22 feb. 2016

DE UN PERIODISTA QUE VUELVE... UN RATO; DE JORGE FAURÓ


En la tarde del viernes 19 de febrero, en la Tertulia “Los Cafés del Meliá”, quisimos darnos un homenaje. Y no era el primero; los anteriores habían sido gastronómicos, y en esta ocasión nos inclinamos por la amicitias e invitamos a Jorge Fauró. No creo que hubiera ni un solo tertuliano que no supiera de él tras más de una década “en el Información”, su paseíto por las Casas Consistoriales como asesor (cuatro años y pico), y vuelta “al Información” ahora como subdirector. Y en calidad de tal y, fundamentalmente, como amigo, le invitamos.

Así qué, pasó a tomar café con nosotros, por “Los cafés del Meliá” el amigo Jorge Fauró Hernández, un periodista de raza que desde los 11 años, nos dijo, quiso serlo. Y decidió comenzar en Benidorm; pidió prácticas en Benidorm, le dijeron que sí… y hasta hoy. Y con anécdota: “el primer día fui a la Redacción con el bañador y la toalla; al terminar pensaba irme a la playa. Salimos a las 10 de la noche”. Aquello era por el año 82 y bien poco ha cambiando la cosa.

Cuando terminó su carrera en la Complutense, el Información -su periódico- lo esperaba y lo mandó a foguearse a Elda, donde no localizaba “‘el rascacielos’ de 8 plantas; yo que venía de Benidorm”. Luego, un paseíto por Tribunales en la Redacción de Alicante y… en nada estaba por aquí. 

Llegamos, él y yo, a Benidorm por las mismas (1987; con días de diferencia, los justos para no salir en esta foto), en medios distintos, con la información asumida como equivalente de la comunicación (que diría Olga Dragnic: recoger, elaborar, transmitir y difundir noticias ciertas). Y hemos mantenido el contacto y la amistad. La amistad dentro de la profesión (y fuera de ella) en medios que se hacían la competencia. Es que en aquellos años (finales de los ochenta) los chicos de la prensa de Benidorm éramos una piña; competencial, pero piña. Luego llegaron las chicas… y Jorge se nos casó con Nieves, que también es del gremio. Pero esas son otras historias, aunque la conoció “al día siguiente del ‘Marujazo’” (noviembre de 1991, para los que se hacen un lío con las fechas).



Y la suya fue la primera boda civil que se ofició en Benidorm; y en el castillo de Benidorm. Le recordé la anécdota de aquél poema pretendido (que hablaba de una cabellera) y el alcalde Vicente Pérez Devesa, que Jorge recordó y todos reímos. Resumiendo; por lo obvio, se cambió el poema.

Juanjo Vidal, Jorge Fauró & me. ¡Qué tiempos!

Jorge Fauró fue un referente de la prensa local durante 12 años. Y luego pasó “a conocer el ‘lado oscuro’” que es como se llama a acompañar a los políticos: fue Jefe de Prensa (asesor, le gusta a él) del Ayuntamiento de Benidorm, con Agustín Navarro como alcalde: “me contrataron para ganar unas elecciones”. Y en Junio de 2014 volvió al claustro materno del Diario Información como subdirector “para dirigir el área digital” y ahí está. Y en nada se nos vuelve, se nos viene encima, a darle un empujón a la Redacción de Benidorm, aquella en la que comenzó con Carlos Esteve (al que Jorge llama maestro), Vicente Zaragoza, etc., etc. Aquél Benidorm que vivimos con Juan Ramón Gil (hoy director del Diario Información) en Canfali,  Manuel Ballestero en ABC, Carmen Gómez, Jaime Esquembre, etc.

Y comenzamos a tertuliar con humor: “sí, el periodismo en el 4º Poder, pero hay quien dice que los periodistas somos la 5ª mierda”; humor de periodista.



Humor de periodista de prensa escrita: “este negocio vive de lo que vive; si viviéramos de las ventas, cerrábamos en dos días”; humor de directivo de medios: “Esto es negocio”; humor de profesional: “decir que un periódico -un medio- es libre es mucho decir”. Claro, sostengo, y lo pregono yo, que la “libertad de prensa” es la que el ciudadano ejerce al comprar uno u otro periódico, al mover el dial hacia una u otra emisora, el manejar el mando para seleccionar uno u otro canal de TV, al navegar por una u otra web.

Pero volvamos a Jorge. Le pedimos -¡cuán osados somos!- una radiografía de la prensa desde cuando él llegó: “el nivel ha bajado por muchos motivos”. El diagnóstico es rotundo: “Benidorm no tiene medios (de comunicación) ahora mismo”. Hizo un repaso de la terrible realidad, y se mojó, con los tertulianos como Fuenteovejuna: “(Benidorm) tuvo una televisión para la extorsión y el delito”, llegando a puntualizar: “periodistas somos los que ejercemos con honestidad nuestro oficio que no es otro que contar hechos verificables”. El tiempo pone a cada uno en su lugar y a la cárcel de papel sólo van los huesos literarios.

Y suscribo lo que dijo: “cuando uno aprende en la universidad de la infamia llega donde llega, no más”. Y de eso, aunque callemos (perro no come perro) todos sabemos más.

Y volviendo a la radiografía local, además “del Información”, “Radio Sirena se lo curra”, ha desaparecido la SER y “hay mucho medio digital”. La cuestión es que “el periodista tiene que vivir”. Esta situación no beneficia a nadie y perjudica a todos.

Hay futuro, clarividenció (nuevo verbo para la ocasión): “la gente sigue leyendo”, aunque persigue la instantaneidad que le ofrece Twitter. Y esa es otra: “los medios jamás supimos quienes eran nuestros lectores, ni cuando nos leían, ni por qué lo hacían”. Ahora, en la era digital sí lo sabemos; y lo sabemos todo. “Supimos que con la crisis, el 56% dejó de comprar periódicos con asiduidad, y ahora sabemos que no se considera esencial comprar periódicos, pero sí informarse”.

Cunde el concepto de que “no hay necesidad de pagar por informarse” y ahí el amigo Jorge nos puso el pico de la muleta para haber bajado a cotas abisales de lo que es la información y lo que es la comunicación. La información, permítaseme, sostengo yo, es la que generan/generamos los periodistas, con su/nuestro bagaje a cuestas y la profesionalidad por bandera; la comunicación es mucho de lo demás. La comunicación no puede sustituir a la información. Hay mucho voluntarismo y, en ocasiones, muy poca profesionalidad. “Es que -dijo Jorge- no es los mismo Twitter que Facebook” y nos fuimos hacia la Fosa de las Marianas para concluir que “si no eres creíble, nunca tendrás respeto”.

Me voy por los cerros de Úbeda y me alejo de la planicie de la mesa en torno a la cuál celebrábamos la tertulia. Y vuelvo porque aún, a Jorge, le vino a la mente alguna anécdota de aquél periodismo de los 80, con varias vacas sagradas -y al algún diplodocus- y entramos en cuestiones de más enjundia.

Comenzamos por el “turistazo” y una valoración: “es un error; el intervencionismo es un error cuando viene de Valencia”. Y muy en nuestra sintonía, jugaba en casa, reafirmó: “¿quién nos va a enseñar a nosotros de Turismo?: si en algún sitio se sabe de turismo es aquí”. Es que Jorge es aún Benidorm y oficia de benidormense: “darnos clase a nosotros sobre Turismo es muy osado; el ‘turistazo’ se ha hecho con mucha prisa”. Y ya en el barro: “el debate sobre la Dipu debe ser más largo”.

Y hablamos de más cuestiones y hasta recordamos el enfrentamiento del PP con el Diario Información en tiempos de Eduardo Zaplana: “un diario a la contra vende más y genera mayor respeto”. Y recordó, y recordamos, ‘el tridente’ (que decíamos): “la CAM de Juan A. Gisbert, la UA del Rector Andrés Pedreño y el Diario Información”. Zaplana, como el periódico, resistió, pero después “Camps y Fabra abrieron el grifo de nuevo”.

También entonó el mea culpa de su paso por el lado oscuro: “he vendido mucho humo”. La cuestión, Jorge -yo que también lo he vendido-, está en si te lo compran y en el cómo te lo compran; porque el humo, muchas veces, es humo de gestos que no inducen a confusión y no provocan confusionismo. Es más, hasta con humo, si no eres creíble, nunca tendrás respeto.

El caso es que lo pasamos bien; muy bien. El café estaba de cine. Ya lo he manifestado: nos dimos un homenaje. Jorge Fauró vuelve a Benidorm a echar un ojo y una mano. Y además está el tema de la tele local. Prensa Ibérica (Diario Información) tiene una de las tres licencias comarcales. Recordó la sitcom de la concesión de licencias, la batalla de TeleElx hasta la anulación del concurso y la situación a día de hoy con un proceso revertido y con la convicción de que el Diario Información ejercerá la licencia en cuanto la tenga.

Y con eso nos quedamos: antes de un año, la TV del diario Información en Benidorm. Sacamos a relucir algún episodio de tiempos pasado, pero Jorge no entró en más, porque en nada vuelve a ser uno de los nuestros; por una temporadita, pero Uno de los Nuestros.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada