31 jul. 2015

DE LO QUE A MÍ, EN TURISMO, SÍ ME PREOCUPA


Aquí algunos andan preocupados con el hoy (y no con Eloy) y yo con el mañana. Aunque más me preocupa la “célebre Comisión” (y no es la Europea; que es la Municipal).

A mí me preocupa mucho más saber que “Europa sufrirá un claro envejecimiento de su población en las próximas décadas y en 2050 los mayores de 60 años supondrán más de un cuarto de la población, frente a poco más del 11 % ahora”. Y me preocupa porque habremos de diseñar la receptación turística para los “nuevos” contingentes que nos deparará la vida.

Hombre, gente joven y familias siempre habrá, pero caminamos hacia unos segmentos cada vez más reducidos en esos campos, y más nutridos en los de más edad. Hace tiempo que olvidamos dónde se encuentra el índice de reemplazo generacional. Y nos bastaría echar un vistazo a Japón para mirarnos en el espejo de lo que nos espera. El número de hijos por mujer es esencial para programar el futuro: desde los colegios a las viviendas pasando, como no, por la prestación de servicios de Salud e incluso las cuestiones del Turismo.

El World Population Prospects 2015 que publicó hace un par de días la División de Población, del Departamento de Economía y Asuntos Sociales, de la Secretaría de Naciones Unidas para la Población debería ser tenido en cuenta cuando repensemos estrategias de futuro a largo plazo. Ya sé que la célebre Comisión no va a hacer eso, pero… alguien tendrá que hacerlo.   

Aquí dejo tres brochazos: España, Reino Unido (nuestro principal emisor internacional; muy interesante la contraportada hoy de El País, con un John Carling en plenitud) y Holanda (para que el amigo Cecilio sepa lo pasa por allí).

Los gustos de los clientes deben ser tenidos en cuenta. Y a cada edad, un gusto. El que avisa es… avisador.


Las pirámides de población asustan por sus bases: son cada vez más pequeñas...

Nada, a quien corresponda: ¡a trabajar!


-#-


30 jul. 2015

DE REACCIÓN FRENTE A AFLICCIÓN


Lo primero que hizo la responsable griega de Turismo, la viceministra Elena Kountoura (cuando Syriza ganó las elecciones y Tsipras formó gobierno -26.01.2015- nombrado superministro de Economía, Infraestructuras, Marina y Turismo a Yorgos Stathakis) fue decir a los 4 vientos (en realidad a los rotativos ingleses) que, por mucho discurso de campaña que habían hecho contra el ‘TI/AI’, “no habrá medidas contra los productos con el ‘todo incluido’” (29.01.2015). Al mismo tiempo anunció que lo que iba a hacer era “una actualización de estos productos, con el objetivo de “difundir” los beneficios que reporten a los mercados locales, y afirmó que una mejora cualitativa de estos productos fortalecerá al sector local”. (¿?)

Lo primero que hizo el PSIB -Partido Socialista de las Islas Baleares- (con Més y Podem) al llegar al gobierno de las islas fue anunciar medidas para regular el ‘TI/AI’. Los acuerdos de gobierno alcanzados contemplan medidas reguladoras del turismo, especialmente sobre el ‘TI/AI’, modificando la Ley de Turismo para apostar por un “turismo sinérgico con otros sectores económicos” y mejorar las condiciones de contratación”, lo que aventuro yo es lo que persigue la iniciativa del lunes que presentó el GM Socialista en Benidorm y aborregaron todos; que tampoco es original del grupo local.

En fin, que ni unos ni otros. 

Hasta donde llego, el ‘TI/AI’ es una forma de comercialización y no una modalidad de alojamiento y, la verdad es que, da respuesta a una demanda real centrada en un segmento de clientes, de momento minoritario. Es un modelo vacacional como otros. Y, coincido, no es una moda pasajera.

Llegó impactante, desde mediados de los ochenta -aunque ya existía-, como una “modalidad alimenticia” (recordemos) aliada con la sensibilidad económica de un sector (controlar el gasto extra) ante una relajación de la relación calidad/precio en la oferta extrahotelera que se manifestó, especialmente, con la entrada en vigor del Euro y el “redondeo” (aumento de precios con la llegada del €) y una oferta local caduca y conformista que rodeaba los núcleos alojativos. Los hoteles no tuvieron mayor problema en adoptar la modalidad, dando entrada a lo que en los estudios turístico se llama ‘todo incluido español’ que es un ‘pensión completa, con bebidas’.

De las múltiples encuestas realizadas -como la que se piensa hacer en Benidorm- en varios de los destinos turísticos españoles que contemplan la modalidad se desprende una conclusión común: “el sector -hotelero- debe atender los gustos del segmento demandante o este buscarán otros destinos que lo ofrezcan”. Y, ante esto, ¿qué decir?

De todos los informes que me he leído (de parte y a parte) hay una conclusión común a todos: “la solución NO pasa por regulación de la oferta; y mucho menos por su prohibición”. Es que, resulta que, “los estándares del ‘TI/AI’ no son técnicamente regulables por decreto” y forman parte del conjunto de estándares “que regulan los mecanismos del mercado”. Y, ante esto, ¿qué decir?

En los destinos turísticos españoles que llevan tratando el tema este con intensidad desde 2009 (espoleados por la crisis) ya se han convencido los sectores “afectados” de que “No se puede ir en contra del derecho de los hoteleros de adscribirse a esta fórmula”. Pero hay iniciativas -que se siguen estudiando (y se seguirán)- que podrían incidir en la modalidad. ¿Por qué no se aplican? Pues porque hay posiciones encontradas entre los mismos afectados. Hay quienes defienden la imposición de unos estándares mínimos que llegan incluso a lo laboral -¿y quién los define y regula?- y quienes plantean aprender a gestionar el “fenómeno”, que es la línea de trabajo de los estudios (universitarios y de consultorías) más modernos: “gestionar la existencia de los ‘TI/AI’ y llegar, incluso, a nuevos modelos muy diferenciados de esa modalidad para el sector que los demanda”.
Y en esas estamos.

Hasta ahora, no he encontrado (sigo buscando) una iniciativa que plantee replantear todo un modelo de éxito para contrarrestar la influencia de un sector. Sí he encontrado líneas de investigación (y sigo buscando) para, incluso, reposicionar un destino que incluye hasta los modelos ‘TI/AI’.

El ciclo de un destino turístico es conocido (Butler, 1980): nacimiento, crecimiento, madurez y declive... al que puede seguir la reorientación. Como la vida misma; hay jubilatas con una vitalidad insospechada. El destino turístico lo componen los productos que se desarrollan al compás del ciclo de vida del destino; y se renuevan. Los cambios sociales, económicos, tecnológicos (incluso políticos) implican cambios en la concepción del propio destino y de los productos que ofrece. Los estilos de vida y la moda afectan; los gustos cambian a un mayor ritmo del que ni siquiera somos capaces de pensar que podríamos adaptarnos a ellos. Hay desfase entre “verlas venir” y ofrecer la respuesta.

En las fases de madurez y, especialmente en la de, declive se hace necesario aplicar iniciativas de rejuvenecimiento que implican cambios de modos de actividad. Hasta ahora, esto, Benidorm lo ha hecho muy bien, pero conforme engordamos el concepto nos cuesta más emprender una reactivación. Pasamos de la fase en que la iniciativa local se vuelca en satisfacer las necesidades del turistas (y este le responde) a aquella otra donde los agentes externos la alteran y se produce inestabilidad (el incremento de la oferta presiona sobre los precios) una vez que la actividad turística condiciona totalmente la economía local. En el momento de auge de un destino, disminuye la oportunidad de nuevos negocios por la competencia de unos sobre otros. Se hace necesario efectuar cambios y es necesario eliminar productos agotados y de ínfima calidad. Es hora de aplicar alternativas porque ni han envejecido los recursos ni ha caído el concepto vacacional.

Hay que eliminar todo aquello que no aporta valor; pero pasa como en el fútbol: cuando el equipo va mal, se tira al entrenador antes que a 25 futbolistas. La destrucción creativa es el hecho esencial del capitalismo (Joseph Schumpeter). Duro, sí; pero es que estamos ante la imperiosa necesidad de un proceso catártico para el conjunto del producto y resulta que los más innovadores son los que perviven. La gallina seguirá poniendo huevos de oro, pero habrá que adaptarse para conseguirlos.

Se hace imprescindible llevar a cabo un continuo análisis de los gustos y exigencias de los visitantes (turistas) y estar dispuestos a adaptarnos a ellos; ser capaces de diversificar para evitar la desaparición de negocios y puestos de trabajo. Pero tiene que haber capacidad de reacción -de respuesta- muy superior a la de queja y aflicción.





29 jul. 2015

DE AQUELLOS POLVOS DE SOLEDAD VIENEN ESTOS LODOS DE NEGATIVIDAD


Lo que no queríamos que pasara ha pasado. Ya está “to Dios” mosqueado con la iniciativa del Ayuntamiento de Benidorm y su comisión del ‘todo incluido’ con la que se cree que ha pasado a cuestionar el Modelo Benidorm. Sí, la iniciativa ha sido del GM Socialista pero todos, uno tras otro -bien por seguidismo, bien porque había que entrar en el tema, bien por no quedarse fuera de órbita- dieron el VºBº al engendro.

En el Reino Unido de la Gran Bretaña los TTOO se han “mosqueado”, los grupos de investigación de las universidades se preguntan “de qué vamos - ¿de qué van?”, algún periódico estará preparando ya como tratar (aviesamente) el tema y hasta algún guionista de TV estará reordenando una escaleta. Más trabajo para Visit Benidorm.

La prensa patria especializada ya dice que “renegamos” de nuestro modelo (obviamente, soslaya el ‘TI/AI” y no voy a ponerles el enlace) y la cosa se sale de madre en algún otro. En fin, que se evidencia que no era el momento por mucho que en el Pleno alguien, que quiere marcar impronta, dijera que sí lo era. Y no, no lo era.

El caso es que una operación de supuesto liderazgo personal pone en la picota a una ciudad. Es de filibusteros -que ya quisiera él que fuera de corsarios- pretender ese liderazgo a costa del nombre y la imagen de una ciudad turística.

Sí, es que antes del 24M, incluso antes, la labor de contacto la hacía Liberales, con lo que el PSOE se desenganchó (voluntaria o involuntariamente; guste o no guste) de esa opción. Y esa opción había que recuperarla ahora y, si fuera posible, liderarla. Y a eso se encomendó el profesor. Y como el PP también la tiene abandonada -porque una cosa es reunirse y otra, bien distinta, estar en sintonía- el jugar fuerte en ese campo ha traído, aliado con la situación, esta actuación de todos (por exceso o por defecto), a la que se une la inquina hacia la patronal hotelera de algún grupo municipal y el canalizar y capitalizar el corto empuje de las demás asociaciones, que también ven en la gran patronal hotelera una torre que asaltar y hasta derribar. Sus motivos tendrán; como de cortas sus entendederas evidenciarán.

Total, que, reconozcámoslo (o no), puesto el cebo, por H o por B, todos -todos- picaron en el anzuelo (llámenlo moción) y… a río revuelto, ganancia del pescador solitario que, por primera vez ve tras él a todos los colectivos; que aunque no le sigan, los lleva detrás, y a los partidos políticos con representación municipal que no han vislumbrado forma de zafarse de la situación y que han terminado como las moscas de Samaniego, presas de patas en él.

Hombre, la soledad del político no era total, como bien demostraron los voceadores voceros que le acompañaron sus soliloquios en el Salón de Plenos; y el presidente hizo como que no estaban, a pesar de que molestaban con su sinrazón. Su soledad era un estigma que ahora ha traslocado. Pero, ¿por cuánto tiempo?  

Y luego -como éramos pocos, parió la abuela- se presenta hasta la oportunidad del Diario Información y su encuesta a granel: ¿Piensas que debería eliminarse la oferta ‘todo incluido’ en los hoteles de Benidorm”… (¡no me jodas!, Pepeluí; que ni a Felipe II no se las ponían así) donde el gran público (que quiere y se mediatiza), con superior criterio (faltaría más), se posiciona… contra el ‘TI/AI’.

No me extraña que nos sitúen ya en la órbita de actuaciones de la Señora Colau (uno  no quiere perder la educación y la urbanidad)… contra el turismo.

Yo preguntaría, por el mismo precio: ¿Piensas que debería eliminarse la exhaustiva oferta ‘comercio oriental’ en la ciudad de Benidorm? Acepto apuestas sobre el resultado. Incluso iría a más con cuestiones similares sobre la calidad y competitividad de muchas otras actividades que se desarrollan en Benidorm.

Hemos sacado los pies del tiesto y nos pasa esto: polvo, humedad, lodo pastoso.

Voy a terminar señalando que cuanto antes dejemos morir el tema, mejor.

Espero que el mayor Knud y el profesor Petersen puedan sabotear la comisión hundiéndola en el Tinsee (como en Telemark), porque no nos ha hecho ningún favor… y sólo han pasado las primeras 48 horas. Y voy a pedir, insistir, que pensemos ya en el Benidorm de 2050; pero si lo ven muy lejos, en el de 2025, que está a una década. Piensen en cómo mejorar la escena urbana y el comercio, en cómo incrementar el número de turistas y los ingresos económicos… Pero los trapos sucios los lavamos en casa. Encarguen a quien sabe ya de una vez ese estudio y aténganse a sus consecuencias.

Y es que me duele que todo esto venga porque uno quiere demostrar que es líder; tiene bemoles la cosa. En realidad yo a ese uno no lo veo más que como Pirro, el basileos de Epiro. Lo del lunes fue una victoria pírrica; la conseguida con su comisión. Lo que nos ha costado ya y lo que nos va a costar.
  
PD. Lo dijo el profesor por activa y por pasiva en el Pleno; lo ha repetido en los Medios. Y yo sin verlo por Eurostat, que no sabía yo que descendía a tanto, tanto; pero si el profesor lo dice, estará; decía yo. Y no, no está. Es que Urban-Audit (Indicadores Urbanos) es del INE, que aún no es Eurostat. Y sí, Benidorm, apunta el INE, es la quinta menor renta neta media de los hogares españoles. Pero se le olvidó decirnos al profesor que los datos son de 2012… en plena crisis; sí con Rajoy en el gobierno (desde el 21.12.2011) y con gobierno socialista en Benidorm, el suyo.

Ante este Urban-Audit, Milagros Pérez Oliva -profesora de Análisis de la Actualidad en la Pompeu Fabra-, escribía en El País (03.07.2015): Resulta muy chocante que entre las 15 ciudades cuyos hogares presentan un nivel más bajo de ingresos figuren …  grandes mecas del turismo de lujo, como Marbella o Torremolinos, y rutilantes núcleos turísticos de la costa alicantina, como la gran Benidorm, que por algo es conocida como la “Nueva York del Mediterráneo”. Benidorm figura además, después de Barcelona y Madrid, como la ciudad con más pernoctaciones turísticas. Tanto rascacielos y tanta actividad turística, ¿no dan para más?

El problema, aún con datos de 2012, es OTRO. ¿Lo descubrirá la comisión?

A Dios, lo que es de Dios, y… adiós.



-#-

27 jul. 2015

DE UNA ENCUESTA ENTRE POSIBLES AFECTADOS DEL ‘TODO INCLUIDO’


Hoy he comprobado que como recelador tengo un gran futuro. Pero es una profesión -la de recelador- a la que no le veo futuro; lo que es un problema para mí. Recelaba del pleno de hoy (me escapé cuando en la lontananza se asomaban las dos de la tarde, y aún quedaba un rato) y mis recelos se han confirmado.

Esta mañana la “eché” en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Puntual, a las 8’30 h allí estaba yo. Y a 33 comenzó el Pleno: un minuto de silencio por las víctimas de la violencia de género y la lectura del Artículo 130 de la Constitución. Estoy muy desentrenado: cada sesión, ¿se lee uno? Pues cuando llegue el 155 me pido primer para escucharlo; en 25 sesiones toca.

Luego me he perdido. Desde 1996 que no acudía yo a un pleno de estos como plumilla, y he oído cosas como “votar abstención” -a 3 portavoces de grupo- que mi pobre corazón ya no es capaz de resistir. Los años. La abstención es una posición; no un voto. Es que el que se abstiene no vota; es no ejercer el voto, es renunciar a algo. ¡Terrible!

Los años que hace que no pasaba yo estos trances. Puedo asegurarles, y les aseguro, que el bueno de Rufo Benito, el contumaz Antonio Botella y el inconmensurable Vicent Picó quedan ya a la altura de Labra, Cánovas, Sagasta y Castelar después de escuchar a sus sucesores municipales esta mañana. He oído a alguno de de ellos hoy hablar de “ortodoxia contable”, “tensiones presupuestarias” o “inquina” (aversión, mala voluntad -RAE dixit-) cuando se quería decir todo lo contrario: para elogiar la labor de un exconcejal se ha llegado a decir que trabajó “con inquina” para lograr su objetivo. Lo dicho, vive ahora don Niceto y rehace su célebre “La oratoria española. Figuras y rasgos” (1946).

Ayer lo conté: lo mío era el punto 16. Y a las 10’30 horas ya habían despachado los 15 primeros.

Y llegamos al 16: la moción socialista para la creación de una comisión “sobre la práctica del ‘todo incluido’ en los establecimientos hoteleros de Benidorm”. Dos horas, dos, para debatirla y votarla. Total, pa ná.

Primero que si Anexo al Punto 1 de los propios Socialistas presentadores de la moción; que si “moción en voz” (Picó hubiera dicho lo de “moción in vitro”, por ‘in voce’; y lo hubiéramos entendido) de Liberales; que si Socialista no la aceptan; que si nueva “en voz” de Populares; que si socialistas “detectan” el espíritu de HOSBEC (la patronal hotelera) en la moción Popular (yo hasta el espíritu del redactor de la misma; por lo que se debería tener en cuenta como opinión acertada); que si alcalde interpreta que se trata de una enmienda de adición (estuvo fino el Secretario); que si Socialistas no lo ven así y exigen que se concrete en el día de hoy; que si faltan asociaciones en la comisión esa; que si debe haber consenso y diálogo; que si nueva moción sobre la anterior “en voz” de Liberales; que si Socialistas aceptan la segunda enmienda de Liberales… que tras una hora de juegos florales estábamos ya en condiciones de comenzar a debatir la moción/enmienda de adición. Terrible.

A las 11’30 comenzamos: “la idea de los socialista de Benidorm es abrir un debate oportuno: el posible impacto del ‘todo incluido’”. Atención: po-si-ble. Y, ¿por qué? Porque “cada vez hay menos gente en las calles de Benidorm y más en los hoteles del ‘todo incluido’”. (A ojo de buen cubero)
Y ¿en qué nos basamos para ello? Pues en la simple y llana percepción. Por eso, se argumenta, se hace necesaria esa comisión: “para prevenir perjuicios del ‘todo incluido’”. Atención: pre-ve-nir. (Disponer con antelación lo necesario).

Luego otra punzada en mi maltrecho corazón: oigo que “Benidorm es un gran centro comercial”, lo que se dice sin empacho alguno, siendo cruel mentira. Y a punto de la angina de pecho estuve cuando se plantea “remitir los datos a la Consellería de Turismo para regular la práctica” (del ‘todo incluido’). ¡Dior! (Christina Dior), ¿qué va a hacer la Consellería con los datos?, ¿decirle a los hoteleros lo que pueden o no vender? Venezuela, Venezuela, despedirme no quisiera…

Luego llegan los Populares y llaman oportunistas a los Socialistas (que al rato les replicaron con lo de “oportunistas ustedes que pasan de criticar el Low a decir que es fundamental en la promoción de Benidorm”; minipunto para Socialistas). Los populares, con razón, esgrimen que no hay ningún documento que diga que el ‘todo incluido’ es un problema. Lo que es cierto; pero habría que actualizarlo para cerrar opiniones.

Y a partir de ahí, la “marimorena”: que si “sería bueno ‘otro tipo de turista’” (¡Válgame Dior, dónde nos estamos metiendo!); que “si las cosas fueran bien no tendríamos 7.000 parados y otros tantos locales cerrados”; que si “es un tema empresarial y no nos podemos posicionar”; que si “no deberíamos entrar en el ‘y tú más’”; que si “hay que ir al debate de modelo de ciudad” (¡qué berenjenal!); que si “no hacen falta documentos; es la voz de la calle la que dice que vanos mal” (y mal vamos si es así); que “ya está bien de decir que estamos al 100%; que eso son los hoteles, en todo caso”; que buscamos “un modelo no supeditado al político de turno -(¿?)- en el que podamos recabar ayudas todos y no unos cuantos”; que si se pide “responsabilidad frente a la temeridad” (pero nadie le hace caso); que si “se confrontan sectores”; que si “hemos de saber cómo nos afecta” (el ‘todo incluido’); que si “se le llevamos los datos a la Generalitat porque por primera vez en 20 años hay un gobierno dispuesto a escuchar”; que si “la política avestruz de Rajoy: los problemas se solucionan por sí solos”; que si tapatín y que si tapatán: una hora más. Hasta salió a relucir el espíritu de Pedro, don Pedro, Zaragozapadre del -cuestionado por ellos- Modelo Benidorm”; que si a lo mejor, “lo mejor es todos en el ‘todo incluido’”… hay cosas en la noche que es mejor no oír (Marc Bolan -T Rex- en Ballrooms of Mars; versión propia.)

Lo único sensato de hoy, banalizando al máximo la sesión -hay que reírse; para penas, el Pleno-, las cosas de Bernabéu (y no de don Santiago precisamente) que yo completo y adorno. A Napoleón se le atribuye lo de “Si quieres solucionar un problema, nombra un responsable; si quieres que el problema perdure, nombra una comisión”. Y la han nombrado.

Luego está lo de, Bernabéu dixit, como “Cagancho en Almagro”… y es que a Joaquín Rodríguez lo tenía la Guardia Civil en el Ayuntamiento de Almagro custodiado porque el respetable quería hacerle lo que él no le había hecho al toro aquella tarde: matarlo. Al plumilla que cubría el acontecimiento, un paisano le dijo: “¿A Ud. le parece lógico que a ‘Cagancho’ lo quieran meter en la cárcel por no haber matado un todo y a nosotros nos quieran hacer lo mismo por matarlo (a él)? Este país es así; o asín.

El caso es que hubo unanimidad (y de la buena) en lo de crear una comisión y en que la comisión recabe datos. Y hubo mayoría en que los datos se remitan a la Generalitat y en el anexo/enmienda de adición.

Y esta es la bendita hora en que sé la composición de esa comisión (acaba de llegar la nota de prensa socialista): Finalmente la comisión estará compuesta por  la Junta de Portavoces, un miembro de Hosbec y un miembro de un establecimiento hostelero no asociado, un representante técnico de la Fundación Visit Benidorm, Aico, Abreca-Cobreca, Ociobal, UGT, CCOO, Aptur, Jovempa, Avive, Consejo Vecinal, parques temáticos, Benidorm Palace, Asociación de Campings, Asociación de Campos de Golf y Casino Mediterráneo”. Antes del 30 de octubre enviará sus conclusiones a la Generalitat. ¡Ja!

No veo por ningún lado a los técnicos de la comisión político-técnica. ¿Dónde están los técnicos?
¿Es que nos chupamos el dedo? Ahí sólo hay “afectados” incapaces de vislumbrar siquiera el Modelo Benidorm. Si hacen algo -lo más que harán- será una encuesta de su situación. ¿Dónde están los técnicos? Es más; agosto está ahí ya, y en tres meses, el 30 de octubre.

Una vez más perdemos el tren de la investigación; olvidamos a la Cátedra de Estudios Pedro Zaragoza Orts, al Ivat.Tur, al Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas; hasta al Foro de Turismo y cuantos estudiosos y expertos del tema puedan aportar soluciones.

Dos horas perdidas en mi vida y una oportunidad de oro para Juan Palomo Benidorm: yo me lo guiso, yo me lo como. ¡Pero cuanta miopía turística! Es cierto, la viga del ‘todo incluido’ en el ojo propio impide ver la paja en el ajeno.

Así nos va; y peor nos irá. Pero eso es lo que hemos votado. Háganselo mirar.




26 jul. 2015

DE MI RECELO ANTE EL PLENO DE MAÑANA LUNES


Mañana lunes hay Pleno Ordinario en el Ayuntamiento de Benidorm. En el punto 16 (¡Tan largo me lo fiáis!) se va a tratar la moción del GM Socialista para la “creación de una comisión sobre ‘todo incluido’ en los establecimientos hoteleros de Benidorm”. La redacción ha quedado en lo mínimo y se ha cambiado el espíritu inicial de la moción. ¡Menos mal!

Y ando preocupado porque le he leído al promotor de lainiciativa que se trata de “un debate oportuno y necesario para garantizar el mantenimiento del modelo turístico de éxito que es Benidorm en sí, y que evidentemente no depende en exclusiva de la patronal hotelera, sino más bien de toda la ciudad y de su Ayuntamiento, de los sectores vinculados al turismo (restauración, ocio, comercio, hoteles, apartamentos, campings, etc.) y de los propios trabajadores de la hostelería…”. ¡Línea!; continuamos para Bingo; habremos cambiado la redacción, pero subyace el fondo cenagoso que lo inspiró.

Ahí es nada: “garantizar el mantenimiento del modelo turístico”. Lo de churras y merinas queda en nada comparado con esto. Y bien es cierto que mientras se habla (y escribe) de esto no se habla (y escribe) de la omnipresente Zona Azul y otras cuitas y pesares mucho más graves.

Y es que no salgo de mi sempiterno asombre. Modelo turístico es una cosa y, si quieren, modalidad turística (lo del ‘todo incluido’) sería otra. Y es que, no se olvide, Benidorm se fundamenta en un modelo turístico surgido de una planificación urbanística y una opción de alojamiento que ha sido más valorada que las otras: la hotelería. Más valorada por los empresarios y muchísimo más valorada por la clientela, los turistas.

Una de las ventajas de Benidorm es su capacidad de adaptación a los ciclos económicos y turísticos mediante una “interacción entre factores globales y locales variable atendiendo a diferentes etapas”, como más sabiamente que ninguno ha referido por activa y por pasiva mi admirado Josep Ivars, geógrafo de pro y un fuera de serie en los análisis y estudios del turismo.

Ivars ya advirtió la cuestión -que mañana nos ocupará- en 2013 y señaló en “El modelo turístico de Benidorm; singularidad y retos de futuro” (Papers de Turisme nº 54; julio-diciembre 2013) que Benidorm superó la crisis del cambio de década (1988/1993), la del inicio del Milenio (2002-2005) y la crisis económica que se inició en 2007... tirando siempre de la hotelería. Y recuerdo a HOSBEC en 2007 diciendo que la cosa ya no iba bien (y, a lo mejor, sin mucha razón).

Vale que le damos a HOSBEC un protagonismo excesivo, pero lo hacemos porque la ausencia de liderazgo -y hasta de entidad- de otros colectivos (porque la base en la que se apoyan no es todo lo sólida que ellos desearían) es patente. El caso es que HOSBEC, los hoteles, son el elemento tractor del destino Benidorm.

Pero no nos olvidemos que “es notorio el elevado número de segundas residencias, que han experimentado un considerable crecimiento en el último periodo intercensal (2001-2011). Por otra parte, el volumen de plazas y pernoctaciones en apartamentos reglados y campings también es significativo” como señala (denuncia y acusa) el análisis de Ivars. Sí, mucho hotel pero muchas más segundas residencias y apartamentos donde no hay sensación “AI” .

Renovación y recualificación ha sido -y es- el santo y seña del sector hotelero. ¿Pueden decir lo mismo los demás sectores implicados? Y renovación no es pongo hoy un esto y como me columpio pongo mañana un aquello.

Estamos en un momento de cambio estructural empujados por los signos de la recuperación de la salida de la crisis. A lo mejor es bueno, ahora, estudiar las demandas de futuro. Pero hay que ir muchísimo más allá de lo que plantea una modalidad de alojamiento que aún sigue siendo mínima. Más que buscar momentáneas relaciones causa-efecto sería interesante estudiar dinámicas -que comienzan a manifestarse- y tendencias -ya visibles- que nos permitan acometer el futuro.

Hasta en Barcelona se quejan del turismo de cruceros: “el gasto en destino de los cruceristas es muy reducido”.

Volviendo a Benidorm, para el futuro, el profesor Ivars introduce el término GLOCAL (global y local) y plantea que la interacción será básica: “hacer coincidir los factores globales del mercado turístico con la acción de los agentes turísticos locales”.  Y tiene razón. Pónganse las pilas y a trabajar; pero es que mantengo yo que los agentes turísticos locales no sólo juegan en divisiones distintas, sino que practican disciplinas deportivas distintas (unos fútbol, por ejemplo, y otros vóley, bien de ‘a 2’, en la playa, bien de ‘a 6’, en la cancha) y mientras el fut-voley no sea deporte del olimpismo turístico no le veo futuro yo en Benidorm a la propuesta de Ivars; que por lógica es las más necesaria.

Las otras dos medidas, de la terna que plantea Ivars, son: “la proactividad y capacidad de respuesta del destino” y “la protección y proyección de los valores del modelo urbano-turístico de Benidorm”. En estas dos facetas tiene cabida la Fundación Turismo Benidorm para liderar aún más el compromiso de gestión público-privada que hasta ahora se viene haciendo: la estrategia de comunicación la está llevando muy, pero que muy, bien. Tal vez ahora le falte a la FTB, es una opinión -mi opinión-, plantear modelos de respuesta (tras estudios competentes). Pero que sean los técnicos los que lo hagan, y no los grupos políticos; que es lo que más pavor me produce de la moción socialista al pleno de mañana.

Recuerden: Iribas lo dejó muy claro: “las claves del éxito de Benidorm se encuentran en la intensidad de la vida urbana y en una personalidad definida a partir del espacio público”; trabajen con eso y sobre eso. 

Es que, clama al cielo; pero resulta que el proceso de recualificación hotelera no ha tenido el acompañamiento que merecía ni en lo público, ni en muchas de las iniciativas privadas de otras actividades económicas, lo que hace que algunos ejemplos en comercio y restauración destaquen sobremanera sobre los demás abriendo más, aún, la brecha entre lo bueno y lo impresentable.

Y además, recuerden, que Benidorm ya marca centralidad comarcal y que el futuro también debe ser enfocado desde esa óptica: dos playas, y detrás toda una ciudad; y detrás, toda una comarca.
Y, principalmente -y como dice Ivars-, siel comercio es capaz de ofrecer al turista una verdadera experiencia turística integral, con una calidad en la prestación de los servicios homogénea”, habremos ganado el futuro.

El problema no está en la -¿mínima?- incidencia del ‘AI’ sino en convencerse de que sólo somos un destino turístico que cobra dimensiones de ciudad. Y son los hoteles los que en su negociación con los operadores turísticos ponen cada 7 días en Benidorm equis miles de personas en busca de una experiencia turística integral.

Me choca que haya quien piense, aún viviendo en Benidorm, que a Benidorm sólo vienen gentes deseosas de disfrutar de sus vacaciones pero que solo se alojan en hoteles. Va a terminar resultando que el que viene a apartamentos (reglados o no) y a segundas residencias, ese, el ‘todo incluido’ lo trae de serie o se lo hace en “Carrefour”, “Mercadona”, “Eroski” & Co. Y en el “Co.” incluyo los supermercados de todos los callosinos que han sabido hacer un modelo de negocio local. Y es que va a parecer que todos ellos también participan de la “moda” -que ni detecto ni comparto- de pasar olímpicamente del comercio y la restauración local. Chocante y sorprendente.





25 jul. 2015

DE BUSCAR -PARA CELEBRAR- AL PATRÓN DEL TURISMO Y LOS TURISTAS


En el 1er vermú de hoy (sábado de calor y piscina -35’3ºC-), cuando a lo lejos resonaba la mascletá de medio día que en honor del Santo Patrón de Benidorm -San Jaime; en algunos otros lugares le dicen Santiago- se disparaba, no hemos tenido mejor ocurrencia que plantearnos si había -o no- Santo/a Patrón/ona del Turismo. Somos así; los peligros de la ociosidad sabatina ante los efluvios del alcohol.

No tengo ni idea”, he soltado. Es que todos me miraban con aire inquisidor. Y yo qué sé. Me sacan de San Francisco de Sales (Periodistas), San Isidro Labrador (Agrónomos)  y San Alberto Margo/San Isidoro de Sevilla (Geógrafos) -que en mis tiempos nadie se ponía de acuerdo en cuál-, y no soy nadie. Ah, y Santa Nefija, la de la prostitutas (que me acuerdo, y he confirmado, de aquellos años de mocedad y dichos).

Pablo ha tirado de Internet en el móvil y… resulta que el Santo Patrón del Turismo es San Francisco Javier, desde el año 1952 (cosas, de Pío XII).

-                  -- ¿San Francisco Javier?, hemos coreado cual coreutas de una tragedia griega.

Y, claro, de rebote, un…

-                  --  ¿qué pinta el navarro en esto del turismo?”.

Y Pablo, sin abandonar la conexión, cuenta que “es que le dio por ir abriendo misiones y viajando siempre más allá… y que por eso”.

A partir de ahí se ha abierto un debate que ya quisiera algún Parlamento patrio de baratija autonómica. ¡Qué nivel, Maribel!

Puede que del Santoral andásemos algo desfasados, pero de ideas íbamos sobrados. De vermú, no; era el primero… aunque a eso de la una de la tarde no sabría yo qué decir.

El que caso es que no estábamos conformes con la decisión papal del duodécimo Pío (en controversia por haber ocupado la Silla de Pedro durante la IIGM); como si eso fuera a cambiar las cosas. No tenemos nada contra San Francisco Javier, pero no nos parece vinculante su actividad pastoral con el patronazgo del Turismo o la de los turistas. Y en el debate hemos adolecido de un ponente a favor del santo, pero es que ese nombramiento no entraba ni con calzador; y para los imposibles ya está San Judas Tadeo (Pablo lo ha buscado en Internet y yo corroborado para escribir esto), a quien no hemos invitado al vermú.

Y consumiendo batería y datos del móvil de Pablo hemos ido viendo -y juzgando- posibles candidatos. El Santo Patrón -o la Santa Patrona- debía de cumplir con los requisitos canónicos (en los que no íbamos a entrar) y, por encima de todo, estar vinculado al turismo.

-                 --  ¡Ya está!, ha dicho Pablo blandiendo su seis pulgadas. “El Patrón de los Turistas es San Veremundo”. 

Nunca nadie de los presentes oyó ese nombre.

-                  -- Y eso, ¿por qué?, volvimos los coreutas a corificar.

-                 --  Acabo de encontrar en una página que el patrón de los turistas es San Veremundo” (¡cosas de la Internet!).

Ve-re-mun-do.

-                  -- ¿Dónde lo pone?

-                --   En una página de patronos varios
-              
                 --     [Como para creérselo];¡Ah!; y, ¿es fiable?

-               --   Internet a primera vista [vamos, que no pasa la prueba del algodón; pero lo pone].

Conversación de vermú; ociosa, faltaría más.

-              --   ¿Y de dónde era?

-              --   De Navarra, también[estos navarros están abonados al santo patronazgo turístico]; “Murió en Irache”.

-             --    ¿Y por qué?

Pregunta que puede parecer doble (¿por qué murió? y ¿por qué es patrón de los turistas?) y es sencilla (¿por qué es patrón de los turistas?).

-             --   Porque se volcó con los peregrinos del Camino de Santiago [estuvo rápido Pablo].

Mira, por ahí vamos bien. El Camino de Santiago (la calle Mayor de Europa) es la primera iniciativa turística que al parecer existió… y se mantiene. Con él nacieron las primeras necesidades turísticas y comenzaron a cubrirse (alberges, posadas, hospitales y un largo etcétera que llega hasta el sistema de cambio de moneda: el Cirial de San Ildefonso, la Hermandad de Cambiadores de Moneda).

En casa, en seco y a la sombra, compruebo que San Google de Internet dice que “es el patrón del Camino de Santiago en Navarra”; vamos, que deben haber otros; pero este, San Veremundo, nos ha gustado. Pablo nos lo vendió bien.

Nos ha caído bien San Veremundo (San Bermudo, vamos) a golpe de vermú. Y mucho más el recordatorio de su celebración: “Mientras el mundo sea mundo, el 8 de marzo San Veremundo”. Esto ya no se olvida.

Veremundo era un benedictino y en el Camino estaba su función; y parece ser que la hizo fue bien.

Total que hemos acabado con la botella de vermú (cada vez son más pequeñas y nosotros más y con más hechuras) y hemos pasado a la cerveza (esta vez sin alcohol) y el contraste en boca era incluso desagradable; al principio, solo al principio. Lo mismo que pasa con el santo este: al principio lo desconoces y a fuerza de mentarlo -Veremundo, Veremundo, Veremundo- terminas hasta por cogerle cariño.

Y así, nos decantamos por este Veremundo mejor que por el otro santo que se nos fue a China… y lo que hay que hacer, en esto del turismo, es que vengan. Y una vez que vengan, cuidarlos un poco para que vuelvan, como lo hacía Veremundo en el Monasterio de Irache. Lo dicho, nosotros apostamos por Veremundo. Y todo queda en Navarra… aunque no hemos dado con el Papa que lo propuso (lo canonizó Alejandro III, cuenta Pablo).

Mientras Benidorm celebra Sant Jaume y España Sant Yago, nosotros brindando por San Veremundo. Y a las 14’10 retronó el trueno gordo, Pablo guardó su iPhone. Y nos fuimos al agua como críos.




PD: Lo más interesante de la consulta que hacía Pablo al Santoral de Patronazgos -y nos relataba- ha sido descubrir que hay distintos patrones para el tema de la lactancia: para las madres que lactan, San Mamerto de Vienne; y para los hijos que se nutren, San Guenalio, que era el tercero de un parto y que consiguió que la madre, en minutos, generara un tercer seno en el que mamar. ¡Genial el Santoral!

Por cierto, Santa Águeda está en esto de la teta también en cuanto a cuitas dolorosas.






23 jul. 2015

DE ‘AI’, LA SERPIENTE DEL VERANO DE 2015 EN BENIDORM


La cosa se está liando y de culebrilla de verano vamos a pasar a serpiente, tipo boa, de verano.
Ayer metieron en esto al Secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

Él, que está disfrutando de la tarjeta Visit Benidorm (ah, ¿que no existe?; pues deberían inventarla), con tanto ir y venir y reunirse aquí, y todo eso,  y va y se encuentra ayer con que le endilgan lo del AI. Y van y le piden un posicionamiento.

Y el señor Colomer, que fue alcalde del turístico municipio de Benicasim se encontró ante la tesitura de elegir entre tres respuestas posibles:

a)  el AI es una cabronada de espanto, aunque más bien es un espanto de cabronada el AI.
b) no sé a qué viene tanto revuelo y si me pincho, grito ¡AI!, y
c)  exponer la letra menuda del Capítulo LXVIII del tomo IX del Libro de Petete de la Filosofía del Turismo, de la escuela del realismo científico y del idealismo lógico, siempre y cuando apostando por el método Dilthey de las ciencias del espíritu, sean tenidas en cuenta las propuestas del Círculo de Viena -en concreto, las de Kauffman-, para lidiar con dos dobles cambiadas.

Y, ¿qué es lo que hizo el señor Colomer? Pues encaminar sus pasos por la tercera vía: la C. Hablar, habló, de la bondad de la diversidad del turismo.

Y el colmo es que hay quien encuentra en esa respuesta el clavo ardiente al que agarrarse y va y dice que Colomer les dio la razón.

Llevé ayer toda la tarde intentando saber qué se quiso decir con lo de la diversidad del turismo, porque en la cualidad de lo variado no encuentro yo sostén al concepto. ¿O sí? Como siempre hay alguien cerca que sabe más (aunque a veces es de sabor y no de sabudiría) me explica que se refería el político a las clases y actividades. Y por un momento pensé en el colegio: clases y actividades. Y no, clases de turistas en función de lo que buscan o a lo que aspiran. ¡Toma ya!

Pero no; hasta hubo quien me habló de la diversidad en el Turismo pero referida al trabajo en hostelería. Así que pensé y pensé, y terminé por exclamar: ¡Cuán diversa es la composición de la fuerza laboral en el turismo! Y tras hacerlo, advertí que Colomer no iría por ahí.

¿A quién se le ocurre preguntar al Secretario autonómico -así, a bote pronto; sin anestesia ni nada- por la cuita local? Lo lógico era una respuesta similar a la propinada sobre el sexo de los ángeles.

Y luego vino lo de la “ciudad abierta”. Me acordé, aun siendo cinéfobo, de Rosellini (Roma, ciudad abierta)… que no es el caso de Benidorm. Y hasta me acordé de quienes preconizan que cuando se acabó el open-field, nació el enclosure, el hombre encontró el camino hacia el futuro y el progreso. Aperturasssss. ¿Recuerdan lo que nos trajo la apertura en el 7º Arte patrio? Pasamos del “Alba de América” al “Pierna creciente al falda menguante” y ‘éxitos de taquilla’ similares.

Nuevamente, alguien me insinuó que Colomer no iba por ahí. Debí imaginarlo.

De todas maneras, para entender la cosa y ya que mañana tengo sesión con los que se posicionan contra el AI, voy a ilustrarme con el documento Tot Inclòs de la Coordinadora Libertaria de Mallorca. Lo que no averigüe ahí… Dicen que es un “material de combate”.

Y parece que de eso se va a tratar a partir de ahora.

PD. Por… cierto. Luego se reactivó el compromiso con la Cátedra Pedro Zaragoza Orts. ¿Han reparado en que el profesor Mazón, su director, y su equipo es hipermega competente en estudios de Sociología del Turismo…? El que avisa es avisador.




19 jul. 2015

DE LO QUE SÓLO ES UNA ANÉCDOTA MIENTRAS DEJAMOS ESCAPAR EL FUTURO


A las 8’10 (AM) me ha llamado un amigo. “¡Carlos, que es domingo!”, le he respondido con resignación cristiana. Y ni me ha respondido. Él, a lo suyo: “¿Has leído en ‘Información’ lo de ‘A vueltas con el modelo Benidorm’? Y yo, a lo mío: “¡que son las 8 y 10!”.

Carlangas es así; donde esté, preocupado por Benidorm. Y me ha sacado de la cama; lo que no hace “Putoperro” lo ha hecho hoy Carlitos. “¡Confunden el ‘todo incluido’ con el ‘modelo turístico’ y lo meten, con cuña, en lo referente al ‘modelo de ciudad’!; ¿tú te crees?”.

Y ese ha sido el resorte que me ha impelido a la ducha y al ordenador. En caliente, como que ¡mejor que no! Un 8-9-8 en ayunas y un paseíto. A las 8’30 (AM) ya estaba yo en la calle con el semoviente de la unidad familiar para digerir la noticia.

Gente bajando de la zona Disco -algunos con desmedida euforia se pasaban, unos a otros, una descomunal sandía… que ha terminado bien cascada-, la zona azul muy despejada, poco tráfico y a pesar de ello una ambulancia haciéndose notar (y no sé para qué), unas chicas arrastrando maletones inmensos y consultando un mapa, la playa con algunos madrugadores, el paseo muy concurrido de runners y aspirantes a ello, gente desayunando en alguna terraza, algún que otro vehículo “extrañamente” aparcado, muchos paseantes de congéneres de “Putoperro”… Vamos, lo de siempre.
Lorenzo se ocultaba entre alguna nube y daba un respirín matinero. Las hamacas playeras casi en perfecto estado de revista; alguna sombrilla azul ya estaba abierta.

Y yo me he acordado de Giles Tremlett, el británico que en “España ante sus fantasmas: Un recorrido por un país en transición” nos da un señor repaso, pero termina haciendo un panegírico de Benidorm: “Benidorm, por horrible que sea (que le pueda parecer a él o alguno de sus lectores), es un monumento al trabajo duro y a la determinación”. “Milagro” nos llama en algún pasaje. Cuatro capítulos, y la obra va de toda España, para Benidorm. “Gran turópolis” (turópolis, ciudad-turismo, nuevo palabro para Benidorm), nos llama. Si “España es una superpotencia mundial del Turismo Benidorm es el símbolo por antonomasia de este estatus”. O que “Benidorm es a los paquetes turísticos lo que Las Vegas al juego: la indiscutible capital del mundo”. ¡Cómo tira el veguero!


A lo mejor, alguien debería leerse a Tremlett y valorar la opinión del periodista de The Guardian. A Tremlett y a una legión de analistas de la realidad de Benidorm… que, mira por dónde, ninguno está en el Ayuntamiento.

O a Arcai Espada (Ebro/Orbe). Allí puedes leer lo de “Benidorm es uno de los mejores lugares del mundo para no estar solo”. ¡Genial! En una conversación con Iribas, éste le recuerda que “Benidorm es el mejor parque temático”. A lo que replica el autor que “Benidorm es el concurrido dominio del ocupante ocasional, del inquilino” y vuelve a aparecer la comparativa de la Coca-Cola de 2 litros: divertida, refrescante, para todas las edades, para todas las horas y que combina bien con todo.

¿Debatir el ‘modelo Benidorm’ en un pleno? Si es para proponer un debate serio y profesional donde los políticos de turno (los concejales) estén sólo como mirones (para ver si aprenden algo), pues naturalmente que sí. ¿Para otra cosa?, naturalmente que no.

Convertir el absurdo debate que ha propuesto el PSOE -¡¡y aceptado el PP!!- sobre una mínima modalidad hotelera en el equivalente al modelo de ciudad es intentar lo imposible. Y sobre eso, lo imposible, Napoleón ya se pronunció: “Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes”.

Si hay que valorar algo es el modelo (económico) de ciudad. Ya está bien de decir que Benidorm es una ciudad de servicios… porque sólo hay un servicio: turismo (ocio, recreación, alojamiento, restauración, compras). No hay más servicios que en las demás ciudades: un transporte elemental que distribuye mercancías y traslada personas, una banca sencilla de intermediación financiera, un comercio con las mismas tiendas que en todas las demás ciudades, una sociedad de la información en mantillas… Sólo Turismo: estancias y viajes con los aditivos de ocio y recreación para los cinco sentidos. Sí, una ciudad terciaria con mínima incidencia de lo público y tremenda de lo privado; un terciario social; un terciario expansivo que se estabiliza por lo regresivo; un terciario evolucionado en una sola vía y en una única dirección: el Turismo.

Echen mano, si no, de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE): Comercio, Hostelería y restauración, casi todo. Transportes y comunicación, para andar por casa. Servicios a la producción, para no ser flor de un día. Otros Servicios… se suponen. Somos Terciario de Bienestar Social (actividades de incremento cuantitativo de bienestar social) con alguna laguna; pero líderes en Turismo.

Trabajemos ese campo: Turismo. Ahora (bueno, hace ya un tiempecito) se habla del Sector Cuaternario, el del Conocimiento, y del Sector Quinario, el de los Servicios sin ánimo de lucro… que no debe ser el nuestro.

Para estar de cara al futuro hay que hablar de población (ojo a las cohortes del futuro; hay que mirar más allá de los Millennials), hay que hablar de financiación, hay que hablar de cómo mejorar el conjunto. Hay que hablar de las personas y su futuro, de los estándares de habitabilidad, sostenibilidad y economía. Hay que hacerse un lavado de cara, una expiación de las culpas de infracalidad antes de hablar.

Hemos llegado aquí por las condiciones del lugar y de la materia prima de los pioneros; hemos llegado aquí por inercia, por la misma inercia de aquél primer empujón. Todo lo más, habrá que matizar el camino de las llamadas “áreas suaves” de la economía, de las actividades en torno al turismo, pero con introspectiva; mirándonos bien por dentro. En casa tenemos el origen de todos los males… que no es la mínima demanda internacional del ‘todo incluido’.

Vuelvo a Tremlett, se acaba el Partagás. Ya están llegando los autobuses que desde La Mancha y el Altiplano murciano traen a domingueros ansiosos de las playas de Benidorm; un par de horitas de trayecto y antes de las diez a tostarse al sol. Se desparraman por el paseo camino de la playa.

Y yo, echando de menos a José Miguel Iribas que bien pronto buena respuesta les hubiera endiñado a los del modelo, termino con el británico Tremlett: Le tengo cada vez más respeto a este milagro recargado, a esta máquina turística eficaz y estridente que vende una cosa y sólo una: el placer de unas vacaciones de dos semanas lejos del departamento de contabilidad, del teléfono de ventas o de la fábrica”. En eso, Benidorm es único e insuperable, una cálida localidad de acogida que ha sabido reinventarse y adaptarse siempre a los nuevos tiempos.

Benidorm, nos guste o no, son las vacaciones de la gran clase media. No lo echemos a perder por no saber ni lo que queremos.

He leído en la Memoria de la producción de Bikini (Ocar Bernarcer-Joana Martínez) que lo de Pedro, don Pedro, fue “más allá de soñar un futuro distinto, la capacidad de llevarlo a cabo”. Reclamo el espíritu de don Pedro, el fantasma si quieren: recobremos el futuro, hagamos realidad la quimera, no nos quedemos en la anécdota. Busquemos ese Benidorm 2050.

La propuesta del PSOE, que irá al próximo pleno -la del AI-, no es más que la anécdota de las vacaciones en Benidorm. Benidorm es un fenómeno complejo; sólo hay que entenderlo.






18 jul. 2015

DE BAIA, TAL VEZ EL PRIMER LUGAR DE VACACIONES


Al oeste de Nápoles, en el golfo de Pozzuoli (Puteoli, cuando el Imperio Romano), se encontraba Baia/Baya; y aquél golfo también fue conocido como Sinus Baianus.

Se encontraba, digo, porque entre el vulcanismo y la sismicidad aquella ciudad de Baia está ahora a 15 metros de profundidad (Parque Arqueológico sumergido de Baia). Nada que ver con la Baia actual en cuanto a emplazamiento (en la línea de costa actual), pero sí en cuanto a actividad. Debe su nombre a Baio, el timonel de Ulises, que, cuentan (Licofrón de Calcis, III aC), estaba allí enterrado, en Baia.

En el siglo I aC Pompeyo venció a los piratas que asolaban las costas de Campania y aquello comenzó a vivir una etapa dorada con las vacaciones de la aristocracia romana. Baia se convirtió en el lugar de veraneo más famoso. Desde Marco Licinio Craso (el que acabó con la revuelta de los esclavos de Espartaco) a pie de mar, a Julio César (en el actual Castello), todo el que era alguien en Roma tenía en Baia su casa de verano.

«Baia da Villa Schiano Di Pepe» de Oliver-Bonjoch
Porque tirando de Estrabón (Libro V), Plinio (en su Laurentium), Dion Causius (XLVIII), Propercio (en A Cynthia), Séneca (en sus Epístolas), Cicerón (en Pro Cornelius) y Marcial (Libro I) sabemos que Baia era un resort turístico de primera magnitud: villas y torres jalonaban la costa, los jardines acompañaban todo el año, por mor de la temperatura, y su clima hacía apetecible a Baia en invierno y, especialmente, en verano.

Estrabón cuenta que “todo el golfo (de Puteoli) está ocupado por las ciudades antedichas (Puteoli, Baia, Cumas y Misenum), y entre ellas, por jardines y villas, unas a continuación de las otras, por lo que representa el aspecto de una sola ciudad”.

Dión Casius señala que estas villas -y torres- son “muy apropiados para pasar la vida y practicar ejercicios deportivos”.

Es Horacio el que nos cuenta que tan complicada se puso la cosa del suelo para construir en Baia que en Roma, en el Senado, se habló de habilitar fórmulas para “invadir” el mar (ganar terreno al mar). La traducción de Renato Ferrara dice: “d’invadere perfino (incluso) il mare con le nuove construzioni”.

Baia de llenó de albergues y posadas para que pudieran disfrutar del “veraneo” también otras clases menos adineradas; y de campamentos para quienes atendían los negocios de la temporada. Los clásicos cuentan que los lugareños abrían negocios para aquellos “veraneantes”. Desde excursiones al lago Lucrino -como hacía el tal Orata, un importante personaje que contaba con esa concesión-, hasta actividades náuticas (¿vela?, ¿pesca?; porque lo de la banana, la moto acuática, el parasailing y el cablesquí… no operaban por entonces). O tiendas, como la de la famosa patricia puteolana Gratidia, de aceites bronceadores que vendía en su “taberna ungüentaria” y cuya fama llegó a Roma (el SEUR de entonces se forró enviando paquetes).

Vamos, que estaba ya todo inventado de cuando los romanos. Desde la colonización intensiva de la costa a la especulación del suelo, pasando por la idea de ganar terreno al mar, los recursos turísticos, el tostarse al sol o el bikini, que también vienen de por aquél entonces. Recordemos que, aunque más al Sur -en Sicilia-, en la Villa Casale, en Piazza Armerina, se localizaron los frescos de las chicas en la playa con sus bikinis, que es como dicen que iban por las playas de Baia.

La fama de Baia procedía del clima y de la fiesta, de la eterna Saturnalia en que vivía: bebida, juego, libertad y licencias de costumbres. Disfrutaban del mar y de los placeres terrenales, aunque aún no habían inventado el Ku y similares.  Cicerón la llamó Pusilla Roma: Roma en miniatura… por su belleza, su aristocracia y… por ser un sitio “de fiesta y perdición”, como denunció el moralista Marco Terencio Varrón.

A Baia se iba a disfrutar del mar -talaso- y de las aguas minero-medicinales. Porque ese era otra gran atractivo. Las propiedades terapéuticas de sus fuentes ya están descritas en el siglo II aC. Los grandes templos estaban asociados a fuentes termales y piscinas (Diana, Mercurio, Venus…) aunque otras fuentes gozaron de fama (Truglio, Sodanda, etc.).

Total que en pilentum (carro cubierto de dos ejes, 4 ruedas, útil para transportar mercancías) y en carpentum (la, digamos, berlina deportiva de la época, 1 eje, 2 ruedas, sólo para personas y equipaje ligero) se desplazaban aquellos romanos (patricios y con pasta gansa) a sus lugares de veraneo. Y terminado aquél, regresaban.




17 jul. 2015

DEL DICCIONARI DE BENIDORM… YA ESTÁN LA WEB Y LA APP


En septiembre de 2014 escribía yo: “en mayo de 2015 con un solo click y a través de un dispositivo electrónico cualquiera se podrá conocer un significado concreto, científico y cierto de un aspecto toponímico, patronímico, cultural, histórico, urbanístico, arquitectónico, turístico, anatómico, biológico, médico, literario, lingüístico, festero, etnográfico, gastronómico… o lo que sea sobre Benidorm”.

Y no ha sido en mayo -¡Válgamer Dior, Christian Dior!- pero el 17 de julio, a las 9’30 h. de la mañana ha sido cuando los alumnos de DAW y DAM (Desarrollo de Aplicaciones Web y Desarrollo Aplicaciones Multiplataforma) han presentado lo realizado: ¡un proyecto espectacular! que tiene ya en la web (aunque ahora, de acceso restringido) el Diccionari de Benidorm en un click.

No, no está aún digitalizado todo el diccionario -faltan entradas- pero han desarrollado la arquitectura de la web y de la aplicación para el móvil y tableta que hemos podido comprobar que funciona y muy bien. Han trabajado en plan empresa y han creado un producto multiplataforma que los Reyes Majos (es que no hay nada de magia en esto y sí muchas horas de tesón) podrán traernos en enero de 2016.

Bases de datos, fotografías, textos, geolocalización, enlaces, conectividades, formas de compartir contenidos, videos en algunas entradas. Todo el motor descansa sobre el chasis, todo está conectado y la carrocería favorece mucho el conjunto. Falta completar la digitalización de algunas entradas y listo. Los alumnos que han desarrollado las plataformas descansarán este verano y con el nuevo curso lo terminarán. Aunque ya han dicho que este verano seguirán buscándole las cosquillas a las casi infinitas posibilidades de la plataforma que ellos han creado. Seguro que les habrán aprobado.

El acto de hoy era pura y llanamente académico; pero allí que hemos estado para comprobar un trabajo eficiente que acercará el Diccionario (Enciclopédico) de Benidorm en valencià, castellano e inglés a golpe de click. El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, se comprometió a garantizar el proyecto y renovar el convenio. Pasqual Almiñana, director del Diccionari se mostró “impresionado por el resultado del trabajo” que, insisto, sólo unos pocos pudimos ver. Pero los alumnos se lo han currao bien y han dejado la puerta abierta a gestionar nuevas entradas y aplicaciones al Diccionari.

Y yo he confirmado que ando pez en esto de la programación informática con nombres como Json, tinyMEC y aply Key; pero he tomado nota de todo.





16 jul. 2015

DE PRORA, QUE EN LOS AÑOS 30 TODOS PENSABAN EN VACACIONES…


Cuando el otro día les conté lo de los campamentos británicos de vacaciones en cabañas, tan primitivos ellos, debí de haber introducido la iniciativa teutona de aquellos días; sólida y hormigonada. Pero yo iba a tratar el tema del ‘todo incluido’ y en este ejemplo no entraba.

En fin, este Post va de resort turístico “singular”

Cosas de la Alemania Nazi, que también pensó en las vacaciones de la gente; de su gente… con campos de concentración de fiesta, como alguien llamó a esta iniciativa de 5 grandes resorts turísticos nazis. De los cinco, solo Prora vio la luz, aunque nunca albergó ningún vacacionista.

En la Isla de Rügen, en el Mar Báltico, por la obra y gracia de la organización Nationalsozialistische Gemeinschaft Kraft durch Freude, más conocida como Kraft durch Freude (Fuerza a través de la Alegría, KdF), se comenzó a construir en 1936 un resort turístico de narices.

La KdF era como una agencia de viajes que organizaba vacaciones muy baratas -por lo general crucerillos fluviales- para los trabajadores nazis.

Y así y allí levantaron ocho bloques -ocho- de edificios (de 550 metros de largo cada uno -y 5 pisos de altura-, que uno al lado del otro suman casi 5 kilómetros de bloques en hilera; cómo para haber quedado con los del bloque 1 estando en el 8). En total, Prora eran 10.000 habitáculos pensados para otras tantas familias arias en vacaciones, con piscinas, teatro-auditorio, salas de baile... Vamos, un Marina d’Or alargado; que tenía de todo. Se llamó (y se llama) Prora, “el Coloso de Rügen

En 1939, cuando estalló la IIGM, los trabajadores de la inacabada Prora fueron destinados a la base de Peenemünde, y Prora, que estaba prácticamente finalizada, se quedó compuesta y sin turistas. Y los obreros sí terminaron la base de las bombas volantes V.

Y, tras la derrota, Prora terminó albergando al Ejército soviético y al de la RDA; y cuando la unificación tuvo sus más y sus menos. Los rusos, con su cuartel ubicado en uno de los bloques, habían derribaron uno de los bloque por su deterioro y el conjunto se iba deteriorando poco a poco.

lo rehabilitado convive aún con lo viejo
Tras la reunificación de Alemania, la fundación Neue Kultur se volcó con la ciudad balnearia que nunca fue tal. Su preocupación era mantener Prora como monumento histórico y desde 1992 trabajaron en ello con el apoyo de la UE. En el año 2000 pudieron abrir un Centro de Documentación; en 2012 la sociedad Centro de Documentación de la Sociedad Prora se hizo cargo de la gestión del edificio 3, donde se alberga.

Pero el entorno, muy grande, iba perdiendo atractivo poco a poco desde 1992.

En 2004 se pone en marcha Neue Prora y se comenzaron a vender los bloques uno a uno para ponerlos en actividad: que si uno para hotel, que si otro para apartamentos de mayores, que si otro para rehabilitación y viviendas de lujo, que si otro para albergue juvenil (desde 2011, en el Bloque 5), que si otro para otro hotel… Vamos que en 2015 Prora ha vuelto a la vida.

Prora está sobre una barra arenosa de unos 9 kilómetros de largo y dos de ancho, llamada Schmale Heide que se ancla entre la península de Jasmund y el saliente de Granitz (una masa boscosa que hoy es Reserva de la Biosfera), al sureste de Brinz (famosa ciudad balnearia del XIX) y delimitada por el puerto de la señorial Sassnitz (tradicional ciudad balnearia), en la Isla de Rügen; su playa es de arena blanca entre el Báltico y la bodden (laguna típica de Pomerania, de origen glaciar, donde se mezclan aguas dulces y débilmente salinas) Kleiner Jasmunder que otorga un atractivo de agua y densa vegetación. El lugar, ideal.

Prora es, aún hoy, uno de los edificios más largos de Europa; ahora se están desarrollando modernos apartamentos sobre la vieja y sólida estructura y parece que vuelve a ser un lugar de vacaciones frente al mar.





15 jul. 2015

DEL 'ALL INCLUSIVE': EL PROBLEMA ES, REALMENTE, OTRO


Voy a permitirme un nuevo Post sobre el ‘todo incluido/all inclusive/AI’; voy a filosofar. Y digo filosofar porque si de verdad supiera algo de esto… hubiera puesto en marcha una actividad turística, tal vez sería un alojamiento ‘all inclusive’, y no estaría aquí dándole que te pego a la tecla.

Podría zanjarlo, dando la razón a los polemistas, con un “la cuestión es si el hotel se gestiona sosteniblemente en el entorno económico en el que se incardina”; porque, resulta que, para el hotel maximizar su contribución a la economía local debería ser el objetivo filosofal turístico-económico natural… según todos los tratados filosofales de Turismo. Vamos que, lo mismo que se procura la sostenibilidad ambiental, se debe procurar la sostenibilidad económica del lugar. Los impactos económicos del turismo son clave para la pervivencia del destino. Y podría decir más de localitos y garitos, pero lo cómodo es ir al mamotreto: al hotel.

Ayer tarde, Antonio Mayor (presidente de HOSBEC) salió a la palestra con una muy buena respuesta. Y como viene al hilo de lo que decía yo ayer, destaco eso de que “ochomil turistas entre 300.000 en el momento de mayor carga de visitantes, no puederesultar nunca un problema”. Y apuntillo el tema con lo que más me ha gustado del presidente hotelero: “El problema seguramente es otro, pero costará admitirlo”. Seguramente no, señor Mayor: el problema es otro, muy concreto, y no, no quieren admitirlo.

Pero una cosa es segura: sencilla y llanamente, hay turistas AI. Y hasta el momento, la únicapropuesta de solución al tema ha venido desde el editorial de Radio SirenaDigital (Manuel Abad). Pero hay más tela que cortar.

PhocusWright, que investiga estas cosas de la industria del viaje y la actitud de los viajeros, en una reciente investigación de mercado señalaba el aumento de este tipo de solución vacacional -‘al inclusive’- que en 2013 representaba el 12% de los turistas mundiales. Sí, y tal vez por la crisis, es una modalidad que ha subido, porque en 2010 era del 8%. Y sí, no tengo datos de 2014; lo lamento.
Y es que resulta que sí, que ahora se mira más el bolsillo. Vale que casi podemos gritar que la crisis 2007-2014,5 es historia; pero sigue faltando toda la alegría que ya nos gustaría. Y sin embargo, la cosa se mueve, aunque sea AI.

Ahora, dicen los estudiosos, tenemos turistas “independientes” que se valen de la red de Redes para todo, los turistas “clásicos” que siguen confiando en el TT.OO. a través de la agencia o por la web, y los turistas AI (‘all inclusive’) que pase lo que pase seguirán fieles a esa fórmula. Y dentro de los AI tenemos a los que buscan ese tipo de servicio en un resort urbano (del que hay poquísimos estudios de impacto económico) o en un resort turístico ajeno a la civilización urbana y hasta europea, (de los que hay innumerables estudios de paraísos tercermundistas).

La clave del aumento del turista AI está en que es esa fórmula ofrece bastante más que la simple estancia y alimentación. Lo decíamos ayer; la clave está en las extras. Hoy sabemos que están ya negociando con las aerolíneas para un aumento de peso de las maletas y otros posibles atractivos con los proveedores locales para quienes opten por la fórmula AI. Si, aquí, el que no se mueve…

El Premio Nobel de Economía 2009, Oliver Williamson, con su Teoría de la Transacción-Coste ha sentado las bases de algunas investigaciones modernas sobre el impacto AI. Pero no hay que ser un cerebrín para llegar a conclusiones como que “Aún donde se dan precios bajos llega el todo incluido” (C Bladh & HJ Holm, Lund Univ. 2013). Es que el AI no está en función del resort sino del cliente y del agente vendedor. Nadie está libre, pues, del ‘all inclusive’. Y coincido con Antonio Mayor: “el ‘todo incluido’ nada tiene que ver con poderes adquisitivos o niveles de renta, ni con turistas de mejor o peor calidad”.

Ah, la calidad de los que vienen -eligen- a Benidorm es la mejor. Cuestionar esto deja en mal lugar al cuestionador (1er Principio Fundamental del Turismo-recepción: no hay mejor turista que el que elige Benidorm)[1].

Y la verdad es que no he encontrado nada científicamente decente como para hincarle el diente al turismo AI en Benidorm. Y de lo que he encontrado por ahí, a vuela pluma, es sorprendente. Un estudio del comparador travelsupermarket viene a señalar que 1 de cada 10 turistas británicos prefiere AI y que de ellos sólo el 13% de los que compran vacaciones AI no abandonan nunca el complejo; el resto, el 87%, a pesar del ‘all inclusive’, sale a gastar en el destino turístico, fuera del Walhalla/Shangri-la donde lo tiene todo. Pero no señala el estudio en qué tipo de alojamientos y ciudades ha investigado (urbanos o extraurbanos). Ahora bien, el estudio también señala que “el gasto que efectúan depende del lugar en que se encuentren y de la oferta ante la que se encuentren”.

A Heather Skinner, una consultora autónoma, le leí que en Turquía sólo es el 10% de los turistas AI los que salen del resort y que sólo se dejan el 2% de presupuesto vacacional en el enclave urbano más inmediato. En Turquía, digo. Y otro estudio de Tourism Concerm (2014) para destinos AI (en Kenia, Barbados y Tenerife; ninguno de ellos urbano) sólo señala que el comportamiento del huésped AIes diferente” y que de los AI urbanos hay muy poco trillado en investigación.

Para datos genéricos hay que llegar al Travel Cost Barometre, de la Post Office británica, resulta que 2 de cada 3 de las familias encuestadas en vacaciones tipo AI se gastaron 233 libras más de la cuenta (de las previstas) de promedio fuera del hotel/resort IA porque no les gustaban las marcas de las bebidas -o porque les pasaba lo mismo con la comida- y salían del hotel a gastárselas esas libras extra en la oferta local. Y encima, cuando salen, a través del Worldwide Holiday Costs Barometer (2015 en este caso) saben lo que les puede costar la cosa y van, casi, sobre seguro.

Los británicos, por ejemplo, se lo piensan mucho y tienen elementos de juicio a su alcance antes de tomar la decisión de hacía donde encaminar sus vacaciones.

Por favor, seamos serios en esto. Y si queremos opinar, hagámoslo con conocimiento de causa. Que no nos vayan a tomar por el pito del sereno por salir a pitar cuando debemos callar. Hay muchos establecimientos en Benidorm que no pasan la prueba estética del algodón; a lo mejor, empezando por su erradicación, ganamos algo.

Cuando exista un estudio del hecho, opinen; antes no.





[1] Para cualquier otro destino turístico el principio es el mismo; sólo cambia el final: se incluye el nombre del lugar