5 feb. 2017

DEL FIN DEL IMPERO (USA); GALTUNG DIXIT




Me cuenta un amigo con pasaporte vikingo que Galtung está meditabundo y algo abatido; las circunstancias, que le avalan sus teorías.

Johan Galtung es noruego; sociólogo y matemático, fundador del grupo “Peace and conflicto studies”, catedrático de la Universidad de Hawai y de la Universidad Transcend Peace. Predijo la caída de la URSS en 1979 en 10 años (que se materializó entre marzo de 1990 y diciembre de 1991). También predijo la revolución iraní (1978), el levantamiento de la Plaza de Tiananmen (1989) y las crisis económicas de 1987, 2008 y 2011… los atentados del 11S… y, atención, el desmoronamiento del Imperio (léase USA) en 2025; esto lo hacía en el año 2000.

Y ahora tenemos a Donald de POTUS, Galtung está muy mosqueado, me dice mi interlocutor. Va a ser que con este de presidente, le chafan la predicción, concluyo yo, con cinco años de adelanto: para 2020. Los mismos cinco años que alargó el caos (hasta 2030) cuando llegó doble uve Bush a las Casa Blanca (¿en base a qué?; si leía libros al revés). Galtung es Galtung; y punto.

Anduvo por Los Cafés del Meliá y no compaginamos, pero es uno de los pocos, poquísimos, pensadores de prestigio que quedan en este mundo nuestro de cada día. Le debemos una, de reconocimiento, en Nos mayestático.

En el año 2009 Galtung publicó “La caída de imperio americano, ¿y ahora qué?” donde señalaba que, a partir de modelos matemáticos sobre la evolución de 10 imperios históricos, “EE.UU. sufriría un brote de fascismo (reaccionario) y exacerbaría su excepcionalidad en el mundo”. Esto es verlas venir; y sin bola rapeliana. Galtung se basa en la teoría de “sincronizar y reforzar las contradicciones” (leo -y traduzco en mi indigencia de la lengua de Shakespeare- en Motherboard). En las contradicciones está la madre del cordero.

Para el caso de la caída de la URSS señaló tres contradicciones: la clase obrera estaba cada vez más reprimida y era incapaz de autoorganizarse a través de los sindicatos (irónico dado la estructura comunista del país); la “burguesía” comunista (la élite) era rica y tenía dinero para gastar pero nada que comprar de la producción nacional ([ estancamiento económico); y el lío social: los intelectuales querían más libertad de expresión, las minorías querían más autonomía y los campesinos querían que su trabajo repercutiera en ellos.

No me atrevo a pedirle a Galtung que vuelva a la tertulia, a Los cafés del Meliá, porque se nos puso muy profundo cuando vino (por 2ª vez; que la 1ª fue más lábil) y más de uno salió -hasta yo- creyendo que nos habían puesto algo en el café. Pero… la actualidad manda: haremos de tripas corazón. Hay que hacerle volver al Meliá.

Esto de los profesores videntes tiene su aquél. Allan Litchman, que predijo la victoria de Trump, ya señala que vislumbra la destitución del rubio.

Litchman es profesor de Historia Americana en la Universidad Americana (AU) de Washington DC. Lo primero, dice, fue una corazonada, basada en “cosillas” sin importancia: que no había un rival serio (Hilary) por el partido en el poder; que no había un tercer partido de peso; que la economía no estaba en recesión durante la campaña electoral; que la administración Obama había efectuado grandes cambios en política nacional; que la administración Obama no estaba salpicada por ningún gran escándalo y que no había sufrido ningún gran revés en asuntos extranjeros o militares, y que, finalmente, la candidata ni era carismática ni una heroína nacional. ¡Nos ha jodido Lichtman con el sostén de su teoría! Pero acertó.

Lo previsión teorética de ahora, eso de que van a destituir a Donald por Micky (y Disney sin saberlo) -Mike Pence-, se basa en que “Trump dará motivos para ello” (Allan es un lince; aunque no ibérico) y en que “Pence es más controlable por el partido” (¿?; que yo nací en el Mediterráneo). Con este planteamiento (al absurdo), si vuelve a acertar Litchman, le pido que me rellene el Euromillones todas las semanas.

Pero volvamos a Galtung. Desde 1996 está avisando a los EEUU de que “las construcciones imperiales suben hasta que declinan y caen” y que en cuantito se crean como “la nación más apta” se van a pique. Y, que yo sepa, desde América para los Americanos (John Q. Adams; atribuida, erróneamente, al presidente Monroe) se lo tienen creído. Con, o sin, razón. Y ahora, Trump va de “strong leader”.

Galtung lo tiene claro: las contradicciones USA son tremendas. Desde contradicciones económicas en producción, demanda, desempleo y costes (hasta del cambio climático); contradicciones militares con la OTAN (sus aliados); contradicciones políticas con todo quisque; contradicciones culturales con judíos, el Islam y todas las minorías étnicas; y contradicciones sociales que rompen el llamado “sueño americano”. Galtung dice que hay incapacidad estructural USA para resolver estas contradicciones y esto llevará a la desintegración del poder político estadounidense.

Y nada, Trump echando madera (¡más madera, oiga!) a la caldera: anuncia más tropas a Afganistán a Irán, deportar 11 millones de ilegales, lo del muro con México, el control a los musulmanes por aquellas latitudes, el pulso con China… un elefante se balanceaba en la tela de una araña, como veía que no se caía, llamó a otro elefante

Y aquí entra la Teoría de Galtung: “un imperio es una estructura transfronteriza con un centro, el país imperial, y una periferia, los países clientes. La claves es hacer que las élites en la periferia hagan el trabajo (sucio) para el centro”. Ahora mismo el imperio yankee sólo tiene 3 países clientes; la vieja Europa (la OTAN) no está por la labor.

Galtung dice que a pesar de todo, no todo está perdido. Esta jodienda tiene enmienda. Es moderadamente optimista. Galtung puede que crea a Litchman y eso de que Mike sustituya a Donald y no terminemos haciendo el pato.





PD. No digo cuáles son esos tres países que aún le siguen el juego a los USA porque ante Galtung desvelaría la identidad de mi interlocutor; de mi William Mark Felt (deep throat).









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada