16 jun. 2015

DE POR QUÉ NO LE OLVIDARÁ LA ISLA DE BENIDORM


Fue una de las ideas que en su día trasladé. El 26 de mayo de 2015 estaríamos en los 45 años del “bautizo” de la isla de Benidorm como isla de los Periodistas. Poco caso se me hizo; faltaba mucho tiempo (fue en noviembre de 2014), no se nadaba en la abundancia y comenzaba un año electoral que acabaría en jornada electoral él último domingo de mayo. Paso el tiempo, y nada.

Yo hasta casi lo había olvidado, como lo del bikini (nos dejará la primera que lo lució sin haber hecho nada, por desidia) y otras tantas cosas más como el nacimiento del movimiento ecologista y las jornadas de la Comunidad Europea. Efemérides triunfantes para 2015. A ver si cambia la cosa con el nuevo gobierno.

El caso es que ayer tarde supe del fallecimiento del alcalde Jaime Barceló Pérez y me acordé de los 45 años de la Isla de los Periodistas; isla a la que ya dediqué un Post.

Corría el año 1970 y con Lucio del Amo como presidente de la Asociación de la Prensa de España tuvo a bien el alcalde Barceló nombrar padrinos de nuestra isla a los periodistas de toda España. Perdón, que la cosa fue más allá: “a todos los periodistas del ancho solar hispano”. Y así se hizo “para los siglos venideros” desde “un Benidorm abierto al mundo”.

Y don Jaime, como alcalde, dio fe de aquello.

Se nos ha ido don Jaime, con sus 95 años a cuestas y con una inmensa remesa de recuerdos y vivencias de aquél Benidorm que don Pedro dejó en planos y él empezó a hacer realidad.

Recuerdo (porque guardo las notas) cuando hablaba de aquél Benidorm “sin dinero” (pues como ahora, don Jaime) pero en el que se trabajaba con mucha ilusión (pues…) donde la única palabra viable era “proyectos” y el único afán hacerlos realidad. Recuerdo cuando hablaba del “veraneo” en Benidorm del doctor Labora, ¡discípulo de Cajal, enfatizaba!; de los Olivetti, los de las máquinas de escribir… y de un montón de nombres más, porque memoria no le faltaba. No olvidaba.

Muchos recuerdos de toda una vida, pero -como plumilla- me quedo con la Isla de los Periodistas, la Isla de Benidorm. Yo, para mí, asumo esa responsabilidad de padrinazgo que desde el 26 de mayo se nos otorgó y la acepto como tributo voluntario a esta ciudad. Y pienso seguir ejerciéndola. Gracias don Jaime por permitírmelo dándome patente de corso para poder realizarla.

Yo no estuve aquí en el 70, pero sí en el 95, cuando el 25º Aniversario. Espero en el 2020 poder estar y recordarle, alcalde Barceló (y a tantos otros), con un pie puesto en la isla y frente a un Benidorm aún más abierto al mundo.



Para saber más, mucho más, de la isla: Paco Amillo, don Francisco Amillo, y La isla de Benidorm: mitos y realidades, leyenda e historia, presente ypasado.





13 jun. 2015

DE CUANDO NOS OBLIGA LA PALABRA


Inmerso como estoy en culminar un proyecto académico, tengo olvidado el Blog. La última vez que me asomé fue el 2 de junio. Y antes de que acabe este día, 13, festividad de San Antonio, siento la necesidad volverme a asomar. Un discurso de toma de posesión, hoy, me ha motivado.

Antonio Pérez, alcalde de Benidorm
Ha sido el discurso de toma de posesión del alcalde de Benidorm. Tal vez porque he tenido tiempo para reflexionarlo y, seguro que, porque viniendo de un amigo despertó mucho más mi curiosidad. En alguno de estos discursos, tiempo atrás, colaboré, y llevaba ahora más de una década sin prestar a esto el más mínimo interés. Visto uno, vistos todos; luego está el arte con qué se diga. Pero los tiempos han cambiado. Ahora, sabiendo cómo está el parque, tenía mucho interés en ver cómo se desenvolvía el protagonista, y, sobre todo, qué y cómo lo decía. Me refiero a Antonio Pérez Pérez, Tony Pérez, desde hoy alcalde de Benidorm, y su discurso de toma de posesión.

Me ha gustado que llame a las cosas por su nombre. Hoy comenzaba la 10ª Administración. Y por mucho que guste a la gente (incluso a los plumillas) lo de “legislatura” -y hasta “escaño”, que es cosa parlamentaria-, habida cuenta de que los ayuntamientos no legislan (no hacen leyes; aunque tal vez alguno haya hecho trampas), no se puede llamar a ese periodo de 4 años “legislatura. Los Ayuntamientos administran; por eso hay que hablar de administración.

Y me ha gustado sobremanera el leerle a Tony que “el último mandato de los vecinos” -la fragmentación del voto, les recuerdo yo, no deja lugar a dudas- “exige diálogo”. Eso lo ha entendido Tony: diálogo para consensos y “ejercer el arte del entendimiento y el acuerdo”, que eso es cosa de políticos.

No lo he visto -ni oído- en directo-, pero una frase ha sido más rotunda que las demás cuando a primera hora de la tarde lo leía en la distancia: la de la obligación de cumplir con la palabra dada a los ciudadanos. La de veces que algo similar, en mis tiempos de Machín, he dejado yo escrito para otros. Porque el alcalde se toma como exigencias (de los vecinos) las propuestas aireadas en la campaña.

Me ha gustado el texto porque ha tocado todos los palos: amable entrada, toque a la sensibilidad, llamada al compromiso, golpe de auctoritas[1], mano tendida y epílogo de futuro. Perfecto en la estructura, ecuánime en las formas, directo al mentón y al corazón.

Comenzó agradeciendo “a cuantos ejerciendo libre y democráticamente su generosidadcontribuyeron a conformar esta nueva corporación” entrante, y les agradeció “haber respetadolo que el pueblo de Benidorm había mandatado. Y habló de lo que ello supone: “reto personal y colectivo”. Reto que estaba unos párrafos más adelante: “dar respuesta a las nuevas realidades y hacerlo desde el modelo de ciudad integradora y de progreso

Y animó a “trabajar juntos” para lograr el Benidorm que, ¡atención!, “reclaman” los vecinos. Y centró las palabras “transparencia”, “participación”, “implicación”, “ciudadanos” y “civismo” para sentenciar que “un futuro estimulante y prometedor comienza hoy”, obligando a los 25 ediles que allí estaban.

Evidenció su “confianza en la ciudad” -“potente, vigorosa y dinámica”- y en su actividad turística proclamando “el modelo de éxito que representa”. 

Anunció “un gobierno abierto y transparente”; una acción de gobierno “pensando en las personas”. Se comprometió a “ir hacia un Benidorm excelente y -¿por qué no?-, atrevido;. “Un Benidorm preocupado por las necesidades cotidianas de sus vecinos”.

Proclamó “un ayuntamiento próximo, eficaz, que no mire hacia adentro y cuide a su gente y del que su gente se sienta protagonista”. Y confesó: “Sé que un Ayuntamiento no puede hacerlo todo, pero todo debe preocuparle y ocuparle”. Ahí encerraba sus máximas: “hablar y escuchar”, porque el objetivo es “devolver con más y mejores servicios -a los ciudadanos- la aportación que han realizado a la ciudad tras años de esfuerzo”.

Se acordó de todo: del empleo, que es lo más socorrido, y hasta de la discapacidad, con una asignatura pendiente en la ciudad y la comarca. Y me convenció el “soy capaz de poner a cada proyecto colectivo el rostro de sus verdaderos artífices; el rostro de sus protagonistas: mis vecinos”, a los que ofreció “cercanía, esfuerzo y trabajo constante y el valor de la palabra como aval fundamental”. Y como colofón, sacó a relucir “y capacidad para decir no”, que suena a declaración.

Los votos, recordó, “no son nuestros, son prestados”. Y terminó con lo que considero es una posición de gobierno y la clave para estos cuatro años: “Estamos llamados a trabajar para solucionar problemas; no para crearlos”.

Si esto es la antesala de lo que nos espera, bienvenido, Antonio; Tony. Y felicidades, por San Antonio… que lo de gobernar en minoría va a ser como operar un aneurisma con luz de gas.




[1] Auctoritas es la cualidad por la cual una persona se hacía merecedora del respecto de los que la rodeaban a través de la experiencia y la realización plena y completa durante mucho tiempo de otras virtudes. Para tener auctoritas un romano debía labrarse una historia personal de trabajo, esfuerzo, experiencia y respeto por una serie de valores, así como respeto por las personas. Podías tener poder -potestas- o incluso poder absoluto -imperium-, pero ello en ningún momento te aseguraba ni un ápice de auctoritas.

2 jun. 2015

DE REFLEXIONAR ANTE LA PRENSA DEL DÍA Y LO QUE NOS TRAJO AQUÉL DÍA


¡Qué bien!; ¡qué contentos que estamos! Las “reivindicaciones” del “pueblo” están rascando poder y ya se oye cosas como “insumisión fiscal” y otras que me niego a reproducir. El problema que tenemos es que no sabemos AÚN quién ha “ganado” las elecciones y va a gobernar o posibilitar gobiernos. No, nosotros no lo sabemos, pero los de fuera, parece que sí.

Muchos grupos de inversión, y necesitamos crear empleos, se están tomando un respiro -ponen en cuarenta sus decisiones- hasta después de las generales… porque visto lo de las autonómicas, esto es para intentar mear… y no poder echar gota; preocupante.

Y no digo yo que si uno está “cabreao”, decontento y “desilusionao” no tenga el derecho (divino; incluso el izquierdo) a manifestarse como quiera… pero pensando en las consecuencias, oiga. Lo que puede ser, debe der; pero lo imposible… ya se sabe.

El clavo ardiendo al que se asió el PP en campaña es el de que la Economía; y aunque quema, está funcionando. Sí, pero eso es cosa del papel salmón; no de barra de bar (atención a la recaudación por IVA de la cerveza). Yo sigo en el paro; todos los días me llaman, pero nadie me contrata… entonces cuesta entender lo de la Economía, con mayúscula.

Mientras tanto, Baleares, Valencia y Cataluna crecen por encima del 3%... y hay optimismo en la Economía española. Hoy mismo sabemos que el paro ha bajado en 118.000 personas; y lo que es mejor: la afiliación a la Seguridad Social aumentó en 213.000 personas. Pero aún estamos en cuatro millones doscientos quince mil parados (4.215.031), aunque, eso sí, ya sumamos 17’2 millones de cotizantes.

Todo se arreglaría con 22 millones de cotizantes… y eso que nunca hemos llegado a los 20 millones de cotizantes (19’4 millones en junio de 2008).

A mí, en estas, me preocupa hoy que Noatum Ports se replantee su inversión en España a la vista de los resultados del 24M y por el cómo estamos digiriendo la cosa. Es que ellos controlan nuestros puertos; Noatum es la 1ª Empresa española de servicios marítimos de mercancías… aunque tribute en Holanda; cosas de la Globalización. Apostaba Noatum por Valencia y por buques de 18.000 contenedores; incluso por Barcelona en otro campo. Noatum, recordemos, le compró a Florentino su empresa Dragados SPL, que se ocupaba de esos menesteres portuarios y ahora es propiedad de JP Morgan y de un fondo de pensiones tulipán… y parece que el verde del dólar y el naranja de Stichting Pensioenfonds APB (que es un fondo de pensiones rico, rico… más que el perejil de Arguiñano)… pues parece que chocan. No por cromatismo, que de eso no entiendo nada; por sentido común.

Y más chocará este y chocarán otros si seguimos con esa manía de rebotar todo lo que llega del círculo morado por feisbuck o guasap sin pararnos a meditar qué es lo que quiere decir. Somos la repera; reenviar por reenviar.

Dicen que Marco Tulio Cicerón, acusando a Catilina (que quería dar un golpe de Estado; vamos, que casi lo dió), soltó aquello que de “los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”. 

Después, otros muchos más lo han repetido. Pero nada, que no aprendemos de nuestra historia: estamos condenados a sufrirla. Y eso que luego va alguien, que en su día sacó más de un 5 en Historia, y te explica como los populismos llegaron al poder -en todo el mundo, que ejemplos hay- y qué pasó por el mundo, y lo llaman demagogo o demagoga.  

Quosque tandem, populus hispaniae, abutere patienta mea?