con letras mayúsculas: Ale, Porter, Cordials, Vino, Whishy, Ron...

No conseguí una 125 Imperial Stout (que era a lo que iba), aunque me había dicho que aún quedaban, pero la Lagonda IPA (¿en homenaje a la marca de coches de lujo, Lagonda?; la camarera me miró con cara mega-alucinada), la Chocolat (fascinante, con maltas de chocolate y toques de regaliz ¿?), la Dubbel (al estilo belga) y la Dobber (con lúpulo neozelandés) mitigaron la frustración inicial. Había más, pero no cabían más en “la hormigonera”; aunque menudo paseíto. Pero resultó sensacional. Por 6’95 libras le añadimos un surtidito de 4 quesos: un Keltic gold de Cornualles (sumergido en sidra, genial), un Chorlton cheshire blue (azul, obviamente) y un par de quesos de cabra, un Gubben (soberbio irlandés) y un Ragstone. Que invento -y qué acierto de Marble Arch- esta sabia combinación de cerveza y queso. En el menú hay más cosas… y más quesos. Poe cierto, un pickeld egg (huevo en salmuera/vinagre) tiene su aquél.

Total, que nos vacunamos en Marble Arch del patiment sufrido en el desfile.

Antes de llegar a casa aún hicimos una paradiña para repoostar y probar una 10 Saints, una cerveza de Barbados, otra cask, envejecida en barriles de ron. ¡Superior; qué final de día!
Bueno, ha resultado altamente eficaz el antídoto contra el tedio del desfilito ese del Día de San Jorge… Y yo que salí con la intención de hacerme una Barley Wine a palo seco…



No hay comentarios:

Publicar un comentario