27 jul. 2015

DE UNA ENCUESTA ENTRE POSIBLES AFECTADOS DEL ‘TODO INCLUIDO’


Hoy he comprobado que como recelador tengo un gran futuro. Pero es una profesión -la de recelador- a la que no le veo futuro; lo que es un problema para mí. Recelaba del pleno de hoy (me escapé cuando en la lontananza se asomaban las dos de la tarde, y aún quedaba un rato) y mis recelos se han confirmado.

Esta mañana la “eché” en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Puntual, a las 8’30 h allí estaba yo. Y a 33 comenzó el Pleno: un minuto de silencio por las víctimas de la violencia de género y la lectura del Artículo 130 de la Constitución. Estoy muy desentrenado: cada sesión, ¿se lee uno? Pues cuando llegue el 155 me pido primer para escucharlo; en 25 sesiones toca.

Luego me he perdido. Desde 1996 que no acudía yo a un pleno de estos como plumilla, y he oído cosas como “votar abstención” -a 3 portavoces de grupo- que mi pobre corazón ya no es capaz de resistir. Los años. La abstención es una posición; no un voto. Es que el que se abstiene no vota; es no ejercer el voto, es renunciar a algo. ¡Terrible!

Los años que hace que no pasaba yo estos trances. Puedo asegurarles, y les aseguro, que el bueno de Rufo Benito, el contumaz Antonio Botella y el inconmensurable Vicent Picó quedan ya a la altura de Labra, Cánovas, Sagasta y Castelar después de escuchar a sus sucesores municipales esta mañana. He oído a alguno de de ellos hoy hablar de “ortodoxia contable”, “tensiones presupuestarias” o “inquina” (aversión, mala voluntad -RAE dixit-) cuando se quería decir todo lo contrario: para elogiar la labor de un exconcejal se ha llegado a decir que trabajó “con inquina” para lograr su objetivo. Lo dicho, vive ahora don Niceto y rehace su célebre “La oratoria española. Figuras y rasgos” (1946).

Ayer lo conté: lo mío era el punto 16. Y a las 10’30 horas ya habían despachado los 15 primeros.

Y llegamos al 16: la moción socialista para la creación de una comisión “sobre la práctica del ‘todo incluido’ en los establecimientos hoteleros de Benidorm”. Dos horas, dos, para debatirla y votarla. Total, pa ná.

Primero que si Anexo al Punto 1 de los propios Socialistas presentadores de la moción; que si “moción en voz” (Picó hubiera dicho lo de “moción in vitro”, por ‘in voce’; y lo hubiéramos entendido) de Liberales; que si Socialista no la aceptan; que si nueva “en voz” de Populares; que si socialistas “detectan” el espíritu de HOSBEC (la patronal hotelera) en la moción Popular (yo hasta el espíritu del redactor de la misma; por lo que se debería tener en cuenta como opinión acertada); que si alcalde interpreta que se trata de una enmienda de adición (estuvo fino el Secretario); que si Socialistas no lo ven así y exigen que se concrete en el día de hoy; que si faltan asociaciones en la comisión esa; que si debe haber consenso y diálogo; que si nueva moción sobre la anterior “en voz” de Liberales; que si Socialistas aceptan la segunda enmienda de Liberales… que tras una hora de juegos florales estábamos ya en condiciones de comenzar a debatir la moción/enmienda de adición. Terrible.

A las 11’30 comenzamos: “la idea de los socialista de Benidorm es abrir un debate oportuno: el posible impacto del ‘todo incluido’”. Atención: po-si-ble. Y, ¿por qué? Porque “cada vez hay menos gente en las calles de Benidorm y más en los hoteles del ‘todo incluido’”. (A ojo de buen cubero)
Y ¿en qué nos basamos para ello? Pues en la simple y llana percepción. Por eso, se argumenta, se hace necesaria esa comisión: “para prevenir perjuicios del ‘todo incluido’”. Atención: pre-ve-nir. (Disponer con antelación lo necesario).

Luego otra punzada en mi maltrecho corazón: oigo que “Benidorm es un gran centro comercial”, lo que se dice sin empacho alguno, siendo cruel mentira. Y a punto de la angina de pecho estuve cuando se plantea “remitir los datos a la Consellería de Turismo para regular la práctica” (del ‘todo incluido’). ¡Dior! (Christina Dior), ¿qué va a hacer la Consellería con los datos?, ¿decirle a los hoteleros lo que pueden o no vender? Venezuela, Venezuela, despedirme no quisiera…

Luego llegan los Populares y llaman oportunistas a los Socialistas (que al rato les replicaron con lo de “oportunistas ustedes que pasan de criticar el Low a decir que es fundamental en la promoción de Benidorm”; minipunto para Socialistas). Los populares, con razón, esgrimen que no hay ningún documento que diga que el ‘todo incluido’ es un problema. Lo que es cierto; pero habría que actualizarlo para cerrar opiniones.

Y a partir de ahí, la “marimorena”: que si “sería bueno ‘otro tipo de turista’” (¡Válgame Dior, dónde nos estamos metiendo!); que “si las cosas fueran bien no tendríamos 7.000 parados y otros tantos locales cerrados”; que si “es un tema empresarial y no nos podemos posicionar”; que si “no deberíamos entrar en el ‘y tú más’”; que si “hay que ir al debate de modelo de ciudad” (¡qué berenjenal!); que si “no hacen falta documentos; es la voz de la calle la que dice que vanos mal” (y mal vamos si es así); que “ya está bien de decir que estamos al 100%; que eso son los hoteles, en todo caso”; que buscamos “un modelo no supeditado al político de turno -(¿?)- en el que podamos recabar ayudas todos y no unos cuantos”; que si se pide “responsabilidad frente a la temeridad” (pero nadie le hace caso); que si “se confrontan sectores”; que si “hemos de saber cómo nos afecta” (el ‘todo incluido’); que si “se le llevamos los datos a la Generalitat porque por primera vez en 20 años hay un gobierno dispuesto a escuchar”; que si “la política avestruz de Rajoy: los problemas se solucionan por sí solos”; que si tapatín y que si tapatán: una hora más. Hasta salió a relucir el espíritu de Pedro, don Pedro, Zaragozapadre del -cuestionado por ellos- Modelo Benidorm”; que si a lo mejor, “lo mejor es todos en el ‘todo incluido’”… hay cosas en la noche que es mejor no oír (Marc Bolan -T Rex- en Ballrooms of Mars; versión propia.)

Lo único sensato de hoy, banalizando al máximo la sesión -hay que reírse; para penas, el Pleno-, las cosas de Bernabéu (y no de don Santiago precisamente) que yo completo y adorno. A Napoleón se le atribuye lo de “Si quieres solucionar un problema, nombra un responsable; si quieres que el problema perdure, nombra una comisión”. Y la han nombrado.

Luego está lo de, Bernabéu dixit, como “Cagancho en Almagro”… y es que a Joaquín Rodríguez lo tenía la Guardia Civil en el Ayuntamiento de Almagro custodiado porque el respetable quería hacerle lo que él no le había hecho al toro aquella tarde: matarlo. Al plumilla que cubría el acontecimiento, un paisano le dijo: “¿A Ud. le parece lógico que a ‘Cagancho’ lo quieran meter en la cárcel por no haber matado un todo y a nosotros nos quieran hacer lo mismo por matarlo (a él)? Este país es así; o asín.

El caso es que hubo unanimidad (y de la buena) en lo de crear una comisión y en que la comisión recabe datos. Y hubo mayoría en que los datos se remitan a la Generalitat y en el anexo/enmienda de adición.

Y esta es la bendita hora en que sé la composición de esa comisión (acaba de llegar la nota de prensa socialista): Finalmente la comisión estará compuesta por  la Junta de Portavoces, un miembro de Hosbec y un miembro de un establecimiento hostelero no asociado, un representante técnico de la Fundación Visit Benidorm, Aico, Abreca-Cobreca, Ociobal, UGT, CCOO, Aptur, Jovempa, Avive, Consejo Vecinal, parques temáticos, Benidorm Palace, Asociación de Campings, Asociación de Campos de Golf y Casino Mediterráneo”. Antes del 30 de octubre enviará sus conclusiones a la Generalitat. ¡Ja!

No veo por ningún lado a los técnicos de la comisión político-técnica. ¿Dónde están los técnicos?
¿Es que nos chupamos el dedo? Ahí sólo hay “afectados” incapaces de vislumbrar siquiera el Modelo Benidorm. Si hacen algo -lo más que harán- será una encuesta de su situación. ¿Dónde están los técnicos? Es más; agosto está ahí ya, y en tres meses, el 30 de octubre.

Una vez más perdemos el tren de la investigación; olvidamos a la Cátedra de Estudios Pedro Zaragoza Orts, al Ivat.Tur, al Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas; hasta al Foro de Turismo y cuantos estudiosos y expertos del tema puedan aportar soluciones.

Dos horas perdidas en mi vida y una oportunidad de oro para Juan Palomo Benidorm: yo me lo guiso, yo me lo como. ¡Pero cuanta miopía turística! Es cierto, la viga del ‘todo incluido’ en el ojo propio impide ver la paja en el ajeno.

Así nos va; y peor nos irá. Pero eso es lo que hemos votado. Háganselo mirar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada