22 feb. 2016

DE UN PERIODISTA QUE VUELVE... UN RATO; DE JORGE FAURÓ


En la tarde del viernes 19 de febrero, en la Tertulia “Los Cafés del Meliá”, quisimos darnos un homenaje. Y no era el primero; los anteriores habían sido gastronómicos, y en esta ocasión nos inclinamos por la amicitias e invitamos a Jorge Fauró. No creo que hubiera ni un solo tertuliano que no supiera de él tras más de una década “en el Información”, su paseíto por las Casas Consistoriales como asesor (cuatro años y pico), y vuelta “al Información” ahora como subdirector. Y en calidad de tal y, fundamentalmente, como amigo, le invitamos.

Así qué, pasó a tomar café con nosotros, por “Los cafés del Meliá” el amigo Jorge Fauró Hernández, un periodista de raza que desde los 11 años, nos dijo, quiso serlo. Y decidió comenzar en Benidorm; pidió prácticas en Benidorm, le dijeron que sí… y hasta hoy. Y con anécdota: “el primer día fui a la Redacción con el bañador y la toalla; al terminar pensaba irme a la playa. Salimos a las 10 de la noche”. Aquello era por el año 82 y bien poco ha cambiando la cosa.

Cuando terminó su carrera en la Complutense, el Información -su periódico- lo esperaba y lo mandó a foguearse a Elda, donde no localizaba “‘el rascacielos’ de 8 plantas; yo que venía de Benidorm”. Luego, un paseíto por Tribunales en la Redacción de Alicante y… en nada estaba por aquí. 

Llegamos, él y yo, a Benidorm por las mismas (1987; con días de diferencia, los justos para no salir en esta foto), en medios distintos, con la información asumida como equivalente de la comunicación (que diría Olga Dragnic: recoger, elaborar, transmitir y difundir noticias ciertas). Y hemos mantenido el contacto y la amistad. La amistad dentro de la profesión (y fuera de ella) en medios que se hacían la competencia. Es que en aquellos años (finales de los ochenta) los chicos de la prensa de Benidorm éramos una piña; competencial, pero piña. Luego llegaron las chicas… y Jorge se nos casó con Nieves, que también es del gremio. Pero esas son otras historias, aunque la conoció “al día siguiente del ‘Marujazo’” (noviembre de 1991, para los que se hacen un lío con las fechas).



Y la suya fue la primera boda civil que se ofició en Benidorm; y en el castillo de Benidorm. Le recordé la anécdota de aquél poema pretendido (que hablaba de una cabellera) y el alcalde Vicente Pérez Devesa, que Jorge recordó y todos reímos. Resumiendo; por lo obvio, se cambió el poema.

Juanjo Vidal, Jorge Fauró & me. ¡Qué tiempos!

Jorge Fauró fue un referente de la prensa local durante 12 años. Y luego pasó “a conocer el ‘lado oscuro’” que es como se llama a acompañar a los políticos: fue Jefe de Prensa (asesor, le gusta a él) del Ayuntamiento de Benidorm, con Agustín Navarro como alcalde: “me contrataron para ganar unas elecciones”. Y en Junio de 2014 volvió al claustro materno del Diario Información como subdirector “para dirigir el área digital” y ahí está. Y en nada se nos vuelve, se nos viene encima, a darle un empujón a la Redacción de Benidorm, aquella en la que comenzó con Carlos Esteve (al que Jorge llama maestro), Vicente Zaragoza, etc., etc. Aquél Benidorm que vivimos con Juan Ramón Gil (hoy director del Diario Información) en Canfali,  Manuel Ballestero en ABC, Carmen Gómez, Jaime Esquembre, etc.

Y comenzamos a tertuliar con humor: “sí, el periodismo en el 4º Poder, pero hay quien dice que los periodistas somos la 5ª mierda”; humor de periodista.



Humor de periodista de prensa escrita: “este negocio vive de lo que vive; si viviéramos de las ventas, cerrábamos en dos días”; humor de directivo de medios: “Esto es negocio”; humor de profesional: “decir que un periódico -un medio- es libre es mucho decir”. Claro, sostengo, y lo pregono yo, que la “libertad de prensa” es la que el ciudadano ejerce al comprar uno u otro periódico, al mover el dial hacia una u otra emisora, el manejar el mando para seleccionar uno u otro canal de TV, al navegar por una u otra web.

Pero volvamos a Jorge. Le pedimos -¡cuán osados somos!- una radiografía de la prensa desde cuando él llegó: “el nivel ha bajado por muchos motivos”. El diagnóstico es rotundo: “Benidorm no tiene medios (de comunicación) ahora mismo”. Hizo un repaso de la terrible realidad, y se mojó, con los tertulianos como Fuenteovejuna: “(Benidorm) tuvo una televisión para la extorsión y el delito”, llegando a puntualizar: “periodistas somos los que ejercemos con honestidad nuestro oficio que no es otro que contar hechos verificables”. El tiempo pone a cada uno en su lugar y a la cárcel de papel sólo van los huesos literarios.

Y suscribo lo que dijo: “cuando uno aprende en la universidad de la infamia llega donde llega, no más”. Y de eso, aunque callemos (perro no come perro) todos sabemos más.

Y volviendo a la radiografía local, además “del Información”, “Radio Sirena se lo curra”, ha desaparecido la SER y “hay mucho medio digital”. La cuestión es que “el periodista tiene que vivir”. Esta situación no beneficia a nadie y perjudica a todos.

Hay futuro, clarividenció (nuevo verbo para la ocasión): “la gente sigue leyendo”, aunque persigue la instantaneidad que le ofrece Twitter. Y esa es otra: “los medios jamás supimos quienes eran nuestros lectores, ni cuando nos leían, ni por qué lo hacían”. Ahora, en la era digital sí lo sabemos; y lo sabemos todo. “Supimos que con la crisis, el 56% dejó de comprar periódicos con asiduidad, y ahora sabemos que no se considera esencial comprar periódicos, pero sí informarse”.

Cunde el concepto de que “no hay necesidad de pagar por informarse” y ahí el amigo Jorge nos puso el pico de la muleta para haber bajado a cotas abisales de lo que es la información y lo que es la comunicación. La información, permítaseme, sostengo yo, es la que generan/generamos los periodistas, con su/nuestro bagaje a cuestas y la profesionalidad por bandera; la comunicación es mucho de lo demás. La comunicación no puede sustituir a la información. Hay mucho voluntarismo y, en ocasiones, muy poca profesionalidad. “Es que -dijo Jorge- no es los mismo Twitter que Facebook” y nos fuimos hacia la Fosa de las Marianas para concluir que “si no eres creíble, nunca tendrás respeto”.

Me voy por los cerros de Úbeda y me alejo de la planicie de la mesa en torno a la cuál celebrábamos la tertulia. Y vuelvo porque aún, a Jorge, le vino a la mente alguna anécdota de aquél periodismo de los 80, con varias vacas sagradas -y al algún diplodocus- y entramos en cuestiones de más enjundia.

Comenzamos por el “turistazo” y una valoración: “es un error; el intervencionismo es un error cuando viene de Valencia”. Y muy en nuestra sintonía, jugaba en casa, reafirmó: “¿quién nos va a enseñar a nosotros de Turismo?: si en algún sitio se sabe de turismo es aquí”. Es que Jorge es aún Benidorm y oficia de benidormense: “darnos clase a nosotros sobre Turismo es muy osado; el ‘turistazo’ se ha hecho con mucha prisa”. Y ya en el barro: “el debate sobre la Dipu debe ser más largo”.

Y hablamos de más cuestiones y hasta recordamos el enfrentamiento del PP con el Diario Información en tiempos de Eduardo Zaplana: “un diario a la contra vende más y genera mayor respeto”. Y recordó, y recordamos, ‘el tridente’ (que decíamos): “la CAM de Juan A. Gisbert, la UA del Rector Andrés Pedreño y el Diario Información”. Zaplana, como el periódico, resistió, pero después “Camps y Fabra abrieron el grifo de nuevo”.

También entonó el mea culpa de su paso por el lado oscuro: “he vendido mucho humo”. La cuestión, Jorge -yo que también lo he vendido-, está en si te lo compran y en el cómo te lo compran; porque el humo, muchas veces, es humo de gestos que no inducen a confusión y no provocan confusionismo. Es más, hasta con humo, si no eres creíble, nunca tendrás respeto.

El caso es que lo pasamos bien; muy bien. El café estaba de cine. Ya lo he manifestado: nos dimos un homenaje. Jorge Fauró vuelve a Benidorm a echar un ojo y una mano. Y además está el tema de la tele local. Prensa Ibérica (Diario Información) tiene una de las tres licencias comarcales. Recordó la sitcom de la concesión de licencias, la batalla de TeleElx hasta la anulación del concurso y la situación a día de hoy con un proceso revertido y con la convicción de que el Diario Información ejercerá la licencia en cuanto la tenga.

Y con eso nos quedamos: antes de un año, la TV del diario Información en Benidorm. Sacamos a relucir algún episodio de tiempos pasado, pero Jorge no entró en más, porque en nada vuelve a ser uno de los nuestros; por una temporadita, pero Uno de los Nuestros.





18 feb. 2016

DE CONVIVIR CON LAS ADVERSIDADES; DE CÉSAR SÁNCHEZ, PRESIDENTE DE LA DIPU


Y pasó a tomar café con nosotros en el Meliá Benidorm el Presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez Pérez. Y yo me planteaba: ¿qué necesidad tiene este chico de aparecérsenos hoy en carne mortal con la que le está cayendo al PP?; alguno, hasta yo mismo, le puede saltar a la yugular. Si hubiera venido en su día lo mismo come mejor y no tiene el escenario que se le ha brindado al PP en la Comunitat y Madrid.

Y el caso es que vino; al final cuadraron agendas y en Los Cafés del Meliá estuvo César Sánchez, un extremeño de nacimiento (Navalmoral de la Mata, 1979) formado en Calpe y Sociólogo por la UA. Comenzó a ganarse la vida como telefonista en el Ayuntamiento de Calpe, mientras iba a la universidad, y tras haber sido concejal, hoy es su alcalde (2ª Administración); y por esas cosas que tiene la vida política (nadie quería a Císcar), presidente de la Diputación de Alicante.

Estuvo en el gabinete del presidente Camps (que, discúlpeme, no es para alardear) y fue diputado autonómico (VII Legislatura, 2007-11); hasta se casó y es padre de una niña. Ahora lidia en Calpe con dos partidos más y en la Dipu con C’s: “creo que no hay riesgo en la Institución provincial” nos aseguró, porque desde el instante uno entramos al trapo ya que C’s rompió el pacto. Y, claro, como había sentado un “hay que convivir con las adversidades” faltó tiempo para mentarle tres presidentes de Dipu, tres, con cartel: Carlos Fabra, Alfonso Rus y Ripoll: “He convivido con ellos; hace daño la corrupción. Hay que superar la etapa. Le han hecho daño al PP y a la Comunidad Valenciana; merman nuestra credibilidad, así que lo mejor es que cuanto más rápido actúe la Justicia, mejor”.

Y como se le recordó también algún diputado provincial, alcalde en la comarca, con imputación, no sólo citó al nuciero Bernabé Cano, sino que también al benidormense Agustín Navarro. Del PP y del PSOE. “No son los únicos; hay más”, dijo y nos preocupó, por lo que puntualizó: “Lo son por cuestiones administrativas. Imputar por cuestiones administrativas es muy sencillo. Hace unos días se ha archivado una contra otro diputado. Hay que marcar una línea entre ‘meter la pata’ y ‘meter la mano’; se está pervirtiendo el funcionamiento de la Administración”. Sí, 
administrativamente, por chorradas o magnicidios, es muy fácil lograr la imputación del contrario. No sé si nos tranquilizó, pero interpelado por los casos de corrupción, fue tajante: “no hay que esperar la investigación; se les ha de apartar”. Y tras ello nos dijo que “un político debe gestionar emocionalmente también”.

Y entró en las cosas del PP en la Comunidad Valenciana, que es el suyo: “el PP no está bien”. Apuesta por una refundación “más potente que la de AP en el PP; toca ir más allá”. Apuntó que la sociedad española está en una segunda transición “y el PP debe transformarse; tiene que darse 6 meses, superar la fase de culpa y volver a funcionar”. Y tras ello apuntó algo que a muchos nos molesta: “el PP tiene un problema de relato”. Y eso no es de hoy; el PP no sabe comunicar -no sabe vender- ni lo más mínimo. El “maricomplejines” de Losantos lo dice todo.

Obviamente, defendió la validez de la institución supramunicipal: la defensa de la provincia, la dinamización de la economía y la vertebración interna de la provincia para evitar que el interior desaparezca (cuestiones de manual). Y como píldora de aperitivo: “la mejor política social es crear empleo”, tras lo que indicó que “en función de las competencias de cada uno se pueden atender unos servicios u otros; que la ley los deja muy claros”. Defendió algunas facetas que históricamente asumió el organismo, como el Centro de Mentales Dr. Esquerdo o el Hogar Provincial que si bien ahora no le competerían, no se entendería la provincia sin ellos.



Y clave era -estando en Benidorm- la cuestión del turismo: “el turismo es el polo principal; prácticamente el 13% del PIB de la Comunitat depende del turismo”. Y es que uno andaba por hospitales esos días y no estaba al tanto del magnicidio perpetrado por el Consell; pero él sí. Primero nos contó que la Diputación, el Patronato de Turismo de la Costa Blanca, “está al 100% con Benidorm; la sede de Benidorm tendrá funciones muy concretas para monitorizar el comportamiento del turista en la Costa Blanca y con esos datos, mejorar nuestras políticas”. Y avanzó las apuestas turísticas de la Dipu; incluso que “con la Universidad vamos a profundizar en el turismo idiomático ante la demanda que hay de español en USA”, y con otra idea a materializar: “con una escuela culinaria USA, una cátedra de gastronomía y con la Cámara de Comercio, la Agencia de la Salud y la Dieta Mediterránea”. Y proyectos con el ciclismo y capitalidad cultural para Orihuela. Buenos proyectos.

Buenos serían, y los lanzó… porque a esa hora ya sabía el señor Sánchez del Decreto del Consell de retirar las competencias de Turismo a las Diputaciones. Y ahí abrimos otro frente. Al César lo que es del César: “buscan acabar con las Diputaciones; esto ya se hizo en Cataluña en 1981”. Y ahí le salió la vena militante: “Ximo Puig no cree en las provincias y sí en los Països (Catalans)”. Y ya metido en faena, “ellos sí tienen un relato; creen en las comarcas, la veguerías catalanas; eso tiene encaje en un modelo federal, pero en el constitucional de comunidades autónomas no cabe”. (¡Tinkkkk!)

Y fue a más en su denuncia: “En la FVMP, de la que soy portavoz, ya no se habla de Comunidad Valenciana; ellos (PSOE) tienen un modelo territorial distinto donde las provincias son un estorbo”. E insistió en su batalla por las provincias y por las diputaciones como órgano supramunicipal, el célebre “ayuntamiento de ayuntamientos”.

Las autonomías nos han dado mucha prosperidad; como modelo de gestión, deben funcionar mejor, pero las diputaciones hacen su función y colaboran”.

Y dimos de mano, rumiando lo del Decreto de Turismo. Y yo les pregunto: ¿Entienden de turismo más al Norte del Montgó? Y no mucho más allá. En todo caso: ¿Qué entienden por Turismo por allí? “Volver a Mediterrània es un error”, apostilló el presidente de la Diputación. Si hasta ellos mismos tumbaron Mediterrània, apostillamos y reafirmo yo.

Y yo no tengo aún cuerpo para leerme el Decreto pero de entrada ya lo considero una barbaridad. Cuando el mal viene de Valencia… muestra pendencia, suena a sentencia, carece de solvencia y nos hastía la paciencia. ¿De verdad nos merecemos esto?   





8 feb. 2016

DE MÁS MADERA; DE UN CAFÉ CON JOSEP BIGORRA.


Pasó a tomar café por las Tertulias del Meliá un paternero de 33 años, licenciado en Periodismo, que recaló por aquí siguiendo a su chica: una de las mejores maneras de llegar a Benidorm. Josep Bigorra Guaita es el portavoz del grupo Compromís-Los Verdes en el Ayuntamiento de Benidorm y teníamos una deuda tertuliana con él: cuando las citas de cara a las Municipales de 2015 habíamos dejado unos viernes libres pero se nos presentaron tantos que se nos quedó este grupo político sin tertuliar. ¿Falta de previsión?; no, exceso de mimbres para la cesta. ¡Cómo vamos a echarnos la culpa nosotros mismos! Estamos programando a cuatro meses vista; ¿cómos íbamos a imaginar que aquello se parecería a Eurovisión, que hasta Israel concursa?

Bueno, pues al café melianense. Se nos presentó Josep Bigorra, el mayor de tres hermanos, hablando de su familia. Se deshizo en elogios a la generación de su abuela, al incansable espíritu de trabajo y capacidad de comunicación de su madre y la abnegación de su padre, que vive en su persona las secuelas de aquél anestesista Maeso que sembró hospitales con el virus de la Hepatitis C. Nos dijo que sobre ellos tres tejió su personalidad.

En “Los cafés del Meliá” dejó impresión de buena persona, aunque más de uno le pidió que enseñara la patita por debajo de la puerta evidenciando su complejo de estar viviendo la fábula del XIX (o la versión de Disney).

Bigorra de definió como “el cabeza visible de Compromís en Benidorm”; “de ideas valencianistas y de izquierda social”. Su mayor ilusión, nos dijo es que “cuando alguien le plantee un problema que -además de haberle escuchado- pueda ser capaz de ofrecerle una solución”.

Quiere que “Benidorm mejore”. Hombre; ahí me perdí. ¿Quién no quiere que su pueblo mejore? Y tras esto, estalló la primera bomba de la tarde: la tasa turística. A mí, que me tocó oficial de guardia de la porra (en otras tertulias, moderador), se me ocurrió señalar que ‘la que manda en el tema ya ha dicho que no’ y no vean la que se montó: desde “la que manda tiene nombre, Clara Ferrando” (y es Secretaria Autonómica de Hacienda, afecta a Compromís) hasta un ‘que se moje’ porque detrás había un “de momento”. Y encima Bigorra nos dice que “no es descartable en un futuro”. En esto de esta tasa se habló hasta del sexo de los ángeles… para no coincidir en nada. En resumen, allí le postulamos que ‘primero ¿para qué?, segundo ¿a quién? y tercero ¿cómo?’ Es que no sólo en los hoteles… y entonces se lía la cosa hasta extremos inauditos. ‘Gestionen ustedes mejor’, se le oyó decir a una tertuliana; “los políticos tenemos que gestionar mejor, sí”, reconoció Bigorra, que es muy nuevo en esto.

Le peguntamos lo de ¿Qué es Compromís? Y hasta le costó un poco explicarlo a Josep Bigorra que comenzó por la Unitat del Poble Valencià y llegó al Bloc, a Iniciativa y a Els Verds, que suman tres, más un ente etéreo que es Gent de Compromís, donde está la base local benidormera y que “tiene un estilo propio de funcionamiento”. “Capacidad de diálogo y postura en común” es el objetivo amalgamante. “Se conserva el eje valencianista y se añaden valores como la izquierda social, la participación y el ecologismo”.

Sobre lo que se puede hacer con 2 concejales en el consistorio con 25, fue sincero: “molestar”. Y se explicó, porque quedaba rácana la respuesta: “fiscalizar y proponer; si no se propone nada, no se sabe que existes; fiscalizar al gobierno de ahora y al anterior”. Y claro, salió a relucir lo de ‘¿si no está en marcha una moción de censura al gobierno municipal del PP, de 8 concejales?’. Bigora, con rotundidad, dijo que “no ha habido ninguna conversación seria con Compromís desde que se formó el actual gobierno; las condiciones no han cambiado”.

Y ahí, entró otra: lo de prometer el cargo por imperativo legal. Se remitió al artículo 135 de la Constitución que reformaron PP y PSOE que supedita el gasto al pago de la deuda y ahí radicó el motivo. A unos les satisfizo la respuesta, a otros no: taurina división de opiniones. Le he pedido al Meliá que sirve más descafeinado según qué tarde.

Acto seguido entró en escena la cuestión de la ‘autodeterminación valenciana’. “Mónica Oltra ya ha dicho que no está en la agenda: no es un tema crucial, pero lo tenemos en cartera”. La sinceridad de Bigorra exasperaba algún corner: “Soy federalista, pero en Compromís hay sectores independentistas”. Y nueva tanda de filosofadas sobre la cuestión hasta que soltó un “La independencia no sabemos en qué repercute; no hay cuantificación”. Y más leña al fuego; de haber sido la caldera de la Flying Scotsman se cruza Estados Unidos de costa a costa con la presión que llevaba; no le hacía falta repostar.    

Aún siendo el objetivo las cosas locales, más de un tertuliano se interesó por ámbitos territoriales más extensos y llegamos a los pactos para la Generalitat (Pacte del Botànic i més ellà). Bigorra recordó que “Compromís no es Podemos”; que “se hizo una alianza puntual” y que “Podemos ha incumplido ciertas cosas” sin entrar en más. Par entonces ya habíamos desglosado el sexo de toda la Angeología, desde serafines a arcángeles.

También hubo alguna pincelada en materia educativa: “las obras en el ‘Pere María’ serán en este semestre”, a la que añadió “soy muy pesado cuando me lo propongo”. Lo políticamente correcto hubiera sido ‘soy muy constante’; pero es muy nuevo. ‘Lo del Pere Maria’ es una obra acometida por CIEGSA, subcontratada de más, y que ha conferido un paisaje de “barracones” -y una obra inacabada- en el Complejo Escolar del Salt de l’Aigua tiene ya pátina inmemorial.

Y después entramos en materia de Turismo… y volvió la tasa turística. Entramos con lo del Municipio Turístico donde seguimos anclados en las viejas historias antediluvianas. Aún seguimos pensando en Madrid cuando la solución está en la Ley del Turismo de la Comunitat Valenciana. Hombre, aquí no hubo textos, por lo que no podemos hablar de diatribas, pero aquello fue, verbalmente, lo más parecido a las diatribas. Al final, una recomendación ‘in vitro’ -como llegó a pedir un hoy añorado concejal queriendo decir ‘in voce’-: ’lleven al juzgado a la Generalitat por no pagar lo acordado en la Ley del Municipio Turístico’. No creo que prospere, pero se le dijimos.
Lo inmediato, apuntó él, “Auditorías urbanísticas y turísticas de Benidorm en los últimos años; incluso sobre la Fundación Cortés Roig” que algún tertuliano le ofreció ‘más madera’.

Y por si acaso la vena ecologista iba a poner cortapisas de tanta madera (que sale de talar árboles) levantamos la sesión tras deforestar más de medio salón del Meliá Benidorm.