25 oct. 2015

DE CUANDO EL CONOCIMIENTO, LA INFORMACIÓN, ES LA CLAVE EN TURISMO. OTRO CAFÉ CON LEIRE BILBAO


Leire Bilbao en "plena faena"
Pasó a tomar café con nosotros -en el Meliá de Benidorm- la directora de Visit Benidorm, Leire Bilbao. Volvía a Los Cafés del Meliá; en la anterior ocasión (septiembre de 2014) quisimos saber qué se proponía hacer -tras su nombramiento- y en ésta ocasión (octubre de 2015) quisimos que nos contara algo de lo (mucho) que ha hecho y de los planes que tiene. Y en esta ocasión hasta estuve yo, ¡fíjense! Últimamente me hacen coincidir los cafés con acontecimientos familiares y… familia no hay más que una y a estos tertulianos me los encontré tomando café en el Meliá de Benidorm una tarde que Juan Portolés Juan me invitó a sumarme a ellos.

Por cierto, el jueves 29 se va a celebrar un homenaje a Juan Portolés en el Ayuntamiento de Benidorm. Y son muchos los que allí acudirán; me sumaré a ellos, como no podía ser de otra forma.

Pero a lo que íbamos, al café con Leire. El anterior, nos había sentado muy bien: nos transmitió buenas vibraciones y nos encandiló. Ahora volvía al Meliá a cafetear. ¿Qué habría sucedido en el ínterin? Nunca concebimos este café como un “juicio de residencia” (porque sigue), ni como un “háganos, vuesa merced, un balance”; que la cosa no va por ahí. Y aunque ya nos han dado un premio, no se nos ha subido el pavo tertuliano y no actuamos como pretores; porque a muchos nos sienta fatal la toga pretexta (la del ribete púrpura).

Muchos detalles de este café con Leire permanecerán entre los posos del mismo hasta que una auctoritas mayor los devele; pero parte de ellos ya los conocemos. En fin, que hablamos de todo y del Plan Estratégico Reto-2015 y los prolegómenos del Reto-2016 que ahora ultiman… Y del Conocimiento, como reto de futuro.

Y hablamos de los impactos de los programas de TV que van saliendo por todo el mundo, de lo que se consigue con los blogueros planetarios, de las actividades específicas que desarrolla Visit Benidorm y… hasta de la percepción del turista sobre Benidorm que, mira por donde, muchos coincidimos en que es más optimista que la nuestra propia.

Hasta hace, como quien dice, cuatro días se decía que el dominio del mundo lo ejercía el que tenía el control del mar. Ahora lo hace quien tiene el control del conocimiento; de la información. El mar baña nuestras playas y chimpún. Y a eso vamos: a disponer del máximo de conocimientos; el máximo de información posible. Tanta, que se necesitará personal capaz de procesarla. Ya hay, pero vamos a por más. No en balde va a ser Benidorm el primer destino que se audite a nivel mundial en eso del Turismo Inteligente. Acuérdense de los actos del Día del Turismo en Benidorm y la visita de la señora Borrego y de lo que supone eso: “inversión en materia de innovación, nuevas tecnologías, accesibilidad y sostenibilidad”. Leire anda ilusionada con esto; por algo será.

Destiló Leire Bilbao para nosotros píldoras como “el éxito de la ciudad sigue siendo el saber cómo venderla” y el éxito suyo, y el de su equipo de cinco personas jóvenes, está en “potenciar la gestión de los recursos”, al tiempo que nos decía, con rotundidad: “si hubiera más producto que vender, Visit Benidorm lo vendería”.

Como siempre, nos metimos en las arenas movedizas del “turista de calidad”; no escarmentamos. El hombre es el único animal que tropieza mil veces con la misma piedra; y el español… con el mismo Peñón. Pues los de Benidorm, con el mismo concepto una y otra vez. Leire terció con lo de: “el producto es el mismo; los segmentos y perfiles, distintos”. Vamos: un “hay Benidorm para todos” en toda regla. Pues ya verás como en cualquier otro café vuelve a emerger el tema.

Ya puestos, de barro hasta las narices, nos metimos con lo de la dualidad Fundación Turismo-Concejalía de Turismo -de Benidorm y del Ayuntamiento de Benidorm-. Sí, todos entendíamos que Leire es un técnico de la fundación; superior, pero técnico. A veces nos gusta que nos regalen los oídos: sí, son dos departamentos con un mismo fin; pero uno funciona como empresa y otro es de gestión municipal. El personal de ambos es valiosísimo, pero cada uno conoce sus cometidos. Vale: hasta en Barcelona el personal ha migrado, casi al completo y voluntariamente, a la Fundación; pero aquí llevamos dos telediarios con Visit Benidorm. Esto no lo dijo Leire, pero lo opinamos más de dos. Lo que sí dijo es que “lo que no hace la ciudad, lo hace la fundación; y lo que no hace la fundación, lo hace la ciudad”, porque “el objetivo es llegar a cubrir el máximo de acciones”.

Y ya puestos, pues le preguntamos por la tasa turística esa que dice el nuevo gobierno de la Generalitat[1] que va a implantar: “los esfuerzos recaudatorios deben ir en otra dirección”,  como cosa personal nos opinó; ella es técnico. ¡Tranqui!, que pensamos igual: eso solo lo dice el/la que no tiene ni p… idea de turismo. ¡Pues no hay nichos, ni ná, en los que recaudar, y cosas que arreglar, antes de meterle mano al turismo, que ahí siempre está!

Nada, que señalar 220 acciones desarrolladas en 22 países y con resultados tangibles avalan este primer año de la nueva etapa de Visit Benidorm. El objetivo de Leire Bilbao: “que los demás hablen de nosotros” se ha conseguido. Y hablando están…

Sí, hubo más: Leire reconoció que ha sido débil el nexo conductor con la Cátedra de Estudios Turísticos “Pedro Zaragoza Orts”. No todo podía ser perfecto: hay que arbitrar el sistema por el que mejore la imbricación con ese vector de conocimiento y se le saque mayor rendimiento. Y en ello trabajan ya.

Y hubo más. Hasta divagamos encendidamente sobre la palabra “barista”. Yo impuse la tradicional definición, pero no hallé consenso. Insisto: barista era el experto camarero que en 1901 -y especialmente desde 1945 (con el invento de Aquile Gaggia)- sabía sacarle rendimiento a la máquina de presión del café y a la presión de molturación del café. ¡Ojo!, a las dos. Luego, el vulgo le ha dado por llamar barista a todos aquellos que han trabajado en el bar. Pero recuerden: los buenos baristas crearon el Arte del latte; cosas de Italia. Però… nosaltres som molts cabuts. Y la cosa viene de la unidad de presión: el bar (un millón de barias, del griego ‘baros’; peso) que es aproximadamente igual a la atmósfera nuestra de todos los días (1 bar son 750 mm Hg y 1 atm son 760 mm Hg; y por 10 mm de Hg no nos vamos a envenenar el café. O sí.) Otro sí digo que el Bar (el lugar) tiene su origen en la barrera: otro invento italiano del XIII, pero que estaba delante de los tribunales de justicia y allí el reo de turno exponía y quedaba allí parado. Cuando una “barrera” similar se puso en un antro de bebidas alguien dijo que tenía barra (barrera en italiano) como los tribunales y esa barra, en vez de deponer los reos, ponían vasos de vino y cosas por el estilo. Los sajones destrozaron la barra, la tomarla del francés -barre- y la dejaron, en su pronunciar, en Bar.

Al bar, lo que es del bar; a la máquina del café, su experto -el barista-; y para las cosas del Turismo de por aquí… dejemos hacer a Leire Bilbao y su equipo. Y, Leire -¡plis!-, déjame pronto contar algo más; que bien interesante que fue este café.







[1] Aquí, en la Comunitat Valenciana al decir Generalitat se entiende claramente que es la nuestra. Cuando hablamos de la otra, le ponemos calificativo para georeferenciarla: Generalitat de Catalunya. Así pues, con Generalitat me refiero a la Generalitat; a la nuestra.  Que ya está bien de pavos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada