14 oct. 2014

DE LA PRUEBA DE FUEGO (y II); DEL MS "AMADEA" EN BENIDORM


Nada, que la lluvia, hoy, me dio alas (y no el botecito). No he podido completar el circuito de los 10 km porque, nada más cruzar el Parque de Elche, el pavimento del Paseo de Poniente ya nos marcaba la inclemencia del hidrometeoro. A la altura del Poseidón Playa, media vuelta: que aún había que pasar por el puerto. He llegado un poco “chopao”, que oigo que dicen ahora. Uno es que es antediluviano. Ah, el habitante durmiente del tinglado portuario ha vuelto a su rincón, a sus palés y a sus sueños; claro síntoma de absoluta normalidad. El retén policial del Puerto apenas mostraba actividad.

Por lo demás: oscuridad y soledad. Sólo el fanal del Mirador del Castillo, con su luz anaranjada, indicaba la presencia de tierra firme en la oscuridad. La Isla, se intuía; sólo un tenue destello advertía la presencia de alguna barquita más allá de la bocana. Semioscuridad. Hasta la hornacina de la Virgen del Carmen me la tenían hoy apagada. Aunque para pedirle que nos (y les) ilumine no hacían falta ni mariposas en aceite. Por las calles, los de siempre: ropa deportiva en caminantes/as, trotones/as y galopadores/as, que también los/las hay a esas horas, algún/alguna trabajador/a de los de reparto y de los/las que van a trabajar a los hoteles, algún chaval/a madrugador camino del cole… ¿Lo de ayer?: un espejismo.

Yo no oí ni sirenas llamando a los pasajeros a bordo. Me tuve que marchar a Alicante, como ahora mismo a Orihuela. Pero bueno…

El MS “Amadea” ente la isla, en operación de traslado de pasajeros. Foto: Gabinete Prensa Ayto. Benidorm
...

Bueno, bueno, bueno: ¡¡un hito!! He leído que esto del MS “Amadea” ha sido un hito, un hito histórico.

Hito: (dos puntitos) la RAE en su quinta acepción -porque las cuatro primeras están en desuso o son antiguas- señala lo de “mojón o poste de piedra, por lo común labrada, que sirve para indicar la dirección o la distancia en los caminos o para delimitar terrenos”… y sí, hemos delimitado un nuevo terreno. Leyendo eso, acepto esto de “hito” igual que acepto “pulpo” como “animal de compañía” e “Hirohito” como 124º Emperador del Japón. Igual.

Ahora bien, ponerme este “hito” (¿?) a la altura de aquél otro “hito” que sí podemos considerar como tal -“hito”- es tomarme, al menos a mí, por “cortito”. Considero que llamar hito a esto del 13 de octubre de 2014 es menospreciar lo del 4 de mayo de 1967 que fue la inauguración del Aeropuerto de El Altet (ese que llaman Alicante-Elche… y ya de paso no sé por qué no lo llaman Alicante-Elche-Benidorm y completamos, de paso, el triángulo mágico alicantino). Aquello sí fue un hito; esto no es más que hipo. Solo se pueden comparar magnitudes de igual calibre.

Derrota del MS “Amadea” en la web del operador
En fin, que sin  salir de mi asombro, lo de “Benidorm -con esto de MS “Amadea”- ha escrito una nueva página de su historia…” no pasa de ser un “ladillo” en la Historia de Benidorm. Cuando esto se repita -¡y se mantenga!-, sí podremos llamarlo hito, recordar el día, y ponerlo en la página que toque, y si quieren en letras mayúsculas, y de oro. Esto, lo del día 13 -y disculpen por ello-, no da más que para un “suelto” para cuando hagamos el balance del año: “el 13 de octubre nos llegó un barco alemán con pasajeros alemanes que disfrutaron de unas sensacionales vistas del skyline de la ciudad, y algunos de sus pasajeros  se dieron un ‘voltio’ por la ciudad… y comieron paella -a falta de perdices; estábamos en la Semana del Arroz- y fueron felices”.

Benidorm (La Cala) frente a la proa del MS “Amadea”;
de la web cam del crucero (13.10.2014 – 10’00 h
Y como me gustan los brindis, brindo. Ah, no, lo que pone en la nota oficial es que dijo el alcalde que “se nos brinda”. Sí, “se nos brinda la posibilidad de abrir una nueva puerta para la llegada de un tipo de turista que complementaría los perfiles que ya alberga Benidorm”. Cierto. Y aquí llegados debo alabar la confianza del alcalde Navarro en que Benidorm tenga muchas puertas porque, con ello, “se convertirá en un destino más dentro del circuito de cruceros en el Mediterráneo”. Yo, la verdad, no confío tanto como el Sr. alcalde, y menos si estas escalas son paradiñas de menos ocho horas. Vale, en Denia van a estar seis horas, pero esto es Benidorm.

El Segundo de a bordo, Alen Vurgrim, (¡cielos!, ¿no bajó el capitán Hubert Flohr?) “ha señalado los puntos fuertes de Benidorm: la disposición y ‘la sonrisa’ con que hemos sido recibidos”. Incluso la predisposición portuaria para cambiar el desembarco porque el viento de Poniente hacía un poco de las suyas. Aquí echo de menos a Pepe Bayona y sus vientos y cuadrantes en la rada de Benidorm porque desde la naviera “estudiarán las posibles mejoras que se podrían acometer en las instalaciones portuarias, las cuales serán comunicadas al equipo de Gobierno
.
¡Ojo!: “mejoras”, “acometer”, “instalaciones”, “equipo de gobierno”. ¡¡Obras!!

Es que no es lo mismo desembarcar marines de la Navy o pasajeros de la excursión a la isla, que pasajeros de un crucero… desde el centro de la bahía. Y las posibles mejoras, en un puerto de la Generalitat (porque el puerto es de la Generalitat), pueden terminar a la altura del betún tal como están la arcas en Valencia. El muelle comercial, que dicen que mide 56 metros, es el que es… y las estadísticas del puerto de Benidorm se quedaron en 2004. Vale, que nos las comuniquen… ya no está García Antón para echarnos una mano.

En fin, que el 13 de octubre los pasajeros madrugadores del MS “Amadea” desfilaron una y otra vez por el bar Harry (donde les recordaban una y otra vez que podían comprar allí mismo agua, con y sin gas; en eso los alemanes son muy suyos) y a las 7’45 bajaron los que tenían excursión a Guadalest y Altea, entre las 8 y las 8’15 los que la hacía a Alicante, y desde las 8’30 h los que se quedaban por Benidorm.

Lo mejor: en Almería embarcó un propio de Benidorm -David Bonet- que actuó de quintacolumnista… y parece ser que vendió bien el producto porque “generó expectación bordo”, confirmaron fuentes de la naviera y la concejal de Turismo.

En fin, que ayer amaneció a las 08’07 horas (y se puso el sol, ya por Denia) a las 19’25 horas; que estaba el cielo soleado y despejado (1.014 hPa) y seco (aunque 82% de humedad), con el mar ligeramente picado (nivel 3) y viento de Poniente (nivel 5 en la escala Beaufort)… y espero que a nadie en las Casas Consistoriales, después de esto, le dé por cantar aquello de… “él vino en un barco, de nombre extranjero (MS “Amadea”, le chivo), lo encontré en el puerto, un anochecer… -a veces se puede confundir el anochecer con el amanecer, dependiendo de la carga de ron; pero luego apunta a que- … era hermoso y rubio, como la cerveza…”. ¡Tate!, alemán.


Así es que, salvando las distancias que son muchas -y créanme que lo son-, lo de alcalde de Benidorm se resume en una frase: “De ilusión también se vive”: unos para bien, otros… ¿chi lo sa?





No hay comentarios:

Publicar un comentario